((( La Lista ))) # 17

Nuevos papanatas:

Las películas italianas de los cochinos hermanos Trinity (Terence Hill y Bud Spencer): “Me llaman Trinity”, “Jugamos con los hipopótamos” y “¡Mas fuerte muchachos!”. Estas cintas que empezaron como parodias de los spaghetti westerns rompieron taquillas en los años 70 y crearon la moda de rodar películas western donde el estilo humorístico se imponía a la violencia.

La obra de teatro “La chicha esta fermentando” de Rafael del Carpio que en la época de Velasco la repitieron por televisión hasta el aburrimiento.

Las rumbas españolas tipo “Borriquito como tú (uh, uh) que no sabe ni la u (uh, uh)”, típicas en las fiestas de los mayores. Vergüenza ajena en su tope.

Las revistas policiales como “Testigo” de inicios de los ochentas. Su especialidad era mostrar cadáveres a todo vomitivo color.

“Mac Perro”. Un personaje que era peor que tus viejos, te mandaba a dormir, a estudiar, incluso tenía su llamada para almorzar, pero yo a esa hora ya estaba en el colegio

Los cines de barrio como el Bolivar, América y Odeón, llenos de pulgas y pericotes que salían en plena película a pedirte canchita.

Los raspadilleros con hielo y colorante cuya procedencia era mejor no enterarse.

“Daniel Boone”. Un personaje bonachón que era un mediador de los problemas que surgían entre blancos e indios en el viejo continente americano. Siempre estaba acompañado de su amigo el indio “Mingo” y con su típico sombrero con cola de mapache.

El león de Nescao.

Más sobre los canjes, que en los setentas eran ley para promocionar cualquier producto, muchas veces lo canjeado no tenía nada que ver con el producto auspiciador. Me acuerdo de los Bólidos de Kolynos (con su rampa de lanzamiento accionada con liga), los Jets de Astra (parecidos a los que vendían en el parque Salazar), los Troncomóviles, los trompos de Fanta, los muñequitos de Pluto, los manteles de Astra, los inolvidables platos de Ajinomoto. Mi mamá era jefa de tiendas Lavaclin así que no me perdía ni un canje.

Cuando Pelé anunció su retirada del fútbol y su paso a la canción. “El Rey” incluso sacó un disco con canciones de Sergio Mendes.

El personaje del “Rey Royalón” y toda su corte que venía en las cajitas de gelatina Royal.

Las radios que daban cadena nacional a las ocho de la mañana y a la una de la tarde para informarnos la “Hora oficial peruana de la Marina de Guerra del Perú”.

Los famosos “mercados del pueblo” de la época de Alan García. Tenías que pasarte todo el día haciendo cola y encima te sellaban el brazo para que no vuelvas a comprar.

“Capitán Futuro”. Un personaje anime de fines de los setentas, con su grupito conformado por Otto El Metamórfico (un gordito de sombrero tipo Village People), Grog, un robot con chaleco y el Dr. Simon que era un cerebro de genio flotando en su nave. Un contemporáneo de Futuro era el Capitán Raimar (alias Harlock), un atormentado pirata espacial que surcaba el espacio con la única intención de labrar un dulce futuro a los mortales. Se lo reconocía porque tenía una impresionante cicatriz (parecía que lo habían agarrado en los Barracones), y su look “peinado cachetada”. Es decir, pelo largo y revuelto, muy de moda entre los animes de esas épocas.

El capítulo de “Sport Billy”, cuando el cabezón Billy llega al Perú para participar en un campeonato de caballos de paso.

Guillermo Dávila y la telenovela “Nacho”. Como toda telenovela, narraba la historia del romance del pobre (Nacho Gamboa, un patita bastante flojo al que se le pegaban las sábanas) y una chica burguesa (Alba Roversi). Nacho conquista a la chica con su estilo desenfadado y canciones como “Sólo Pienso En Ti” y “Tiempo Libre”.

Electrodomésticos Westinghouse. La marca inglesa Westinghouse fue una de las primeras en lanzar a la venta aparatos de televisión.

“Clue Club”. Serie que era un calco del argumento de Scooby Doo, sólo que con dos perros sabuesos detectives y la típica pandilla mixta de chicos. Era parte del show del “Club de las pistas” (Skatebirds).

La promoción de los Chapis de Inca Kola, con unas chapitas chicheras.

Las recordadas máquinas de escribir para hacer las asignaciones del cole y la universidad: Olivetti, Olimpia (exclusividad de Enrique Lulli). Si te equivocabas tenías que meter tu hojita en blanco y tipear todo de nuevo. Y en caso de entregar copias había que meter con cuidado 2-3 hojas de papel carbón “Pelikan”. Qué tiempos.

“De que se pega, se pega”, Slogan del desodorante Mum: “Bolita mágica”.

La revista deportiva “Otro Gol”.

