© 2011 . All rights reserved.

"Igora Royal" (1971-78)

Comercial peruano de "Igora Royal" (1978). Arriba: Aviso publicitario de 1971.

Quizás más de uno ha acompañado a mamá al salón de belleza y esperado mientras ella estaba en la secadora de pelo, leyendo su "Vanidades" o la clásica revista "Gente" (con su sello de “Cortesía”).

Muchos salones de belleza tenían, aparte de su puerta de fierro Cassado, su clásico portal de madera que estaba compuesto por una puerta de vaivén con vidrio pavonado y a los costados un par de vitrinas donde los dueños solían poner pelucas, catálogos con muestras de tintes, además de los productos auspiciadores. Estos “portales” eran subvencionados por alguna marca auspiciadora sea "Wella" (la principal), "Silueta" --hoy "Schwarzkopf"-- que en español significa “silueta (negra)”-, "Indola" o "Miss Clairol". También existían otras marcas presentes en los salones como "Pond´s", "Hinds", (con la publicidad con Silvia Maccera) "Nivea", "Helene Curtis" y otras que a quienes frisamos los 40 no nos son extrañas. "Igora Royal" del que mostramos material, es un tinte para el cabello para salones de belleza que Schwarzkopf lanzó en 1960, y que se ha convertido en una marca insignia manteniéndose en el mercado por más de 50 años.

Los salones de belleza tenían grandes secadores de pelo (secadoras de pie) de marca Indola. Eran también peculiares sus letreros iluminados (técnica que empezó a difundirse en los 60s). Estaban hechos de plástico termoformado (fiberglass semiopaco para ser exactos), es decir, las letras y demás detalles, estaban moldeados al vacío, pintados luego, armados e iluminados con tubos flourescentes (aunque no todos tenían luz interior). Algunos de estos viejos letreros los podemos encontrar aún por Lince, Jesús María o Breña. Todos están despintados o quebrados por la acción del calor solar. Es de resaltar que algunos restautantes y lavanderías de la época
también usaron este tipo de letreros. Pesaban una barbaridad!

Arriba: Aviso de Igora Royal (1981)

La competencia de marcas y productos dentro de cada salón de belleza eran tremendas. No existían ni la verticalización, la exclusividad o la esponsorización de hoy en día. Todas podían competir al mismo tiempo, es por eso que podíamos ver tantas marcas juntas. Y productos también.

Entre los más recordados y exclusivos salones de belleza de los 70s y 80s estaban el de “Silvio Coiffure", propiedad del famoso peinador "Silvio", que junto a "Chocco" fueron los peinadores estrellas de la “alta sociedad” limeña de los años 70 y 80, así como de reinas de belleza, primeras damas y artistas nacionales y extranjeras que llegaban a nuestra capital.

Texto colaboración de Upgrading

12 Comments

  1. Diego Mamani

    Que recuerdazo! Y el video en excelentes condiciones.
    Feliz año nuevo a todos los arkiveros!

  2. Max

    Recuerdo muy bien la tonadita de la chica cuando dice… «Igora Royaaal»…
    Hago como las chicas del aviso, brindo con todos… Feliz año!

  3. Gregorio Huaroto

    Hoy en día el tinte de pelo no sólo es para las damas. Varios caballeros, sobre todo políticos, se ven con «tintán» para disimular la edad o el paso del tiempo…Felíz Año Nuevo para Todos!

    GH

  4. Patrick

    Yo recuerdo un salón de belleza que daba servicio al canal 5, se llamaba Roberto y estaba en la cuadra 12 de Brasil, debe de haber funcionado hasta mediados de los 80’s, al costado de la actual Galería Brasil, nunca entré ni conocí al dueño, mi viejita no se peinaba en ese salón, prefería a una vecina que había montado su salón en su casa, muy bien equipado, aún recuerdo el olor de la laca, a mediados de los 60’s (yo tendría 4 años) me veía forzado a acompañar a mi viejita que religiosamente, si mal no recuerdo, una vez por semana se atendía en el salón de la vecina, no puedo recordar el nombre, tiempo después descubrí que los hombres podía optar por otra opción sexual ya que 2 o 3 años después se atendía con un señor de nombre Freddy que solapaba su opción sexual vistiéndose a la moda unisex de finales de los 60’s, no lo recuerdo con vestimentas muy de mujer, con las justas algo de pelo largo y la cara algo cuidada. Con una sonrisa evoco las peripecias de mi viejita para explicarle a su pequeño retoño, que el señor Freddy no era tan señor pelo en pecho y bien macho como, según la época, en casa se pregonaba que debía ser un hombre, aún recuedo a mi viejo cantarle a mi hermano recién nacido: «Miguelito, los hombres no lloran», a Dios gracias nuestra sociedad ha cambiado en ese aspecto.

    Para finalizar, recuerdo que los peinados de la época eran muy parecidos a los de las cantantes de B’52, los que se ve en la publicidad son distintos a los que recuerdo en los 60’s.

    Sea la ocasión para desearles a todos un buen año 2012, que todas sus expectativas sean colmadas y la alegría llene sus hogares y corazones

  5. tino guzman

    Patrick, a ese peinado le llamaban «Bombé» mi viejita lo usaba en sus años mozos, luego apostaría por aclararse el cabello y como siempre fue autodidacta, ella misma lo hacía en casa y me mandaba a comprar «agua oxigenada de 60» , el boticario te lo daba en la marca Wella y eran tubitos de plástico marrones con circulitos que por dentro contenían agua oxigenada, los había en 40 , 60 y 80 grados, si la memoria no me falla.

  6. tino guzman

    Y por cierto un feliz año a todos los amigos arkiveros y que sigan los recuerdos, cada vez más lejanos pero muy cerca del corazón.

  7. Omar Arturo

    Algo recuerdo que las secadoras de pelo las vendían por la avenida Colmena, frente a la parte lateral del hotel Bolivar, en un segundo piso y claro que recuerdo esos salones con la puerta vaiven y las vitrinas laterales, a la vuelta de mi casa había una de la señora Nelly, mi mamá siempre se atendía ahí.

    Saludos arkiveros y que tengan un buen año 2012 y que sigamos recordando las buenas épocas. Un abrazo.

  8. Javier G

    Cuidao!! Schwarzkopf , quiere decir, en alemán estricto, «cabeza negra», y posiblemente se referían básicamente a la cabellera (lo que en español peninsular significa «morenas»). lo de silueta negra a ver si es un exceso racista…

    • Diego Mamani Crevani

      La traducción literal es «cabeza negra», sin embargo, teniendo en cuenta el logo, que es una silueta en color negro, queda clara la intención del nombre. Y no, no es nada racista.

  9. Sí, es verdad, Schwarzkopf significa “cabeza negra” y no “silueta negra”. «Silueta» era el nombre en español de la marca.

    Que yo sepa, “Silueta negra” no es una expresión racista, sin embargo en ciertos países sí se suele utilizar la expresión “cabeza negra” para reseñar despectivamente a un extranjero.

  10. Actualizado: Aviso de Igora Royal (1981)

  11. Peparias

    Alucinante, el otro día acompañando a mi esposa por unas galerías en Jesús María (me parece que era en Arnaldo Márquez) encontré un salón de belleza o peluquería que aún conserva el portal de madera con vidrio pavonado y las puertas vaivén que creía que ya habían desaparecido a fines de los 80’s. Fue como retroceder 40 años de golpe.

Responder a Javier G Cancelar respuesta

Your email address will not be published.
Required fields are marked:*

*