© 2010 . All rights reserved.

Esposas de presidentes

Colaboración de Raúl Graham.

Ahora que el presidente Alan García ha declarado que está separado de su esposa, publicamos esta página con algunos rostros de primeras damas en la historia del Perú. La imagen es de la revista Caretas publicada en 1980.

Hay cosas muy interesantes. Por ejemplo, no sabíamos que San Martín había tenido esposa. Lo que sí se conoce es que dejó por Lima y Chile más de una "trampita".

La esposa de Echenique, Victoria Tristán, se sabe que tenía una hacienda en lo que hoy es La Victoria. Y en su recuerdo se llamó así al distrito.

De la mujer de Nicolás de Piérola, Jesús Itúrbide, se sabe que cuando el “Califa” fue perseguido por el gobierno del general Cáceres, ella también fue apresada y duramente interrogada.

La esposa de Mariano Ignacio Prado, Magdalena Ugarteche, permaneció en Lima, luego de que su esposo dejó el país en plena Guerra del Pacifico soportando todo la ira popular por la abrupta salida de su marido del Perú.

El nombre de la esposa del presidente José Balta es uno de los más llamativos: Melchora. Vivían en la calle Negreiros.

De la esposa de Andrés Avelino Cáceres, se sabe que tenía un carácter bravo y ayudó mucho al "Brujo de los Andes" durante la resistencia peruana en la sierra. Vivían en la calle san Idelfonso.

A la mujer del presidente Remigio Morales se la ve muy joven. Su esposo murió en 1894 antes de dejar el poder. Se sabe que vivían modestamente en la calle Santa María, donde hoy se ubica el Ministerio Público.

Teresa Álvarez, esposa del presidente Candamo y Julia Castresana de Romaña tienen un peinado muy parecido.

La esposa del presidente Manuel Pardo, Mariana Barrera, recibió en su hogar del jirón Lampa la trágica noticia que su esposa había sido cruelmente asesinado en la puerta del Senado de la República.

Carmen Heeren de Pardo fue la joven esposa del presidente José Pardo. ¿Tuvo algo que ver con la Quinta Heeren? Vivían en la calle de Santa Teresa. Hoy su casa se cae a pedazos.

De Julia Swayne de Leguía, ya había fallecido cuando su esposo, don Augusto, regresó al Perú en 1919, para presentarse a la Presidencia.

A la esposa del presidente Guillermo Billingursth se la ve muy joven y bella. Se sabe que la hija de ambos, Ana, ayudó a Haya de la Torre cuando fue perseguido, e incluso el líder aprista habría estado enamorado de ella.

De doña Francisca Benavides, “Paquita”, se sabe que hizo bastante obra social. Era una primera dama muy joven y aún se la recuerda.

50 Comments

  1. Gregorio Huaroto

    Hace poco circuló una foto de un supuesto casamiento de Víctor Raúl Haya de la Torre con la bella Ana Billinghurst, hija del ex Presidente conocido como «Pan Grande», que se habría efectuado en privado en un templo anglicano. Ana también ayudó a Haya de la Torre a ingresar, en 1949, a la Embajada de Colombia, a solicitar asilo, donde estuvo cinco años hasta que el Gobierno de Odría le otorgó salvoconducto para su salida del país.

    http://www.peru.com/noticias/sgc/lima/2009/02/15/detalle23173.aspx

    Es un tema polémico. Cambiando de tema, un saludo al amigo Raúl Graham por estos muy interesantes aportes que animan este blog de recuerdos.

    GH

  2. Otras primeras damas (Fuente: Caretas)

    María Delgado de Odría, Primera Dama de 1948 a 1956.

    Consuelo Gonzales Posada, esposa de Juan Velasco Alvarado
    (1968-1975).

    Violeta Correa (Primera Dama 1980-1985).
    Fotógrafa y periodista, fue secretaria de Fernando Belaunde antes de casarse con él.

  3. Gregorio Huaroto

    María Delgado de Odría fue un personaje blanco de muchas chanzas en el tiempo que ostentó la condición de Primera Dama, especialmente por su origen andino y su forma particular de hablar el castellano.

    Consuelo Gonzales de Velasco era una muy atractiva joven miraflorina, antes de ser la esposa del Presidente del Perú. Medio Miraflores morían por ellas, las hermanas Gonzáles: la «Coca» (Bertha Gonzales Posada, ex congresista, fallecida ya) y la «Chola» (Consuelo, la esposa del Presidente).

    Recuerdo que con mi padre fui a una corrida de toros a la Plaza de Acho, a la que apareció Velasco y señora, recibidos por una sonora y sostenida rechifla. Uno de los matadores, ya entrada la corrida, pretendió brindar un astado a la Primera Dama, a lo cual un gritón vociferó: «A la Chola No!», a lo que los tendidos hicieron coro. El matador español, desconcertado por las rechiflas, tuvo que lanzar su montera al centro del coso. Al poco tiempo Velasco anunció su determinación de suspender las corridas, lo que no prosperó.

    GH

  4. Gregorio Huaroto

    El carro de María Delgado de Odría forma parte de la colección de autos antiguos de Jorge Nicolini que se exhibe en La Molina.

    Yo tengo algunas fotitos de primeras damas, ojalá las pueda escanear para animar esta entrada.

    GH

  5. José Luis

    sobre la supuesta fotografia de la boda del «viejo» a mi opinion es apocrifa, y aun siguen los rumores de que Victor Raúl Haya de la Torre era del otro equipo, principalmente dicho por sus detractores, es un rumor publico, pero eso es negado sobre todo por los apristas de la vieja guardia, especialmente por Valle Riestra.

    Sobre Consuelo Gonzales de Velasco, esposa del «chino» me acuerdo que por hacerle una broma sobre sus viajes en su programa de television, el popular Tío Jhonny fue deportado, ya que el tio cuando le pregunta el nombre a una niña, esta le dice Consuelo, y el Tio Jhonny le dice: Consuelo y tus maletas (en alusion a la primera dama de entonces, ya que Consuelo Gonzales de Velasco solia viajar mucho) pero el que tuvo que hacer sus maletas después fue Jhonny Salim (Tío Johnny) ya que esa broma no fue tomada de buena manera por Juan Velasco que inmediatamente después lo deporta.

    Sobre Maria Delgado de Odría, se le llamo la Evita peruana, en clara alusion a Evita Perón ( una exageración, dicho sea de paso), también se le llamó «la chola», pudo ser alcaldesa de lima en 1963, pero compitio con el «tucán» Luis Bedoya Reyes, que se la comió (politicamente hablando por supuesto) en esas elecciones, ya que este tenia el carisma suficiente, era telégenico, a diferencia de Maria Delgado que era lo contrario, no era capaz de sostener un debate y tal es asi que no asistio a un programa televisivo para explicar sus proyectos municipales, y en su reemplazo fue un joven Javie Valle Riestra, la muerte de Maria Delgado de Odria pasó inadvertida, a diferencia de otras primera damas.

