((( La Lista ))) # 2

Nuevos adeptos:

La canción y el video de “Breakin’… there’s no stopping us” (Bailando nadie nos para) con Ollie y Jerry, tema musical de la película “Breakin”. En pleno furor del breakdance.

“Comiendo con Cattone” Programa de entrevistas donde Osvaldo Cattone invitaba a celebridades a cenar (Lo filmaban en el restaurante “Los Tenedores de Oro” en Miraflores pero lo hacían como si fuera en su casa). Empezaba cuando tocaban el timbre, Cattone abría la puerta y allí estaba por ejemplo el “ciego” Juan Carlos Oblitas.

Los carretilleros que cambiaban juguetes por ropa vieja:”¡Ropas, catres viejos, botiiiillas!!!”.

Los otros carretilleros, esos que cambiaban pollitos por ropa vieja (inaudito).

“Compañía Peruana de Teléfonos”. (Pedías un teléfono y tomaba cuatro años para que te lo instalen).

“La Casa de Cartón”. Programa infantil de fábulas y cuentos andinos en las épocas militares, cuando nos querían educar como cachaquitos. Se creó en el régimen de Velasco, después que el Ministerio de Educación prohibiera Plaza Sésamo por “alienista”. El programa era anunciado solemnemente como “El programa de la nueva reforma educativa”.

Carmen Pimentel, Denisse Fajardo, Cecilia Tait, Sonia Heredia, Gina Torrealba, Natalia Málaga, Rosa García, Cenaida Uribe… todas voleibolistas, algunas de ellas escalofriantemente todavía en actividad.

Las revistas eróticas como Zeta, con pésimo papel, súper misia, para los que no les alcanzaba para comprar Playboy, y Cinco: “La revista joven”.

El programa cómico “Los Detectilocos”, con Jenny Negri, entre otros. Habían dos patas que afanaban al personaje de Jenny Negri, era un cartero y un heladero. El heladero siempre que se aparecía decía: ¡Heeeladeeeeeeeeeroo!

“Sport Billy”. Personaje lanzado para el mundial de España 82 y que incluso tuvo su serie de TV. Era también la chapa de ley de todos los cabezones.

“¿Quién se quiere tomar mi vaso de leche?”. Lo decía el Tío Johnny, sobretodo en verano a las 4 de la tarde (había que estar loco para decir que sí).

“Franco, Franco que fue… ¡Franco Navarro!!!”. Narración de Elejalder Godos en el programa Ovación de radio El Sol, después del gol de Franco Navarro a Colombia en la Copa América 83. Perú quedó tercero y Navarro fue el goleador.

En los setentas, cuando se estrenaba una gran producción cinematográfica, esta estaba generalmente a cargo de Dino De Laurentis.

“Fe y Alegría” y su típica cancioncita: “Ponle alegría a la vidaaa.. ah, ah, ah… pa pa pa pa pá…”. Ya, ahí nomás.

“Con la fuerza de los rios, con la fe de tus montañas, pon coraje, pon tu corazón hermano…”. Frase de una magnífica promoción del canal 4 sobre la selección peruana rumbo a España 82. En éste, América Televisión nombraba la utilización del Morro Solar para sus nuevas transmisiones. Se veían imágenes de los jugadores en cámara lenta al ritmo de caballos de paso y la marinera y con la inigualable voz de Arturo Pomar.

El ¡Puaj! Era un juguete (?) en forma de una masa verde. La gracia era que daba asco agarrarla porque parecía moco. Venía con un tacho de basura verde de plástico y se guardaba en la refrigeradora para que se conserve.

Las películas eróticas de “Taboo” (De la 1 hasta la 16), las Cicciolinas, las” Gargantas Profundas”, las “Emmanuelles” o “El Imperio de los Sentidos”. Como olvidar al cine Imperior, al cine Colón, a Don Fernando, a Ron Jeremy, a “Seka, La Erótica”, ¡y a ese actor porno que se parecía a Tom Selleck!

En los setentas, antes del noticiero de mediodía (“El Panamericano”), daban “El gol de pinturas Vencedor”. Lo pasaban con música y lo retrocedían y avanzaban según la música. (Un redactor de ARKIV entró en estado de coma después de éste recuerdo).

