© 2018 . All rights reserved.

Cuando llora la guitarra: Augusto Polo Campos (1932 – 2018)

Texto, colaboración de Gregorio Huaroto Offenhauser. Fotos: ARKIV.

El prolífico compositor peruano nació en Puquio, Ayacucho, un 25 de febrero de 1932, siendo hijo del militar limeño Rodrigo Polo Alzamora y de Flor de María Campos, una dama chiclayana.

Tras el fin del servicio de su padre en Ayacucho, la familia se traslada a Lima, habiendo residido en el barrio del Rímac, donde empieza una fecunda interacción con personajes del mundillo artístico de la Lima criolla (era sobrino de Oswaldo Campos, el de los duetos “Los Ases del Perú”, e “Irma y Oswaldo”, y de Graciela y Noemí Polo, las recordadas “Limeñitas” y primo de Rafael Matallana). Culminado sus estudios escolares el joven Polo Campos ingresó al Cuerpo de Investigación y Vigilancia (institución predecesora de la Policía de Investigación del Perú) adonde se desempeñara como detective hasta su pase al retiro a su solicitud en 1964, tras diez años de servicios.

FESTIVAL DE LA CANCIÓN CRIOLLA (1963)

Su primera composición a comienzos de la década de los 60s fue el alegre valse “La Jarana de Colón”. Posteriormente vinieron “Ay Raquel” (otro alegre valse), “Limeño soy” (donde mostraba su orgullo de ser bajopontino de adopción) y “Cuando llora mi guitarra”, tras lo cual empezaría una interesante trayectoria como compositor, productor y empresario, habiendo impulsado la carrera de muchos artistas desde 1953, entre los que se cuentan a Los Troveros Criollos, Los Morochucos, Cecilia Bracamonte (quien fuera una de sus esposas), Lina Panchano (otra de sus esposas), Lucía De la Cruz, entre otros.

En 1963, a los 30 años de edad participa y se lleva el primer premio del “Tercer Festival Cristal de la Canción Criolla”, con su tema “Limeña”, interpretada por Edith Barr. Para entonces, Augusto Polo Campos era ya un reconocido compositor, decimista, director de televisión, además de seguir su carrera como auxiliar y miembro del Cuerpo de Investigación y Vigilancia. El premio del concurso fue de 30 mil soles, viendo escenificada su canción por televisión, a través del Canal 13.

Arriba: Edith Barr y Augusto Polo Campos, ganadores del Tercer Festival Cristal de la Canción Criolla.

PERO REGRESA

Es posiblemente la década de los 70 en la que la carrera de Polo Campos alcanza su momento de mayor esplendor, expresada en composiciones como “Y se llama Perú”, “Contigo Perú” (himno de la campaña mundialista a Argentina 78), “Cariño Bonito”, “Cariño Bueno”, “Cada domingo a las doce después de la misa”, y en su alianza con el guitarrista Oscar Avilés y el vocalista Arturo “Zambo” Cavero.

Otro hito importante de su carrera ocurre a mediados de la década de los 70 cuando, en la voz de Cecilia Bracamonte, triunfa una balada suya, “Hombre con H”, obteniendo el primer lugar en el Festival de San Cristobal de Táchira, Venezuela. La sorpresa fue doblemente grata, no sólo por la victoria del tema peruano, sino porque a Polo Campos siempre se le asoció con la música criolla, y no con el mundo de las baladas.

Arriba: Polo Campos, el “Zambo” Cavero y Oscar Avilés y la canción “Contigo Perú” acompañaron a la selección en sus partidos rumbo al Mundial de Argentina 78.’

Polo Campos se distinguió como productor y libretista de muchos espectáculos, entre los que se recuerdan varias temporadas de “La Tapa” en el Teatro Arequipa. El personaje “Camotillo, el Tinterillo” (encarnado por Tulio Loza) es de su autoría, habiendo actuado él en algunas de las rutinas del mencionado personaje encarnando a Francisco Morales Bermúdez (“Pancho Pistolas”). Personajes suyos son también el de “Roncayulo” (encarnado por Antonio Salim) y el de “Doña Cañona” (encarnado por Alicia Andrade).

“Roncayulo” (Alberto Salim) y “Camotillo el Tinterillo” (Tulio Loza).

CON “P” DE POLO

Pueden recordarse de él varios momentos centrales en sus comparecencias mediáticas, algunos afortunados, otros tristes. Entre los primeros, la presentación de su hija Selena (fruto de su relación con la cancionista Cecilia Bracamonte) quien naciera un 20 de julio de 1969, el día de la llegada de Armstrong a la Luna. O el estreno de su megahit “Contigo Perú”, junto a Avilés y Cavero, en el programa de Augusto Ferrando “Trampolín a la Fama”, una tarde de sábado del año 1977.

Lucha Reyes: “Regresa” (Texto y música: Augusto Polo Campos).

Entre los segundos, el anuncio hecho, en vivo, desde el programa del Tío Johnny, sobre la muerte de Lucha Reyes, en octubre de 1973 (los noticieros sólo eran para la noche y el programa de Johnny Salim era el único en el aire a esa hora);  o el encaramiento a Pablo Villanueva, “Melcochita”, durante una rutina del cómico en el programa de Ferrando un sábado durante la primera mitad de la década del 70 (por haberse referido, supuestamente, de mala forma al compositor); o su comparecencia en el espacio “Fuego Cruzado” a propósito de un teledrama sobre la vida de Lucha Reyes que no satisfizo al artista. Tenía gran amistad con muchos artistas, entre otros Armando Manzanero, a quien aconsejó durante su estancia en Lima previo a sus éxitos en 1967, incluso hablaron de conformar una sociedad artística, “El Cholo y el Charro”.