  6. Carlos C.

    Sobre la salida del Tio Johnny yo conocía otra explicación y era que un rollizo niño fue a su programa y Johnny le preguntó qué había comido ese día a lo que el niño le respondió que carne y en esos tiempos de veda de carne, el Tio Jonhhy le dijo al gordito: «Ahhh seguro que eres hijo de militar».

    La foto que se publica de Consuelo Gonzáles no grafica lo guapísima que era.

    Sobre María Delgado de Odría se crearon muchas historias y hasta chistes. Recuerdo uno en le que protocolo de Torre Tagle la estaba asesorando para un reunión en la embajada francesa y le explicaron que para todo lo que le ofrezcan debía decir «Merci» (gracias en francés). En plena reunión le pasaron unos canapés que no eran de su agrado y con mucha delicadeza dijo delante de los invitados: «Mernó».

  7. hector antonio ruiz

    que buen trabajo y que buenas anecdotas de las primeras damas felicitaciones a todos….gracias arkivperu!

  8. Sobre la esposa de Odria mi padre contaba dos chistes, en el primero ella entraba al teatro junto a su esposo y al entregar las invitaciones el recepcionista le dice: «Madam, su ticket» y ella responde «Marìa Delgado de Odria» al entender «Imam Sutiki» (Cual es tu nombre?)

    En el otro, muy viajera ella, se va a Francia y la familia le sugiere que para poder comunicarse todas las palabras las termine en «E»
    Al entrar a un restaurant dice: «Mozé le listé» luego «Moze le comidé» posteriormente «Moze le cuenté» al ser entendida en todo, ella muy complacida le pregunta al mozo «»Usted, me entiendé?» a lo que el mozo le contesta: «Si señoré, porque usted es mi paisané de Condesuyé en Arequipé».

  9. Juan Luis

    Muchos estarán de acuerdo en afirmar que fue a partir de la actuación pública de doña María Delgado, esposa del general Odría, que las “primeras damas” alcanzaron notoriedad en la vida política nacional. Conocida fue la dedicación que tuvo esta señora, durante el Ochenio, a obras de apoyo o asistencia social; tanto fue así que algunos la llamaron la “Evita peruana”, en alusión a Eva Duarte, esposa del general Perón, tan célebre por su ayuda, allá en Argentina, a los “descamisados”.

    Podríamos decir que, de alguna manera, la esposa de Odría marcó la pauta de lo que habría de ser el perfil de las “primeras damas”: colaborar o liderar programas de apoyo social promovidos por el gobierno de turno y acompañar a su esposo en ceremonias o viajes oficiales. Sin embargo, a partir de allí se fue sembrando la polémica ya que el papel de la esposa del presidente no está reglamentado por ninguna ley. Y muchas veces ha dependido de la personalidad de cada una de las “primeras damas” que han pasado por Palacio de Gobierno la aprobación o no de la ciudadanía. Para algunos, por ejemplo, participar en programas de ayuda puede ser leído como “propaganda” para el régimen; para otros, no es una persona que deba opinar sobre asuntos políticos ni manejar dinero público. La polémica está servida. Lo que sí es cierto es que, con el paso de los años, no sólo en nuestro país sino en todo el mundo, el papel o la presencia de las primeras damas se ha ido multiplicando a medida en que la política se ha ido sofisticando. Incluso, ha habido “cumbres” internacionales de esposas de presidentes.

    Esta vez, nosotros no entraremos en la polémica pues hablaremos de una época en que el papel de las “presidentas” era muy modesto y su presencia pasaba casi desapercibida; ni siquiera vivían en Palacio de Gobierno. Sin embargo, esto no mermaba la influencia que podían ejercer sobre sus maridos en el ámbito privado. A su manera, estas damas ejercieron poder y, en ciertos aspectos, cogobernaron el país.

    Doña Francisca Diez-Canseco y Corbacho, esposa del presidente Ramón Castilla.- Ya nos imaginamos la vida de esta dama arequipeña luego de contraer matrimonio, en 1834, con Ramón Castilla, quizá el caudillo militar más importante del siglo XIX peruano. En un primer momento, lo acompañó fielmente en su azarosa vida en tiempos de la Confederación Perú-boliviana y en la anarquía política que vivió el país hasta 1845; luego, como “primera dama” en los dos periodos que gobernó Castilla. Durante el primer gobierno del Mariscal, doña Francisca prestó a su esposo la fidelísima compañía así como la reconfortante cordialidad hogareña, que le eran indispensables al presidente para compensarlo de las fatigas del mando. Fijaron residencia en la calle de Divorciadas, esquina de la calle Higuera (hoy Jirón Cuzco, casi esquina con el jirón Carabaya). Nunca doña Francisca vivió en las estancias de Palacio de Gobierno y a ellas solo concurría cuando debía hacer los honores a las fiestas ofrecidas por su marido en calidad de Jefe de Estado.

    Bien sabido es que Castilla era bien aficionado al juego de cartas y en su casa de Lima, en Palacio de Gobierno o en su rancho veraniego de Chorrillos tomaba parte doña Francisca en el juego y es tradición que para lograr que su marido pudiera descansar por ratos o atender asuntos urgentes del mando, ocupaba su puesto en la mesa y seguía su juego hasta que el Mariscal volvía a renovar el partido hasta el amanecer. Precisamente, cuando el 8 de noviembre de 1860 tuvo lugar un ataque sorpresivo de opositores al gobierno contra la residencia del Presidente, en la calle Divorciadas, Castilla estaba disfrutando de un momento de descanso que solía tomarse durante el juego y doña Francisca, que lo sustituía, enterada de lo sucedido, despierta a su marido y con gran presencia de ánimo le ayuda a huir apenas con la ropa interior, por los techos de la casa. Hecho, esto, doña Francisca vuelve a tomar su puesto en el juego y espera ahí el desarrollo de los acontecimientos. Estos terminan con el fracaso del asalto debido a la arenga que dirigiera un coronel “castillista” desde el frente de la casa del Mariscal. Doña Francisca había cumplido, una vez más, su deber de esposa y compañera en un momento dramático en la vida del mandatario.

    Cuando muere Castilla, en 1868, en una nueva intentona revolucionaria, doña Francisca se queda sola, sin el consuelo de los hijos pues no tuvo descendencia con el Mariscal. Con dignidad, además, enfrenta las estrecheces económicas por el desapego al dinero de su difunto esposo. Dicen que solo deudas dejó el Mariscal, y sus acreedores, por respeto a su memoria y a la soledad de su viuda, rebajan sus créditos para facilitar a doña Francisca el pago de dichas obligaciones. Doña Francisca deja la casa de Divorciadas, demasiado grande y costosa de mantener, y va a ocupar una modesta vivienda en la calle de Mascarón hasta su muerte, en 1906, a los 94 años.

    Doña Jesús Iturbide, esposa de Nicolás de Piérola.- En la iglesia del Sagrario, el 18 de febrero de 1861, tuvo lugar el matrimonio de esta dama limeña con su primo, Nicolás de Piérola, ministro de Hacienda de Balta, caudillo civil, Dictador durante la Guerra con Chile y presidente del Perú entre 1895 y 1899. Luego de vivir por un tiempo en una casa de la calle Lampa, instalaron su hogar conyugal, en forma definitiva, en la calle del Milagro, al costado del convento de San Francisco (hoy Jirón Ancash).