Las impactantes imágenes en los noticieros del accidente del animador Kiko Ledgard, cayéndose de un segundo piso. Kiko era conocido por su agilidad y estaba acostumbrado a hacer piruetas ante las cámaras. Esta vez, estaba en una conferencia de prensa en el Hotel Country Club. Fiel a su estilo, se le dió por hacer equilibrio sobre la baranda del segundo piso pero pierde el control y cae de cabeza al vacío. La imagen de Kiko, tirado en el concreto con su cuerpo bañado en sangre quedó grabada en la retina por mucho tiempo. (Foto: Caretas).

El apodo de “el ciego” se lo pusieron a Juan Carlos Oblitas cuando éste se puso a buscar sus lentes de contacto en el césped, después de anotar contra Chile. En la eliminatoria del 81, la consigna del entrenador uruguayo Roque Gastón Máspoli para el defensa que marcaba a Oblitas era: “¡Metéle el dedo al ojo!”.

En las elecciones a la alcaldía de Lima, un día antes, era un día de reflexión. Entonces no se podía hacer publicidad, y a un candidato se le ocurrió poner en cada anuncio la temperatura en Lima. ¿Adivinan quién era el vivo?… Grados Bertorini. No le valió, ganó Barrantes y su vaso de leche.

El túnel de La Herradura, antes no había paso peatonal, había que pasar corriendo por los bordes cuando no venía el “bussing” 54. ¡Decían que había murciélagos!

“La hora Inca Kola” en la Playa Herradura. (Audio ↓)

La serie cómica mexicana “Mi Secretaria” con Lupita Lara, su hermano el flojo Cesarín y el jefe (Pompin Iglesias) diciendo: “¡Lupita, que bonita familia, pero que bonita familia!”.

Cuando se necesitaba sangre o había una persona desaparecida emitían en el canal 5 el clásico “Aviso al servicio de la comunidad”, con una voz dando los datos: “Se ha perdido un niño de tez trigueña, rostro ovalado, llamar a estos teléfonos,” etc.

La academia de computación Cesca, a la salida en Wilson, se podía ver las tarjetas perforadas de entonces por los suelos.

En lugar de decir “está loco”, se hacía un cuadrado con los dedos índices.

El concierto de Niche en el Campo de Marte, llevó más gente que el Papa una semana antes.

“¡El Papa es charapa!”. Lo dijo El Papa en Iquitos (1985). No cabía duda que no tenía ni idea de lo que decía. Pero el júbilo del público fue total.

Allá por los setentas, la frase de moda era: ¡Ya tú ve pe!

Las zapatillas blancas de Educación Física. En esas épocas, las zapatillas blancas de material sintético eran una utopía. Las únicas al alcance eran unas zapatillas “Dunlop” monses de tela gruesa, con la punta y la suela de jebe. Bastaba jugar una pichanga en la tierra para que se estropeen.

¡Cuatro partidos de fútbol en un día! Para los pobres y a la vez afortunados espectadores de la “Copa Perú” (seguro terminaban con el poto plano). En el descentralizado se acostumbraban también a organizar “tripletes”. Por ejemplo: Boys-Chalaco, Cristal-Municipal y como plato de fondo: “U”-Alianza.

La racha de penales convertidos por el aliancista Freddy Ravello.

La racha de penales atajados por el arquero del Muni, Rudolfo Gamarra (en un partido le tapó dos penales al mismo jugador, Zapata de la “U”).

El duelo entre el especialista de penales de Alianza, Freddy Ravello y el atajador de penales del Muni, Rudolfo Gamarra. (Ravello hizo el gol pero Gamarra casi se lo tapa con los pies).

La leche en polvo con minerales “Protiban”. La vendían sólo en farmacias.

“¡Viva Piérola carajo!” (Frase ahora mismo ancestral).

“El libro gordo de Petete”. Eran fascículos educativos a cargo de un pingüino con chupón.

La leche en porongo, que según los vendedores “era de pura vaca”.

Cuando hubo problemas de harina en Lima surgió el “pan popular”.

Shampoo “Indola”.

En la Bajada de Reyes, el 6 de Enero, se comía el rosco, ahora hay poca tradición, incluso la frase se ha villanizado (aborto).

