(ARKIV: ¡Abran cancha!)

 

¡No volverá a pasar Número Uno!

Cool McCool: Venturas y desventuras de uno de los primeros anti-héroes de la televisión.

 

"Cero... Doble cero". La tonadilla acompañaba indefectiblemente la aparición del escuálido sujeto: bigotito engominado, torpe (muy torpe), una mezcla de agente 86 y Truquini. "Ce ó ó..." Todos nos reuníamos alrededor del de la tele y amábamos el peligro, es decir, cuando no había que ir al cole y uno se podía pasar toda la mañana en pijamas viendo Bugs Bunny y comiendo chocolates Golazo. "Ce doble ó ele... Ce, doble ó, ele mac..." Cool McCool empezó a transmitirse en los Estados Unidos por la cadena NBC allá por el remoto, remotísimo año del señor de 1966, aunque acá empezamos a ver la serie recién a principios de los ochenta. Video

Anti héroe
Ni imaginábamos que habiendo sido creado por Bob Kane, nuestro héroe era hermano de sangre del mismísimo Batman. Creo que la pasaban en el canal 5, entre los Superamigos y unos dibujos de los Beatles en los que aparecían las letras de las canciones (yeah, yeah incluido). Como sea, allí estaba McCool, y con él una serie de los más desopilantes villanos que han pizado la faz de la tele, a saber: Rastrero que, como todos saben, es un bandido que está siempre escondido, Jak el muñeco (Jak in the box), el Chiflado, Greta Vampira y, por supuesto, el gordo Huracán, que lleva adentro más aire que pan. Las cosas pasaban siempre de la misma manera. Cool acudía al llamado de Número Uno, su jefe al que nunca se le veía la cara y quien, además de acariciar a su gato, dedicaba su tiempo a meter a Cool en los más intrincados casos. Entonces el agente abordaba el cool móvil y, en medio de nuestras cacajadas, resolvía el problema casi de chiripa. Una de las secuencias más memorables, sin embargo, era esa en la que Cool tomaba conciencia de sus torpezas y errores, y se sumía en la depresión. Entonces cogía su banjo (¡!) y entonaba eso de "No tengo suerte, soy fatal / pues a mí todo me sale mal / pero un día mi suerte cambiará / seré fuerte y sagaz / y entonces seré igual / Ahhh que mi papá" (
Video) Lo que seguía era un intermedio con las aventuras de Harry McCool (sí su papá) quien era un policía de los años treinta que perseguía ladrones en bicicleta y tenía dos desternillantes compañeros, uno medio mudo, y otro que cada capítulo se rompía el cerebro con la siguiente pregunta: "¿Qué dice Harry? ¿Qué...Qué dice?". Video

Cool McCool no fué solo el primer anti héroe que conocimos. La idealización que hacía de su padre (al que descubríamos igual de torpe) era también conmomedora y patética. A uno le quedaba la extraña sensación de que un padre no tenía porqué ser ni muy fuerte ni muy sagaz para ser un ídolo. Entonces, Harry McCool aparecía en toda su ridícula y grandiosa magnitud y, nosotros no lo sabíamos, era la prefiguración de una enfermedad, la constatación de la ineludible humanidad de nuestros dioses. Pero Cool era el ideal, una forma de ironía inocencia que era un poco como nosotros, enfundados en nuestros pijamas de Popeye, casi redondos de niñez y dispuestos a pilotear el cool móvil. "Cero... Doble cero..." La insistente tonada se pierde entre mil ¡Bangs! ¡Crash! McCool siendo expulsado por su jefe por imbécil. Y nosotros allí, prestos como nunca a no crecer nunca. A no crecer.

- Jaime Rodríguez, TV+
Videospués tod


Ficha técnica:
Cool McCool (1966-69)
Creado por Bob Kane, producido por King Features/NBC-TV. 38 episodios a color. Transmitido por PANTEL.
Crédito Final (Video)

vae cerebro es empleada primero con los empleados de Betty, los "colaboradores" (Unos chinitos con chi

 


www.arkivperu.com