    Fue en esa casa que doña Jesús, en compañía de sus hijos, conoció los sinsabores de la política cuando su marido vivió prolongados destierros o fue víctima de todo tipo de acusaciones, ya sea por su actuación como Ministro de Hacienda, como tenaz opositor al gobierno civil de Pardo o por su actuación en la Guerra con Chile o en su lucha contra el gobierno de Cáceres. Sin embargo, ya hacia 1895, cuando Piérola asumió por última vez la presidencia, el país comenzó a vivir una etapa de sana convivencia, y, como todos sabemos, dicho gobierno sentó las bases de la prosperidad económica que vivió el país en las primeras décadas del siglo XX. Su marido se había reconciliado con el país y con la historia.

    Dona Jesús sabía de lo que era capaz de hacer su marido pero ella no alteró el apacible ritmo de su existencia. Jamás habitó en Palacio de Gobierno y solo fue a él en contadas ocasiones para asistir a banquetes oficiales en los que su presencia era inevitable; asimismo también lo acompañaba a actos religiosos no solo por ser esposa del Jefe de Estado sino por su conocida religiosidad. Su profundo sentimiento religioso y su inagotable espíritu caritativo la llevaron a promover la llegada a nuestro país de la institución piadosa Hermanitas de los Pobres que fundó el asilo para ancianos desamparados.

    Concluido su gobierno, uno de los más notables de nuestra historia republicana, don Nicolás siguió bregando en política pero cada vez menos, debido al paso de los años. Su salud se fue deteriorando y el 18 de junio de 1913 se esparció por la ciudad la noticia de su gravedad. Miles de personas hicieron guardia frente a su casa en espera de los boletines de los médicos. Doña Jesús no se separó ni un instante del ilustre enfermo prodigándole sus cuidados y oraciones. Lamentablemente, el 23 de junio, se extinguió la vida del caudillo. Su entierro fue apoteósico.

    Doña Jesús quedó desolada con la pérdida, a tal extremo que su salud se fue quebrando se manera irreversible. Postrada en su lecho, le sobrevivió apenas 7 meses; murió el 17 de febrero de 1914.

    Doña Julia Swayne y Mariátegui, esposa de Augusto B. Leguía.- Sabido es que el futuro jefe del Oncenio nació en el pueblo de Lambayeque de una familia sin gran patrimonio; digamos que pertenecía a la “clase media” provinciana. Pero don Augusto, gracias a su talento, visión para los negocios y trabajo tesonero se convirtió en uno de los empresarios más prósperos de su tiempo. Cuando se casó con doña Julia Swayne, en 1890, él ya contaba con una apreciable fortuna personal.

    El matrimonio se llevó a cabo en Lima, en la Iglesia de la Recoleta. Doña Julia, nacida en 1868, era hija de un empresario de origen escocés y, por línea materna, descendía del ilustre Francisco Javier Mariátegui, prócer de la Independencia. La familia de doña Julia era muy acaudalada, así que don Augusto, al contraer matrimonio, multiplicó su fortuna e ingresó a los círculos sociales y políticos más altos: entró al Club Nacional y al Partido Civil.

    Luego de pasar luna de miel en Chorrillos, el joven matrimonio fijó su residencia en un chalet de la calle Shell, en Miraflores; luego se mudaron a una mansión en la calle Pando. Don Augusto había asumido la gerencia de la empresa agrícola British Sugar Co., constituida por las haciendas de la familia Swayne.

    Pronto don Augusto ingresó a la política como Ministro de Hacienda en los gobiernos de Manuel Candamo y de José Pardo. Doña Julia acompañó a su esposo a llenar las obligaciones sociales que le exigía su alto cargo. Y en su casa de Pando, hizo más de una vez, con su innata distinción, los honores en las comidas y recepciones que Leguía ofreciera a sus amigos políticos, personalidades nacionales así como a ilustres figuras extranjeras que fueron en esa época huéspedes de Lima, como el presidente argentino Roque Sáenz Peña (compañero de Bolognesi en Arica) o el erudito español Ramón Menéndez Pidal (Comisario Regio de don Alfonso XIII en la cuestión limítrofe peruano-ecuatoriana).

    En 1908, el Partido Civil postuló a don Augusto a la presidencia de la República. Triunfante en las elecciones, asumió el poder hasta 1912. De doña Julia puede afirmarse que nunca estuvo en Palacio de Gobierno. Durante todo el periodo presidencial, continuó viviendo en su residencia particular en la que algunas veces se realizaron algunos agasajos ofrecidos por el Presidente y en las que cumplió su misión social al lado de éste, con dignidad y gentileza de gran dama. Asimismo, estuvo siempre dispuesta a hacer todo el bien que le fuera posible prestando acogida a cuantas personas iban a verla en solicitud de auxilio, para resolver situaciones angustiosas o justas expectativas.

    Sin embargo, el gobierno de su marido estuvo marcado por la feroz campaña de sus opositores, los del Partido Demócrata. Esto le dio a doña Julia más preocupaciones que satisfacciones. Así, el 29 de mayo de 1909, pasó horas de indecible amargura cuando un grupo de opositores asaltó Palacio de gobierno, capturó a su esposo y lo pasearon por las calles de Lima y, en la Plaza de la Inquisición, le exigieron su renuncia. Con gran firmeza, y arriesgando su vida, su marido se negó a firmar su dimisión, y fue rescatado después por las tropas. Doña Julia recibió la noticia del grave suceso por doña Emilia Dyer de Durand, esposa del jefe del Partido Liberal quien tuvo el noble gesto de ofrecerle refugio en su casa. La señora de Leguía declinó la invitación y prefirió permanecer con su familia en su propia casa y esperar allí el desenlace de los acontecimientos. Felizmente para ella, volvió a la calma cuando su marido regresó a casa y le hizo saber que estaba sano y salvo y que el movimiento había fracasado.

    El 23 de julio de 1913, cunado Leguía ya no era presidente, la casa de la calle Pando fue violentamente atacada por las turbas y el expresidente, sus hijos y algunos parientes que allí se encontraban tuvieron que defenderse a balazos. En medio de la refriega, doña Julia, a pesar de su deseo de estar al lado de los suyos, se vio obligada a buscar asilo con sus tres hijas en una casa vecina. Ese mismo día, su marido era apresado por el gobierno de Guillermo Billinghurst y conducido al Panóptico; luego, fue deportado.

    Meses después, doña Julia, acompañada de sus tres hijas, embarcó para Europa a reunirse con su esposo y sus demás hijos que se hallaban ya en Inglaterra. En Londres, la familia fijó su residencia en una casa en Holland Park 28. Este destierro, que duró cinco años, para la señora sería el definitivo. Vivió doña Julia estos cinco años en Londres con la misma sencillez de siempre. En la intimidad familiar, practicaba el inglés, cuidaba su jardín y cultivaba su afición por la pintura.