Las épocas de escasez. Cuando podías comprar solamente un kilo de arroz o azúcar. Si conocías al chino de la esquina te vendía más kilos por debajo de la mesa, mismo mafia. En esos tiempos hubo un escándalo con la alcaldesa de Lince, Meche Solaeche, que escondió varios sacos de azúcar.

“Italcafé, italcafé… todos los negros tomamos café”. Era la canción del comercial.

http://www.youtube.com/watch?v=gWV314cTri4

La película de Abbott y Costello contra Drácula, Frankenstein y el Hombre Lobo. La fórmula de estos personajes era bastante predecible: Costello veía algo fuera de lo común y llamaba a gritos a su amigo (¡Ey, Abbooott!) y éste que no le creía nada porque aparecía justo cuando el monstruo se iba. Monótono sí, pero esta película con Bela Lugosi como Drácula fue una de las mejores logradas.

El dólar MUC (Mercado Único de Cambio), un dólar a la medida de los apristas.

Fernando Belaúnde y su célebre frase de “Hemos escogido la lampa…” para florear sobre el significado del símbolo de su partido Acción Popular.

La casa fotográfica “Foto Hindú” y su típico símbolo.

“El show de Olga Guillot“, un programa buenísimo de hace mil años, al mediodía después de Villa Juguete.

El super héroe peruano de las tiras cómicas de El Comercio: “Super Cholo”. No tenía enemigos, así cualquiera.

La radionovela “El derecho de nacer”. Al malo de la serie, el señor Del Junco, lo esperaron en la puerta de la emisora y le pegaron un tiro. Sobrevivió pero… ellas también se enfadan.

La borrachera de Pablo de Madalengoitia en 24 Horas, le costó una suspensión.

Los cortes de las películas en los cines. A veces explicaban que “faltaba rollo”, y efectivamente, veías al motorista que llegaba con 4-5 rollos. Tecnología plena…

El directivo Víctor Nágaro. Era culpable de todo lo malo, hace mil años que no está y las cosas han empeorado.

Las canchas de fútbol de tartán en USA. Hubo un tiempo en que todo lo veían tartán. Aquí en el Perú los dirigentes prometían que la pista atlética del Estadio Nacional sería de ese material sintético (hasta ahora están prometiendo).

En 1983, tres boxeadores peruanos tuvieron como nunca la oportunidad de conseguir títulos mundiales en sus respectivas categorías ¡y los tres perdieron! Oscar Rivadeneyra en Canadá, Orlando Romero “Romerito” por K.O. ante Ray “Boom Boom” Mancini en Las Vegas y Luis Ibañez, también por K.O. en Tsu (Japón) ante Jiro Watanabe (foto).

“Chincha tierra de campeones, es cuna de buenos boxeadores.” Lo decía Mauro Mina, nuestro ex-campeón de los pesos pesados. ¡Familia!

La canción “Que viva Quincho Barrilete”. Nicaragüense, ganadora del festival de la OTI (1977). Pegó en el Perú, incluso después del concurso.

Esta anécdota es historia pura. Cuando Hitler hundió por error (?) el barco norteamericano “Lusitania” en Europa, ¡Perú le declaró la guerra! Menos mal que Hitler no sabía donde quedaba Perú. El valiente fue el presidente Pardo y claro, le declaró la guerra cuando quedaba un mes para que firmen la Paz.

El dúo musical infantil español “Enrique y Ana” que también tuvo su momento de gloria y grabó películas como “Enrique y Ana y los Coconuts”.

Los cuadernos de caligrafía “Palmer”. Que eran todo un lujo. Como de costumbre uno empezaba los cuadernos escribiendo con letra bonita y terminaban con tremendos garabatos.

Antes en Semana Santa no podías ni correr, te decían “no corras que Dios se molesta”. Sí, seguro que ese día Dios dormía a piernas sueltas y no quería ni el más mínimo ruido.

“Capitán Cachirulo y los galácticos”. Paupérrimo programa infantil de fines de los setentas, mitad Tio Johnny, mitad Star Wars. Cachirulo traumaba a los pobres chibolos con besitos volados y diciendo: “Un bechito para mis chingüengüenchones”.

La suspensión del concierto de Santana en el Estadio de San Marcos. Velasco no quiso que entrara a dar mal ejemplo: “Demostrado que sus actividades son contrarias a las buenas costumbres del pueblo peruano y al objetivo moralizador del Gobierno Revolucionario”. Eran los tiempos de las túnicas y los hippies.