La muerte en ruedo del torero Francisco Rivera “Paquirri” después de una impresionante cornada en 1984. Gigante Deportivo disecó la escena mostrándola en cámara lenta cada media hora.

El entierro de Velasco, transmitido por televisión y en cadena nacional. Claro, no quedaba otra…

El tobogán gigante de Pepsi, había uno en Lince y otro en la Costa Verde. Te deslizabas sentado sobre un saco de yute para papas.

Hermelinda Linda y Aniceto. Dos brujos deformes que no acertaban una. Fueron parte de la época de oro del cómic mexicano, cuando en los kioskos amarillos Adams podíamos encontrar clásicas historietas como las oscuras Lágrimas y Risas, las historias cadavéricas de Mitos y Leyendas Mexicanas, además de Memín Pinguín, Capulina y Zor y los Invencibles.

Cuando al Chavo del Ocho lo acusaban de choro (todo por culpa del señor Hurtado) y todos los de la vecindad le gritaban: “¡Ratero! ¡Ratero! (con eco), y el Chavo se quitaba de la vecindad con su atillo al hombro y ponían esa música súper triste que era solo un coro de “uuuuuuuuuu…” Llanto total.

El slogan de talcos Mimi y su clásica tonadita: “Mi mamá me mima con Mimi… que linda es mi mamá”.

La serie de Boris Karloff que con sus ojos grandes y ojerosos no necesitaba hacer películas para provocar miedo.

Los sorbetes marca “K-ñita”.

La promocionada colección de muñequitos y naves de Ultra Siete de Basa que causaron furor en el cole. Venían en unas burbujas plásticas pegadas a un cartón, con moustruos, naves, robots, además de Ultramán y Ultrasiete junto a la collera del Escuadrón Ultra (creo que aún puedes encontrarlos en algunas piñaterías de Mesa Redonda).

Arturo Yamasaki. Renombrado árbitro peruano. En el mundial de Chile 62 agarró a Garrincha, el mejor de ese mundial y lo expulsó.

El chocolate “Super Leche” de D’onofrio.

El comercial del detergente Magia Blanca, donde salía un marinerito jugando y pasaba un bus que pisaba un charco que lo bañaba de agua fangosa. Al llegar a casa su mamá le lavaba el uniforme y el chico decía: “¿Y a cuántos marineritos puedes dejar así de tiza, mamá?” y ella respondía: “Uy, hijo, ¡a todo el batallón!”.

Las marchas y canciones militares en los desfiles de fiestas patrias. Los himnos de la infantería, artillería, ingeniería y caballería. Y como olvidar la marcha con la que nos daban duro en los desfiles escolares, la popular marcha de las banderas: ¡Levanten bien los piernas caraj…!

Las gruesas monturas de carey para los lentes que usaban nuestros viejos y abuelos, típico de los setentas junto con la moda de las patillas tipo Simón Bolívar.

Las cadenas de lavanderías “Lava-Clin” (la del gato negro que decían inventó el lavado en seco).

“Este lado es triki, este lado es trak…” Rulito Pinasco moviendo la colita en el programa concurso “Triki Trak”.

Monetarias: Los cheque-billetes cuando el Perú se quedó sin billetes de verdad, los INTIS millón, las monedas de cinco soles con el cacharro de Túpac Amaru, los de sol con la llama, el billete morado de 5000 soles con Miguel Grau, los 500 con Quiñones…

Las zapatillas “Dunlop-Pocket” que venían con su bolsillito incorporado con pega-pega para guardar la propina.

“El Hombre de la Atlántida”. Serie de corta duración sobre el único sobreviviente de la ciudad de Atlantis, un anfibio-humano que para sobrevivir tenía que entrar al agua cada doce horas. La verdad que José Olaya le quedaba chico, se metía unos nados impresionantes y resolvía casos en doce horas (a veces volvía al agua, estaba un rato y salía para liquidar la situación). La serie fracasó en USA pero el actor Patrick Duffy se cobró la revancha poco después, integrando el plantel de la exitosa serie “Dallas”.

La Tele-escuela del INTE: “Llegó la hora de la tele-escuela, todos juntos vamos a aprender…” por el canal 7, a eso de las 4 de la tarde. Era un modestísimo programa estatal, la presentación era tipo Yola, es decir, niños corriendo, pero esto sucedía en un arenal tipo asentamiento humano (¿quién sería el genio?). Lo que daba más pena era cuando uno de los niñitos que corrían se iba de cara contra la tierra y ni se levantaba.

Los cortos educativos del Mono Relojero que lo daban en América. Era un informativo infantil donde salía un mono (el de Billiken) dándole vueltas a un minutero.

El Comercial de Guarana Backus donde salían unos chibolos disfrazados de “Los Magníficos” y que siempre al final, un chibolo negrito vestido a lo Baracus decía con voz ronca fingida: “¡Y alcanza para dos vasos!”.