    A comienzos de 1919, su marido regresó a Lima para postular nuevamente a la presidencia. Doña Julia se quedó en Londres con sus hijos en la esperanza de poder regresar a su país, que era su único anhelo. Pero el destino no le permitió cumplir con sus deseos. Su salud estaba quebrantada y la muerte le sorprendió en su casa de Londres el 20 de septiembre de 1919, cuando ya su esposo estaba nuevamente en el poder. Un año después, vinieron sus restos a reposar en suelo patrio, recibiendo el respetuoso homenaje que se merecía, no solo por haber sido la esposa del Jefe de Estado sino, sobre todo, por su intachable vida.

    Francisca Benavides Diez Canseco, esposa de Óscar R. Benavides.- En 1912, el coronel Benavides estaba en la cúspide de su carrera militar. No sólo había sido el primer puesto de su promoción en la Escuela Militar de Chorrillos sino que había recibido luego, con los máximos honores, instrucción militar en Europa y era, prácticamente, un héroe nacional al comandar un batallón de tropas peruanas en la frontera colombiana que rechazó una incursión a nuestro territorio. Ese año, doña Francisca Benavides, educada en el colegio San Pedro de Lima (hoy Sophianum), y en Europa, contrae matrimonio con el entonces coronel, de 37 años de edad.

    Desde ese momento, doña Francisca se convertía en esposa y compañera de uno de los hombres más influyentes en el Perú en los primeros 50 años del siglo XX. En 1914, su esposo era nombrado “presidente provisional” luego de la caída del polémico gobierno de Guillermo Billinghurst; su esposo ocupó el mando solo por unos meses, hasta 1915, en que la situación política se estabilizó y se convocaron a elecciones. Luego lo acompañó a Europa pues fue enviado como observador en la Primera Guerra Mundial, embajador del Perú en Italia y representante de nuestro país en la Conferencia de Versalles. Luego regresaron al Perú pero como su esposo era opositor a Leguía fue deportado y la familia, nuevamente, tuvo que residir en Europa hasta que cayó el jefe del Oncenio en 1930. En todos estos años de destierro. Doña Francisca supo mantener unida a su familia y darle el todo el apoyo que su esposo necesitó; la pareja ya tenía 4 hijos: Francisca, María, Óscar y José Benavides Benavides.

    Los años 30 fueron de grandes trastornos políticos y económicos. Como sabemos, ala caída de Leguía le siguió el accidentado gobierno de Sánchez Cerro quien murió trágicamente como consecuencia de un atentado en el antiguo hipódromo de Santa Beatriz en 1933. Esta tragedia obligó al Congreso a designar a una personalidad fuerte para estabilizar el país: el indicado era el general Benavides. De esta forma, doña Francisca, o “Paquita” como le decían sus más allegados, era nuevamente “primera dama”, papel que desempeñó con gran distinción hasta 1939 en que su esposo dejó la presidencia. Fueron años difíciles: había que recuperar al país de la crisis económica que arrastraba desde 1929 y despejar el panorama político impregnado por la oposición del APRA. Doña Francisca acompañó, cuando pudo, a su esposo en ceremonias oficiales y acudió, en contadas ocasiones, a ver cómo funcionaban los comedores populares. Ella sí vivió en Palacio de Gobierno pues el nuevo edificio fue inaugurado por el gobierno de su marido. La renovada sede de gobierno ahora contaba con un área privada, la residencia del presidente, donde una familia podía vivir con todas las comodidades. Esta quizá fue una de las razones por la que las anteriores “primeras damas” prefirieron permanecer en su residencia particular. Doña “Paquita” también colaboró en inaugurar y decorar la famosa casa de La Perla, desde entonces residencia de verano de la pareja presidencial, propiedad del estado.

    En 1939, cuando termina su gobierno, el general recibe, por los servicios prestados a la nación, la vara de Mariscal del Perú. Desde ese momento, en círculos íntimos, a doña Paquita también se le llama, cariñosamente, la “Mariscala”. Y ahora tiene que acompañar a su esposo a otra misión: la embajada del Perú en Madrid. El mariscal Benavides, nunca se alejó de la vida política hasta su muerte, en 1945. Doña Paquita, desde ese entonces, sólo atendió compromisos familiares y, prácticamente, se retiró de la vida pública viendo por sus hijos y disfrutando del cariño de sus nietos. La noble señora limeña, dos veces “primera dama”, murió a inicios de los años 70 cuando vivía en su departamento de San Isidro.

  10. Gregorio Huaroto

    Yo conozco otras de María Delgado de Odría:

    i) En una ocasión, durante un té de beneficencia en un gran salón de sociedad, llegó la Primera Dama elegantísima. Al ingreso, uno de los mayordomos anfitriones de la gala benéfica (todos debían de apoquinar, porque era para una obra de caridad el valor del cubierto), le preguntó con cortesía por su tarjeta para el té benéfico:

    – Madame, ¿su ticket?

    La primera dama entendió que le habían dicho la expresión quechua «Iman Su Tiki» (en castellano ¿cómo te llamas?»), como hacían en las serranías cuando alguién llegaba a un sitio nuevo y conocía nueva gente, por lo cual respondió:

    – María Delgado de Odría

    ii) En otra ocasión María Delgado de Odría se emperifolló para «jironear» una tarde aburrida del encierro palaciego, y llegó al famoso «Café Haití» cercano a la Plaza de Armas, que entre 5 y 6 tenía un famoso «Tea Time». Luego de ese lapso ya no había derecho a participar de la hora del té (que incluía tortas, bizcochos, buñuelos, y más té)

    La señora Primera Dama llegó pasadas las 18:00 horas y pidió una tacita de té, el mozo muy cotesmente le dijo que, luego de las seis, no había más «Hora del Té», a lo que la andina Primera Dama retrucó:

    – Cómo puis, qui ahi no dice «Hai Tí» (señalando el cartel luminoso del «Haití»).

    Mucha crueldad para la «Evita Perón» peruana

    GH

  11. José Luis

    En 1980 pudimos tener una primera dama chilena, si Armando Villanueva del Campo ganaba esas elecciones, que al final perdio frente a Fernando Belaúnde Terry, en plena campaña se le achacó mucho (era parte de la campaña contra un candidato) al «zapatón», el que tuviera una esposa chilena y sus posibles consecuencias durante un posible gobierno aprista bajo el gobierno de Villanueva del Campo, pero al final tambien influyeron otros factores para la derrota del aprista en las elecciones de 1980.

  12. Juan Luis

    Sobre Rosa Campuzano, la amante de San Martín: La noche del sábado 28 de julio de 1821, el Cabildo de Lima organizó una fiesta en honor a San Martín y a la proclamación de la Independencia. La recepción fue en los salones del Ayuntamiento. El General paseaba por los diversos ambientes cuando quedó muy impresionado por la belleza de una dama de rostro claro y fina de cuerpo, ojos azules, boca pequeña y manos delicadas, vestida elegantemente de terciopelo bordó y con generoso escote.