Las revistas mexicanas “Pecado Mortal” y “Fiebre de Pasiones”. Eran algo así como fotonovelas eróticas.

Las películas del grupo infantil Parchis (Tino, Yolanda, Frank, Gemma y David) “La guerra de los niños”, “La segunda guerra de los niños” y “Parchis contra el inventor invisible”.

El concierto a beneficio de la Teletón en el teatro Montecarlo, donde se anunciaba al grupo Alaska y Dinarama que por cierto nunca se presentó.

“Parchis en vivo” en la Plaza de Acho (1982). Inolvidable…

El capítulo de la serie peruana de los ochentas “Gamboa”, en la que aparece como invitado especial “El Nene Cubillas”. Un clásico.

Los cumpleaños en “El Rancho”, una pollería con nombre. En resumen, igual que todas pero con columpios.

“La Más Más del verano”. Un ranking musical de Radio Panamericana mostrando video clips en pantalla gigante (tan gigante era que se veía a las justas). Primero en el Campo de Marte, después trasladado al Amauta y finalmente en la plaza de Acho. La vez que lo hicieron en Acho había gente que se bajaba al ruedo y se ponían a bailar en toda la tierra. Era un espectáculo aparte.

El FRENATRACA. Partido político de los ochentas. Su lema: “¡Marca el símbolo del chullo!”.

Los “Galaxy Warriors” una alternativa económica a los muñecos de He-Man.


“El Chavo del 8 y su vecindad” en vivo en el Amauta: Quico se pelea con el resto y no viene.

Los Village People en el Amauta: ¡Macho, macho man, I’m just wanna be, your macho man!…

El mundial de vóley “Perú 82” en el Amauta: Perú arrasa pero termina mal, perdiendo la final contra China por 3-0.

El “Miss Universo” en el Amauta (1982). Ganó Miss Canadá. La Miss peruana tuvo el mejor traje típico. Algo es algo.

“El Club de Menudo”. Frecuencia 2, 1982.

El Banco Hipotecario, con su slogan: “El mas sólido del Perú”. Desapareció en la época de Alan García.

Cuando por el mundial de España 82 salió una promoción de gaseosas “Lu-Lú” que regalaban unos chimpunes hasta las huevas.

El clásico aviso de Charles Atlas o “El alfeñique de 44 kilos que se convirtió en el hombre más perfectamente desarrollado del mundo”. El aviso era en forma de tira cómica y mostraba a un escuálido que después de ser humillado en la playa, decide tomar riendas en el asunto y contacta a Charles. Después de someterse a unos dias de entrenamientos (el tal Charles seguro tenía el botiquín lleno), el flaco regresa con el cuerpo de un físico culturista y no solo abolla al abusivo sino que gana la admiración de todos los cueros de la playa.

El programa cómico “Humor Redondo”. Entre los integrantes estaba Alex Valle, que estaba tan senil que se acordaba de como terminaban sus chistes media hora después de contarlos.

Los “Walkman”, que eran prácticamente dos cajas rectangulares. Te los ponías en las orejas y te servían de parlantes a la vez. En uno de ello tenías para sintonizar la emisora que deseabas y en el otro estaba el volumen y también la infaltable antena telescópica.

“U”-Boca en el Nacional. Germán Leguía quiso cambiar la camiseta con Brindisi del Boca. Él dijo no. Lógico, el número 5 de Leguía le llegaba a la nuca. Años misios en la “U”.

“Para todo el mundo con mucho amor”. Frase de Pelé en sus cortos sobre los mundiales, haciendo el gesto de la “V” de la victoria y estampando su firma.

Las campañas de publicidad con suspenso. Cuando en los carteles ponían solamente partes de los textos o frases como “ya viene” para después de unas semanas mostrarte el producto.

El gran incendio en el edificio La Colmena en 1977. Hubo gente que se arrojó al vacío tratando de salvarse.

Los discos de 33 y 45, en estuches de papel con los logotipos de las casas disqueras como EMI, Odeón, El Virrey o IEMPSA (Industrias Eléctricas y Musicales Peruanas).

Brooke Shields, la bella actriz norteamericana de “La Laguna Azul” y Phoebe Cates, también actriz, que quizo seguir los pasos de Brooke en la película “Paraíso” (un infame intento de hacer algo como “La Laguna Azul” pero hasta el perno).