Arriba: Con Armando Manzanero. Abajo: Con César “Mono” Altamirano, Cecilia Bracamonte, Fetiche y Zoila Montedoro.

Polo Campos siempre mencionó que sus composiciones, y su habilidad para las décimas, eran “mensajes del más allá” del que él era sólo un vehículo y que creía en la reencarnación. En una célebre entrevista para un medio local dijo también que tenía capacidad de predecir eventos, citando como ejemplo el terremoto de 1966 (al retirarse de los estudios de Panamericana Televisión, la tarde del 17 de octubre de 1966, dijo haber presentido el suceso telúrico y expresarlo así a dos técnicos del canal en las escalinatas de salida del edificio de la emisora).

“Zambo” Cavero y Óscar Avilés agasajando a Velasco en su domicilio (16-6-77)

Fue a menudo criticado por observadores por considerarse que su trabajo obedecía a compromisos crematísticos con los detentadores del poder, sobre todo en épocas de dictadura, aunque también estuvo cercano a gobernantes democráticos, como durante el segundo belaundismo (a través de la canción “Cuenta Conmigo Perú”, que no reeditó los éxitos de “Y se llama Perú” o “Contigo Perú”). Talentoso como polémico, caritativo como a veces rudo, pródigo como vehemente, los 86 años de vida de Augusto Polo Campos, ciertamente, marcaron con intensidad el mundo de la música, la poesía popular y la comicidad de nuestro país. Su gran legado siempre permanecerá entre los peruanos.

6 Comments

  1. Gregorio Huaroto Offenhauser

    Sobre la capacidad de predicción de Polo Campos: a inicios de los sesenta llegó al Hotel Crillón de Lima un pianista mexicano de pequeña estatura. Y su piano era el fondo musical de los lonches, o de las cenas en su lujoso “Sky Room” si no había una atracción internacional. Pero el pequeño pianista se sentía inconforme, decía tener canciones propias, quería lanzar un disco… y en esos afanes conoció a la gran Chabuca Granda, y a Augusto Polo Campos. El compositor nuestro no solamente le dijo al pianista mexicano lo mismo que doña Chabuca: “Chato, acá no haces nada, Lima es muy chica y tu arte muy grande”. Polo Campos le dijo también: “vas a ser grande con un disco y te acordarás de los pobres, lo que será dentro de poco”.

    El pianista mexicano se fue de Lima con gratos recuerdos personales y una predicción…

    Entonces llegó ese fabuloso (musicalmente) 1967 y, desde México grandes noticias del mundo del bolero: que había un LP, de un artista nuevo, su música no era la tradicional de tríos y guitarras, que eran boleros con piano y orquesta de cuerdas. El disco traía tremendos cañonazos: “Adoro”, “Esta Tarde Vi Llover”, “Contigo Aprendí”, todos de autoría y cantados por el gran Armando Manzanero, el amigo de Polo Campos, el pequeño pianista del Hotel Crillón de Lima, ése al que Polo Campos le vaticinó que triunfaría y volvería pronto a Lima para ver a sus amigos. Y Manzanero volvió, en el mismo tiempo de su desbordante fama, triunfador… Conforme el vaticinio de Polo Campos.
    https://www.youtube.com/watch?v=t4HUijvzeq8

    GH

  2. George C Coscia

    Gregorio…me estoy preparando para leer “The Rest of the Story” : ..porque el rebejido, contra-hecho y arrogante Cantante Yucateco se apropio , con triquiñuelas y apoyo de corruptos funcionarios peruanos de la Assoc Per de Autores y Compositores, de Temas (autoria) y regalias que le correspondian a Polo , y recuerdo que el caso fue hasta la Fiscalia……..espera ! que voy por el Pop Corn para disfrutar de los detalles….Toma Mientras!!!!!

  3. George C Coscia

    La carátula de 7 DIAS del diario La Prensa hace referencia a la otrora Archi-conocida anfitriona, columnista de chismes de alto vuelo y escritora Elsa Maxwell….cuyo estilo fue copiado a nivel Mundial…..siendo uno de sus calichines Guido Monteverde……Mozo!!!:..Un Antipasto Ga Gá con su respectivo ‘HappyEnd’ à la mode.

  4. Patrick

    Gran reseña estimado Gregorio,
    Se fue uno de los últimos bastiones de la Canción Criolla y de una Lima que nos está dejando, dueño de una rapidez mental envidiable para lograr rimas y décimas, sobre todo porque Polo Campos no era músico, no sabía tocar instrumento alguno y menos leer música.
    Escritor, declamador, productor de TV y empresario, a la vez dueño de una fama
    de libertino en una Lima tradicionalista que lo marcó de por vida. Ligado a los círculos de poder político.
    Al final cumplió con uno de los versos de una de sus emblemáticas composición …..Y cuando yo muera, me uniré a la tierra. Contigo Perú…..
    Descanza en Paz Augusto Armando Polo Campos

  5. Raul Graham

    Tremenda foto. El último cumpleaños del General en Roca y Boloña en junio de 1977

  6. George C Coscia

    Asi es Raul…finalmente 1977 fue el ultimo cumpleaños del General “Ariel” * (el detergente tenia “Coco Sódico” y el dictadorzuelo era un “Cojo Sádico”) en su silla de ruedas, porque en ese tiempo, : El que metia la Pata….se la cortaban!!! * . (chistes de la epoca *) Posteriormente, los peruanos recibieron el mejor regalo de Navidad ese 24 de Diciembre de 1977.

Deja un comentario

Your email address will not be published.
Required fields are marked:*

*