    Preguntó a su asistente limeño de quién se trataba, y éste le respondió: es Rosa Campusano, una mujer que ha colaborado inteligentemente con el bando patriota. El General se acercó a la hermosa dama, la saludó con mucho interés y le hizo saber que conocía sus méritos a favor del movimiento separatista. Si lo hubiera conocido antes a usted, señor general –hizo un gesto intencionado-, mis afanes hubieran sido aún mayores. El flechazo ya se había producido. Intercambiaron algunas palabras y don José quedó atrapado con la personalidad de la muchacha.

    Al día siguiente, domingo 29 de julio, San Martín devolvió la atención con otro baile, ahora en los salones del Palacio de los Virreyes. El futuro Protector del Perú se alegró sobremanera al distinguir, entre las figuras juveniles, a la bella Rosa Campusano, con un vestido de organdí blanco y peinado alto, a la griega, sobre quien se había quedado pensando desde el baile de la noche anterior. Se aproximó a ella y, luego de saludarla galantemente, la invitó a bailar una contradanza. Rosa le obsequió una sonrisa radiante y le tendió sus brazos con mucha gracia. Aunque los ojos del público estaban sin duda sobre ellos, danzaron y charlaron abstraídos, como si se hubieran conocido desde mucho tiempo antes. Ella era joven, había leído algunas noveles de Rousseau y su conversación era muy atrayente, de modo que cambiaron ideas sobre el teatro y literatura.

    ¿Pero quién era Rosa Campuzano? Había nacido en Guayaquil (13 de abril de 1796) y era hija natural de un funcionario rico e importante, productor de cacao (Francisco Herrera Campuzano), quien la había concebido con una mulata (Felipa Cornejo) y la reconoció por testamento, antes de morir. Había venido a Lima en 1817, a los 21 años y se había instalado en la elegante calle de San Marcelo, donde su tertulia era frecuentada por gente prominente. Amante de un general realista, Rosa había aprovechado esa relación íntima para pasar información militar a los patriotas. Más de una vez, vestida de “tapada”, había cruzado las calles de Lima llevando proclamas subversivas para ser pegadas de noche en las paredes. En una casa grande que había alquilado para tal efecto, había ocultado a varios oficiales desertores, y luego los ayudó a pasar hasta el campamento patriota de Huaura. Una correspondencia clandestina que se interceptó la mencionaba, y por ella fue detenida por unos días, hasta que la influencia de sobornos y amigos poderosos lograron liberarla. Aquí, en Lima, conoció a Manuela Sáenz y surgió entre ellas una gran amistad, y fueron cómplices en las tareas conspiradoras.

    Todos los testimonios de la época coinciden en que el Protector perdió la cabeza por la Campuzano. Dicen que era mujer sensual, de ojos celestes, que arrebató de pasión al General, y por largos meses lo convirtió en un militar que adoró la pompa y desechó la austeridad. Las crónicas evocan a un San Martín vistiendo un suntuoso uniforme recamado con palmas de oro, que transitaba las calles de la aristocrática Lima en una carroza de gala tirada por seis caballos. Lo acompañaba, claro, esta guayaquileña de ojos de ensueño, que le prodigaba cariños delante de todo el mundo. San Martín se afincó con ella en la quinta de La Magdalena (hoy Pueblo Libre); no ocultó su relación con Rosa, llamada «la Protectora» en irónica alusión al Protector del Perú. En La Magdalena, San Martín solía atender el despacho diario, que uno de sus ministros le llevaba desde Lima. Dicen que Rosa, que era soltera, lo acompañaba con frecuencia y, los sábados a la noche, partían en lujosa carroza rumbo a las fiestas de la Capital, ella con vestido y zapatos de seda y él con su nuevo uniforme de general, con abundantes hilos de oro. Cuando el Protector incluyó a la Campusano las 112 mujeres condecoradas con la Orden del Sol, la sociedad tradicional limeña lo consideró una afrenta. El día que San Martín abandonó el Perú, apenas pudieron despedirse.

    Las mujeres en la vida de San Martín fueron varias. Pero, evidentemente, han sido dos las que él ha amó, en mayor o menor medida: María de los Remedios de Escalada (su esposa) y Rosa Campuzano. La “Protectora” testamentó en 1843 y declaró estar casada con Ernesto Gaber, quien la había abandonado, marchándose a Europa; y tener un hijo llamado Alejandro. El escritor Ricardo Palma fue compañero de colegio de Alejandro y recuerda que, en una oportunidad, un compañero de liceo llamó a Alejandro ‘Protector’ y éste le contestó con un puñetazo. Rosa murió en 1851, a los 55 años. Fue sepultada en la iglesia de San Juan Bautista de Lima (Juan Luis Orrego)

  13. hettñyr

    Manuel Prado obtuvo la nulidad de su matrimonio canónico con la Sra. Enriqueta Garland. Para tal efecto Prado llegó hasta el Tribunal de la Rota Romana en la Santa Sede. Dícese que, en su momento, las señoras de sociedad desfilaron con sus carteles a favor de la indisolubilidad (que trabalenguas) del matrimonio. Después Prado se casaría con la Sra. Clorinda Málaga, reconocidísima por su elegancia.

    • jshagfioy w4379ty3n

      Completando lo indicado por hettñyr, la chispa popular de aquellos años decía que, si la segunda esposa de Prado era la Málaga, la abandonada primera esposa era la Buénaga…

  14. Jimmy

    Qué buenos los aportes de Juan Luis!

  15. raul graham

    ¡Excelente los datos del amigo Juan Luis. Todos los comentarios están muy buenos! Rosa Campuzano era de Guayaquil, es decir, bien peruana.

    Pero, una consulta ¿Cuál es la iglesia San Juan Baustista de Lima?

    Saludos

    Raúl Graham

  16. José Luis

    Sobre Consuelo Gonzales Posada se dijo que fue «víctima» de los celos de Juan Velasco Alvarado, ya que en una reunión que fue en el circulo militar, si no me equivoco, tambien estuvo presente el dueño de la desaparecida marca Moraveco (esta empresa que fabricaba refrigeradoras estuvo languideciendo hasta que acabó por desaparecer completamente, otra hubiera sido el cantar de la industrializacion peruana si esta empresa seguia creciendo, pero bueno ese es otro tema) Samuel Drassinower Katzs, versiones afirman que la mujer de Velasco y Drassinower estuvieron bailando, pero habian rumores de que el dueño de Moraveco tenia otras intenciones para con la mujer de Velasco, al final el dictador se dio cuenta, pero todo quedo dentro del circulo, me acuerdo de una entrevista que Hildebrant le hace a Drassinower en 1995 en el programa que tenia en ATV en donde el empresario da a entender algo, aparte de hablar de otors temas.

  17. Gregorio Huaroto

    Para saludar las valiosas intervenciones de las últimas horas sobre un tema fascinante. Aquí comparto a ravés de Arkivperu tres vistas de dos primeras damas: Clorinda Málaga de Prado y Consuelo Gonzáles de Velasco. La primera era un elegante dama peruana, la otra también lo era, aunque su elegancia se vio opacada por la esposa del General Edgardo Mercado Jarrín.