El famoso libro “Amigo” que lo impuso el gobierno izquierdista-militar para hacerle la competencia a “Coquito” como el primer libro de lectura. Traía palabras para recortar y hacer oraciones; la primera era: “Tito juega con Dora”; en la siguiente página: “Pepe corre en el campo”; luego: “La mamá pasea con Rosita” y más adelante, la clásica: “María Chuzena techaba su choza”.

“Audacia es el juego”. Las serie de TV más ambiciosa de los setentas, cada capítulo duraba 90 minutos y tenía el presupuesto de un largometraje. El tema a tratar era el mundo del periodismo y las publicaciones y estaba interpretada por los colosos Gene Barry (El agente Burke), Robert Stack (Eliot Ness de “Los Intocables”) y el popular Tony Franciosa como el corresponsal de la editorial People, “Jeff Dillon”.

Chicha morada Festejo: “Rinde cuatro familiares de purito sabor”.

¡No te vayas, Hobo! La serie “El Vagabundo”, con las intrépidas aventuras del perro Hobo, un pastor alemán errante, que aparecía para ayudar a alguien y una vez terminada su labor se marchaba solo y sin rumbo fijo… sniff. Era una serie canadiense. ((( Audio ))) ↓

Las calcomanías de doble sentido, imitando conocidas marcas y que se pusieron de moda a mediados de los 80. Aún se pueden ver pegadas en algunos micros.

“Suave Camay”. Frase del comercial de jabón.

“Roy Rogers”. Uno de los grandes del viejo Oeste, cabalgando junto con su caballo “Tiger”. Roy Royers introdujo el estilo del vaquero con la guitarra bajo el brazo, era un tipo que entre golpe y golpe cantaba una melodía ranchera.

“All right con papas fritas”. Otra frase de “Mr. Johnny” (Rulito Pinasco).

El programa “Lobitos Deportivos” con Luis Garro.

Los buzos “Montti”. Clásico buzo del tío haciendo gimnasia en el parque del barrio, generalmente el color era azul oscuro (más parecía buzo de colegio).

La calata de “Amenidades”, toda una institución de la última hoja de Caretas, junto con el Concurso Canalla. Muchos ojeaban la revista dizque para enterarse de la realidad nacional. Y bueno…

Las bolsitas con “arrocitos” dulces de colores que traían como regalo imitaciones de billetes de 5, 10 y 20 soles, con el clásico sello “SIN VALOR”. Dolor de estómago seguro…

“El Panamericano”. Palpitante (?) noticiero de los años 70 que con su característica cornetita se convirtió junto a 24 Horas, en un símbolo de los noticieros del canal 5. La dirección estaba a cargo de Julio Estremadoyro y Alfonso Tealdo y junto a ellos en la locución, encontrábamos a Humberto Martínez Morosini, Ernesto García Calderón, Pepe Ludmir, Iván Márquez y Pepe Sagar quienes se conviertieron por muchos años en los emblemas de la noticia nacional.

El doctor Ramiro Gastón Gamio, notario que participaba en cualquier sorteo televisado. Lo único que hacía era aparecer para garabatear el cupón, decir: “es conforme” y con esa frase aprobaba al ganador.

La Lista # 17. ¿Aportes para “La Lista”? Envíalos a: cartas@arkivperu.com

3 Comments

  1. Mario

    Me mató la canción de Lobo el perrito vagabundo y la Cartula del libro Amigo… buena idea la de estos recuerdos

  2. George C Coscia

    Correcto, Yamasaki expulso a Garrincha, el mejor jugador de Brasil de ese Mundial 62 en la Semis por liarse a golpes y NO debio jugar la Final, segun las reglas (suspension automatica)I….PERO…como era Brasil, por supuesto que Garrincha tuvo Luz Verde por parte de la FIFA, ya que ellos siempren reciben ayuda en todos los Mundiales cuando lo necesita (recuerdan al ‘actor’ Rivaldo vs Turquia?) y por eso logra con “la suerte del campeon” tantos titulos (algunos merecidos indudablemente…otros??..ummmmm). Alemania VETO la participacion de Yamasaki en su Mundial de 1974, culpandolo de no haber cobrado un claro penal a Beckenbauer en la Semis Copa Mex’70: Ita-Alem (4-3 en tiempos extras)…. en dicha Copa, anunciaban a Yamasaki como ‘arbitro mexicano’, dado que como gestor y fundador de la Escuela de Arbitros en dicho pais , sus credenciales lo presentaban como Charro….orale!!!!

  3. erick

    pobre guillermo dávila que su país estaba mutilado política y económicamente por el chavismo y sus secuaces..
    Volviendo al tema, ojala Marin considere una entrada acerca de las películas de los directores (NSFW) Sergio Fulci y Dario Argento

Deja un comentario

Your email address will not be published.
Required fields are marked:*

*