Una prenda clásica es la famosa Guayabera, una especie de camisa con cuatro bolsillos en la parte de adelante (usualmente para poner lapiceros o cigarrillos). Es aún moda popular entre los tíos.

El cómic de “Chana”. Cómic peruano, empezó como tira cómica en un periódico, pero solo salió un número y nunca más salió. Fracasó en ventas.

“Perú, tierra de campeones”. Esto se decía en 1975, Perú campeón sudamericano de fútbol, vóley y baloncesto femenino. Otros tiempos…

“Perú, tierra de arqueros”. Esa no es de mi generación, no sé que hace aquí.

La Lista #2. 2002. ¿Alportes para “La Lista”? Envíalos a: cartas@arkivperu.com

5 Comments

  1. rafael

    En plena Primera Guerra Mundial, el 4 de febrero de 1917 entró en vigencia un decreto del Imperio Alemán por el cual sus buques y submarinos hundirían todos los barcos de países neutrales que transporten abastecimientos a Francia e Inglaterra. Al día siguiente el buque peruano Lorthon, capitaneado por Frank Sanders, que navegaba en aguas españolas, fue torpedeado y hundido con las 2200 toneladas de salitre que llevaba.

    El gobierno del presidente José Pardo y Barreda, mediante el canciller Francisco Tudela y Varela y nuestro embajador en Berlín Von der Hyden exigió una indemnización para los propietarios de la nave (Sociedad Rocca y Miller), el desagravio a nuestra bandera, castigo a los responsables del ataque y garantías para los buques mercantes del Perú durante la Guerra.

    El gobierno alemán se negó rotundamente alegando que el buque tenía inscripción inglesa, tenía capitán norteamericanos y llevaba insumos para la fabricación de explosivos. El Perú respondió que la Lorthon era peruana desde abril de 1914 (antes que estalle la Gran Guerra), el capitán Sanders estaba nacionalizado peruano y el salitre era distribuido como fertilizante para el mercado de un país neutral como España.

    Como Alemania no dio las satisfacciones que el Perú exigía, en 1918 el presidente José Pardo, rompió relaciones diplomáticas con el Imperio y tomó posesión de sus buques mercantes en nuestros puertos. Es de resaltar que rompimos relaciones diplomáticas.Le declaramos la guerra.

  2. Jose Horna Diaz

    jajajajaja me dio mucha risa el recordar que yo era un flaquito medio loco y un dia recorte el cupon que venia en una revista y lo envie a charles atlas…..aun sigo esperando la milagrosa respuesta

  3. Frank Edgar

    “La Casa de Cartón” no era un programa para educarnos como cachaquitos. El hecho que la dictadura militar prohibiera la versión mexicana de Plaza Sésamo no significaba que todo lo que hiciera estuviera mal. En la tv el Instituto Nacional de Cultura (con Martha Hildebrandt a la cabeza) tenía un programa diario en horario estelar (ya quisiéramos que eso pasara hoy, ¿No?) Y la “Casa de Cartón” (nombre del célebre poemario de Martín Adán) era un programa muy adelantado a su época, en donde se daban valores de igualdad de género, respeto a los compañeros, multiculturalidad, con música del desaparecido maestro Adolfo Pollack, y la participación de gente como Jorge Chiarella Kruger o de jóvenes talentos de lo que en el futuro sería TELBA, fue un precedente de lo que se podía hacer localmente en tv. Lástima que la duración de estos programas fue efímera. Hay que separar la paja del trigo a la hora de hacer historia.

    • Creo que la “La Casa de Cartón” así como otras expresiones del gobierno militar tuvieron muchas veces buenas intenciones, pero tampoco podemos negar que en muchos casos proclamaban entre líneas su detesto a la cultura extranjera y la pintaban como dañina y hasta maligna.

  4. Frank Edgar

    Dos errores mas. Hitler no hundió el Lusitania, fue el Kaiser Guillermo. El Banco Central Hipotecario no cerró con Alan García, sino con Fujimori. Y con ese banco cerraron prácticamente todas las mutuales de vivienda (Mutual Santa Rosa, Mutual Perú, Mutual Puerto Pueblo, la CCC, etc)

Deja un comentario

Your email address will not be published.
Required fields are marked:*

*