    Una anécdota: Una vez Enrique Escardó, Director de «Gente», contó que en 1972 su revista iba a declarar a la esposa de Mercado Jarrín la mujer más elegante del Perú. Cuando la revista ya estaba en prensa, un par de efectivos de Seguridad del Estado llegaron para detenerlo y conducirlo a Palacio de Gobierno. Ahí lo esperaba Velasco, quien le pidió no declarar a la mujer de Mercado la más elegante porque sino «eso le iba a crear un problema en la casa». Escardó dijo que nada podía hacer porque la edición ya estaba en prensa, tras lo cual Velasco lanzó una interjección y abandonó el ambiente donde se produjo la conversación. Escardó no tuvo que esperar mucho tiempo para ser subido en un vehículo celular y dar con su rolliza humanidad en un calabozo de la Prefectura, por unos días nomás. La edición de «Gente» fue requisada en parte por «Seguridad del Estado», menos algunos números para vanidad de la matriarca del matrimonio Mercado Jarrín-Neumann, que llegaron a circular en niveles selectos.

    Prometo más fotos
    GH



  18. No fue el Tío Johnny sino Augusto Ferrando el de la ocurrencia de las maletas.

    A su programa llegó una concursante. El animador le pregunta su nombre y ella dice que se llama Consuelo. Entonces, Ferrando le responde: «¡Consuelo! ¿Y dónde están tus maletas?»

    Efectivamente, hacía alusión a los viajes de la entonces primera dama, Consuelo de Velasco. Me parece que por esos días ella había estado haciendo una gira por los países socialistas. Y a Ferrando no le cancelaron el programa ni lo deportaron, por supuesto, pero tengo entendido que por ahí recibió un llamado de atención.

    A todo esto, el APRA, hasta donde recuerdo, había cuestionado siempre la denominación de Primera Dama para la esposa del presidente. La misma Pilar Nores, al iniciarse el primer gobierno de Alan García, exhortó a los medios que dejen de lado la denominación de Primera Dama para referirse a ella. Pero, obviamente, la costumbre estaba muy arraigada.

    ¿Qué pasaría si se elige a una presidenta casada? ¿Cómo se le dirá al esposo y qué papel tendrá este? De las presidentas que ha habido en América Latina, Michelle Bachelet era divorciada, Violeta Chamorro, de Nicaragua, y Mireya Moscoso, de Panamá, eran viudas. Argentina con los Kirchner es un caso especial. La actual presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla es casada, pero no sé si su esposo recibe alguna denominación especial. Fuera de nuestro continente, en Filipinas, durante el gobierno de Gloria Macapagal Arroyo, la prensa se refería a su esposo como «First Gentleman».

  19. Hilbert Zeballos

    El rol de las primeras damas en este continente se define en los Estados Unidos, cuando despues del colapso de Wal Street en 1929 viene la gran depresion y Franklin D. Roosevelt asume la presidencia en 1933, y su esposa Eleanor Roosevelt inicia una gigantesca campana de labor social en un pais empobrecido y sin esperanza, desempenando un papel protagonico hasta 1941 en que los Estados Unidos entran a la Segunda Guerra Mundial. En America Latina Evita Peron es la primera en copiar el modelo legado por Mrs. Roosevelt, y en el Peru le sigue la Sra. Maria Delgado de Odria, personaje con mas carisma y entusiasmo que su mismo esposo, el siempre adusto y malhumorado General Odria. En lo personal, la mejor primera dama que vi fue la Sra. Consuelo Gonzalez de Velasco, risuena, simpatica, sencilla, en contraste con su esposo el dictador Velasco, un «cachaco» en todo el sentido de la palabra. Muchos dicen que Consuelo habria ocupado un mejor lugar en la historia si no hubiera sido la esposa de un dictador.

    Sobre el incidente del Tio Johnny yo se la historia por que lo vi en la TV. El ya estaba en la mira de Velasco por su atuendo y su nombre, que hacian recordar al norteamericanisimo «Tio Sam». El dictador esperaba el menor error para sacarlo del aire, y este se produjo en 1972 cuando en uno de sus concursos se presento un nino gordito y el Tio Johnny le dice: Que gordito, que has almorzado hoy dia? y el niño le responde: Carne. En esos años infames las ganaderias habían prácticamente desaparecido por la Reforma Agraria y consecuentemente habia veda de carne los primeros 15 dias del mes. Estabamos en epoca de veda, e inexplicablemente el niño decia haber comido carne! El tio Johnny, inmediatamente y sin pensar, exclamo: Ha comido carne! Debe ser hijo de militar! Esto fue suficiente para que Telecentro cancele su programa por ordenes de Velasco, que el Tío Johnny se convirtiera en un apestado en el Peru, y que tenga que viajar a Ecuador con un programa similar, regresando al Peru durante el gobierno de Morales Bermudez.

    En cuanto a las Primeras Damas cuando hay Presidentas mujeres, el caso mas significativo ha sido en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico donde se preservo el cargo cuando asumio el mando la Dra. Maria Sila Calderon (2000-2004), quien paso a ocupar el rol de Primera Dama fue su hija mayor, Maria Calderon, muchacha llena de vitalidad y entusiasmo, en contraste con nuestra «pasmosa» Keiko Fujimori.

    Espero que estas acotaciones sirvan a los foristas.

    Hilbert Zeballos

    • Pepe

      ¡¡¡¡¿¿Copiar??!!!! , ¡¡¡¡¡¡¡¿que Evita copio a la mujer de Roosvelt?!!!!!! Seguro, por eso de la mujer de Roosvelt se han hecho operas rock, musicales, películas, libros y todo el mundo la recuerda. La obra de Eva Peron fue incomparable, nada que ver con la de la americana esa que no tiene trascendencia mas que por ser la mujer de un presidente yanki.

  20. Gregorio Huaroto

    Sobre el Tio Johnny, la anécdota es que en su secuencia «La Cocinerita Ideal», se presentó un niño a preparar un plato a base de carne, por lo que el animador bromeó diciendo que debía ser hijo de militar pues había veda de carne (las razones de la veda ya las explicó el amigo Hilbert Zeballos).

    GH

  21. Yo coincido con muchas de estas anécdotas, pues las viví de cerca algunas, es un buen reencuentro y recuerdo para quienes vivímos muchas cosas buenas, pero también malas.
    Felicidades por tanta nostalgia.

  22. Hilbert Zeballos

    El incidente de Ferrando y Consuelo es tambien pintoresco; tambien lo vi en TV. Consuelo Gonzáles de Velasco, Presidenta de la JAN (Junta de Asistencia Nacional) viajaba mucho al extranjero a reunirse con Presidentes,Reyes, Dignatarios, Jefes de Organizaciones Internacionales, etc. a conseguir financiamiento y donaciones para los múltiples programas de ayuda social que dirigía, pues se apoyaba a los campesinos, a las madres de los Pueblos Jóvenes, se equipaba parques infantiles, etc. Nunca la JAN tuvo tanta importancia en el quehacer nacional que cuando su gestión. Lamentablemente, no había ningún mecanismo de fiscalización, pues Velasco no lo permitía, y consecuentemente los viajes de Consuelo eran motivo de muchas suspicacias por parte de un gran sector de la opinión publica. «Esto para la JAN y esto para Juan» era el chiste de la época, en alusión a que los Velasco se estaban haciendo millonarios con las donaciones.
    Ahora lo dudo, pues no he sabido que la Sra. Consuelo (vive?) se haya convertido en millonaria después de su alejamiento del poder.

    Volviendo al tema, en 1971 o 1972, no recuerdo bien, en el programa «Trampolín a la Fama» de Augusto Ferrando, se presenta una concursante y el «negro» le pregunta: Cómo te llamas mamita? la chica le responde «Consuelo», Ferrando sin pensar exclama «Consuelo! y tus maletas?» la algarabía fue general. Se dice que Velasco estaba viendo el programa y montó en rabia ante el comentario de Ferrando, exclamando: «Me sacan ese programa del aire, carajo! En los días siguientes, con una prensa censurada, y ante la carencia de noticias confiables, corrían múltiples rumores en Lima; que Ferrando estaba preso, que lo habían deportado, que el programa «Trampolín a la Fama» no iba más, incluso que al pobre Ferrando ya lo habían «fondeado» en el Callao.

    Al sábado siguiente «Trampolín» salio al aire y Ferrando tranquilo, como si nada hubiera sucedido. Qué paso? La versión que tengo es que el lunes después del incidente, y calmada la rabieta del dictador, sus generales le convencieron que seria contraproducente para el gobierno sacar a Ferrando del aire, dada su gran popularidad y llegada al pueblo peruano, pues su programa se transmitía a nivel nacional. «Quieres que la gente no tenga nada que hacer los sábados por la tarde y entonces se reúnan, conspiren para derrocarte, salgan a las calles a hacer trifulca? Deja al «negro» en paz y que tenga quieta a la gente, pues nos conviene a todos nosotros» Le habría dicho un General a Velasco, quien finalmente entendió y exclamó: «Está bien, dejen tranquilo al «negro». No se si se le llamo la atención a Ferrando, si se le cito a la temible «Seguridad del Estado», lo amenazaron, etc. Seria interesante preguntarle a su hijo Juan Carlos Ferrando que sabe de este incidente. Esta historia la se por que mi papa (QEPD) era amigo de uno de los edecanes de Velasco y fue el quien le contó esta historia.

    Saludos
    Hilbert Zeballos

  23. Carlos

    Interesantísimo post. Lamentablemente el afiche contiene varios errores que con el paso del tiempo se han convertido casi en parte del canon. Varias de las mujeres ahí retratadas nunca fueron primeras damas, por la sencilla razón que sus maridos nunca fueron presidentes de nuestro país. Entre otros casos: San Martín, Torre Tagle, Salaverry, La Fuente…

    El nombre correcto es Remedios Escalada (otro error del afiche que la nombra «Encalada»). Bolívar también se casó muy joven, pero enviudó poco después para dedicarse con mucho más ahínco que San Martín a coleccionar amantes. San Martín fue mucho más discreto y su única aventura de trascendencia fue con la guayaquileña Rosa Campusano. Con Doña Remedios tuvo a su hija Mercedes que lo acompañó en su exilio europeo hasta su muerte en 1850.

    Una de las primeras damas menos mencionadas en los comentarios es Doña Teresa Álvarez Calderón de Candamo. Les recomiendo para acercarse a su figura y la intimidad de su hogar la publicación que hizo hace un par de años la PUCP del epistolario de casi 35 años entre ella y su esposo el presidente Manuel Candamo (1903-1904).

    Saludos cordiales a todos.

  24. Diego Mamani

    Veo muchos admiradores de Consuelo aqui… ojala nos puedan aclarar ciertas inquietudes. El apellido Gonzales Posada es compuesto? Me parece haber leido que ella y su hermano Luis (el aprista) llevan Eyzaguirre por apellido materno. Curiosamente, durante el velascato, le «descomponian» el apellido y la presentaban como C. Gonzales de Velasco (sin el Posada).

    Que edad tiene o tenia Consuelo? Velasco nacio en 1910, mientras que el hermano Luis es de 1945. Que tanta diferencia de edad podria haber entre el «chino» y su mujer? 20 años? E igualmente, cual seria la diferencia de edades entre Consuelo y Luis?

    Por lo poco que recuerdo de sus fotos y apariciones en la TV, yo nunca la considere especialmente atractiva. Ella no era ni chata ni gorda, tenia el cabello largo y cuidaba de su apariencia. Quiza en un pais donde pocos cuidamos de nuestro fisico y apariencia personal, sus pocos atributos eran suficientes para que se le considere atractiva? Ojala sus admiradores nos puedan enviar mas fotos de ella 😉

  25. Diego Mamani

    Acabo de leer que el «chino» se caso en 1943, cuando era capitan, y que nacio en 1909 (no 1910). Es decir, Consuelo seria mas de 20 años mayor que su hermano?

  26. Carlos

    Un dato que no me queda claro es que según menciona Graham, la imagen de la revista Caretas es de 1980, ¿por qué la cronología de las primeras damas se detiene en la esposa de Manuel Prado? Ya deberían figurar las esposas de Odría, de Belaúnde, de Velasco y de Morales Bermúdez. ¿No habrá un error en la fecha?

    Saludos cordiales a todos.

  27. José Luis

    Trato de indagar la edad de Consuelo Gonzales Posada, tengo la misma duda de Diego, y sé que no es será el unico, conversando con amigos también tienen esa duda, voy a indagar más al respecto, a ver si por ahí un arkivero tiene ese dato.

  28. Hilbert Zeballos

    Va a ser un poco dificil averiguar el año de nacimiento de Consuelo, porque nunca se consignó cuando ella era Primera Dama por razones obvias. Otra inquietud, ella vive aún?

    • Spartaco Inglesi Black

      María Consuelo Gonzales Posada Arriola nació el 12 de junio de 1920, hija de Carlos Gonzales Posada y María Arriola. Se casó el 31 de enero de 1940 con Juan Francisco Velasco Alvarado.
      Si me indican como cargar imágenes, puedo enviar la partida de nacimiento y de matrimonio de la susodicha.
      Saludos

    • Puedes enviar tu material a nuestro correo: cartas@arkivperu.com

    • George C Coscia

      Spartaco Limey African-American: , junto con la partida de nacimiento y de matrimonio de Consuelo que enviaras en 2020, por favor adjunta copia de su Pasaporte , para disfrutar y recordar las continuas giras y viajes de placer que la Primera Damadorzuela de la Nacion realizaba a Europa y USA con su comitiva del «JAN» (parientes, franeleros, chupes y amigos), …esa creada ‘Junta de Asistencia Nacional’ no era mas que la fachada para recibir del extranjero donaciones y dinero que luego fue destinado para los necesitados…..los necesitados apetitos de lujo y disfrute del Dictador y sus allegados ….todavia hay gente que tiene memoria Sparty….un saludo

    • Más o menos para ilustrar lo que comentó George publico este artículo…

    • George C Coscia

      Acerca del articulo periodistico de los Viajes Fantasticos de Simbad-suelo Gonzales, debe recalcarse que el diario parametrado y servil de la epoca INSISTE repetidamente en nombrar al dictadorzuelo Velasco como «Presidente de la Republica», cargo que solo se obtiene por eleccion libre y popular. Ademas nos ilustra los excesos y demagogia del regimen militar: utilizar dinero de los contribuyentes para movilizar portatiles de ayayeros al Aeropuerto, levantar escenarios y pagar grupos musicales para entretenerlos , creando la falsa imagen de «popularidad y espontanea adoracion » . Consuerte Gonzales fue recibida por Edecanes, varios Alcaldes (incluido el de Lima, Dibos), miembros del Gabinete Ministerial y sus esposas, autoridades politicas, ……….mas parecia que retornaba de la Luna con rocas selenitas !!!!, en vez de Europa y Asia, con su acostumbrado contrabando de lujos .

    • julio césar

      Ese artículo periodístico publicado por Arkiv me hizo recordar el gobierno de Nadine Heredia, cuando dice que tras su viaje la sra. Velasco fue recibida por ministros y otras autoridades. Igual ocurría con ella.

    • Hilbert Zeballos

      Como dice George, al dictador Velasco no le correspondia el tiltulo de Presidente de la Republica, sino el de «Jefe de la Junta Militar de Gobierno». Toda esa comparsa servil que recibia a Consuelo era organizada por el SINAMOS (Sistema Nacional de Apoyo a la Movilizacion Social), organizacion gubernamental que se encargaba de hacerle propaganda al regimen…

  29. Diego Mamani

    El 2006, durante la campaña electoral, el hijo mayor de Consuelo se pronuncio en contra de Humala. Los diarios decian que Juan Velasco Gonzales era un arquitecto de 65 años de edad. De estar viva hoy, la Sra. Consuelo tendria mas de 90 años.

    Lo inusual es que Juan (hijo) sea mayor que su tio Luis, el aprista.

  30. Jose

    Aunque tuvieron muchos hijos, el Presidente Orbegoso y y su esposa Josefa (Chepita) Martinez de Pinillos Cacho fueron distanciándose al estar él ocupado con el ejército y luego la Presidencia, y ella con su familia en su magnífica casona de Trujillo, hoy museo. Además, Orbegoso no perdía el tiempo en Lima, contra lo que afirma Palma, y se distraía por las noches con actrices, básicamente, cosa que llegó a oídos de su esposa, que por si fuera poco, era una devota monárquica.

    Fue ella la que protagonizó el incidente en su propia casa con Bolívar y el general Jacinto Lara. Éste, que acompañaba al Libertador, era mulato y bastante soez en su lenguaje. Orbegoso dio una gran recepción para Bolívar y Lara pidió a doña Chepita que bailase con él, pero ella se excusó torpemente. Lara, ofendido, le dijo a Bolívar que él se marchaba y le contó lo que había sucedido. Bolívar, naturalmente, hizo suya la ofensa y se dirigió al anfitrión contándole lo que pasaba. Don Luis José se puso furioso y recriminó en privado a su esposa, exigiéndole que se excusase y bailase con Lara. Ella obedeció, lo que fue motivo de risitas entre los criados y esclavos de la casa. Una vez que los invitados y su esposo se habían retirado, ella hizo llamar a toda la servidumbre, se hizo tapar con unos paños, mandó prender una hoguera en el patio, se quitó el vestido con el que había bailado… y lo quemó. Ahí se recrudeció la discordia entre el heredero del condado de Olmos republicano y su monárquica mujer.

  31. raul akmeida

    ¿Y doña Carol Aubry de Belaúnde, la madre de Carito, Rafael y Fernando? Todavía vive?

  32. mario santander aguirre

    si tuvieramos que hablar de las primeras damas de los ultimos 30 años , que diriamos :
    – violeta correa de belaunde – gran dama , dedicada a la labor social
    -pilar nores de garcia – fundadora de la fundacion por los niños del peru .
    – Susana Higuchi de fujimori – torturada, cuando denuncio a su cuñado victor aritomi y esto dio pie al autogolpe de 1992 .
    -keiko fujimori – no supo reemplazar a su madre .
    – nilda jara de paniagua – alejada de la parafernalia, mantuvo perfil bajo
    – eliane karp de toledo – contestataria
    – nadine heredia de humala – inteligente, astuta y manipuladora

  33. GIL SOTO VARGAS

    Queria acotar que el cuñado de Susana Higushi, fue santiago Fujimori, el cual fue denunciado publicamente por traficar con las ropas donadas a través de su ONG.

  34. George C Coscia

    Hablando de Primeras Contrabandis…errr «Damas»…recuerdo un chiste atribuido a la presencia de Consuelo Velasco durante un acto religioso oficial (podria ser un Te Deum?) donde se encontraba tambien el famoso General Artola…..al llamar el Obispo a las mujeres presentes a Comulgar, este exclamo: «Que pasen las Devotas»!!, y por supuesto el Protocolo indicaba que la Primera Dama tendria prioridad y privacidad ante las demas feminas….al levantarse y dirigirse Concho hacia el Altar, dicese Artola interrumpio y dijo: «Han llamado a los de BOTAS, no a las de Sandalias!!!»..sera cierto??..PLOP

  35. Aaron

    Mariana Barreda de Osma casada con Manuel Justo Pardo y Lavalle era hija de Don Felipe Barreda y Aguilar, acaudalado hombre de negocios; el Matrimonio de Manuel Pardo con ella fue un matrimonio de fortuna que le permitio a Pardo ascender a la mas alta sociedad limeña y acceder a negocios grandes con los mas acaudalados del Peru

  36. George C Coscia

    Imagen Exclusiva !!! Nancy y Peter Paul dejando la Casa del Bombardero de Ceros chapeton, por la puerta falsa ! !……..es que en realidad juicios por coimas y carcel era lo que les esperaba si no abandonaban el barco ….como decia …YO !! desde 1980 : PPK tiene Cara de lo que NO es !!!!…..tremenda Ratuczynski!!
    http://nnimgt-a.akamaihd.net/transform/v1/crop/frm/silverstone-feed-data/cf37d2aa-1785-44da-bbf7-3022be02425c.jpg/r0_0_729_486_w1200_h678_fmax.jpg

  37. George C Coscia

    A Prepararse!!!..Kenji inscribio hoy en la Onpe su Partido : GARFIO 21….
    Foto del susodicho saliendo del Registro
    https://assets.trome.pe/files/article_main/uploads/2018/01/29/5a6ff92f23a2a.jpeg

    Curiosamente, alcanzar la Presidencia fue el sueño de Kanji desde que fue aprendiz de niño-corrupto …ver foto
    https://s3.amazonaws.com/livebookswordpress/uploads/sites/411/2011/12/stc005.jpg

  38. Diana Ortiz

    Hasta que año estuvo casado Belaunde Terry con su primera esposa?

Deja una respuesta

Your email address will not be published.
Required fields are marked:*

*