© 2012 . All rights reserved.

"Modelos publicitarias" (1978)

Arriba: Milagros Miró Quesada en campaña "Vinos de otoño" para Yanbal (1978)

Bellas apariciones poblaban la fantasía del gran público. Generalmente eran rostros que se sucedían en publicidades de revistas, cine y TV. Relajaban a muchos, interrumpiendo la masacre de una serie policial y, en esos años, uno que otro ex abrupto político. Nos eran familiares, y las veíamos con mayor frecuencia que a nuestra actriz favorita. Aún así pocos sabían quiénes eran y aquí revelamos la identidad de algunas de estas modelos de fines de los años 70.

FIORELLA FERNANDINI

Maquillándose en un camarín de Telecentro se mostraba como una joven inquieta y vivaz. Respondía con celeridad cada pregunta y la corregía de inmediato antes de salir al aire en el programa “Para Ganar, Hay Que Tratar“, donde trabaja como presentadora junto a Pablo de Madalengoitia

Tenía entonces 18 años y desde los 14, hacía comerciales. Se la veía también, en promociones de Max Factor, champú Sedal y Crevanl. "El modelaje tiene sus ventajas. Una gana en un comercial lo que ganaría un mes en una oficina", decía.

Sentimentalmente estaba ligada a Robert Booth, estudiante en USA y le gustaba escribir cartas. Fiorella estudiaba decoración y amenazaba con proyectos originales de discotecas y cárceles de mujeres. Además, era aficionada al teatro. Ensayaba también en esos días, una pieza experimental titulada “La Luz en la Oscuridad".

 

ASTRID FRICK

Astrid trabajaba como recepcionista en una compañía de ingenieros urbanistas ante una central telefónica, con uno de esos ultramodernos aparatos salpicados de lucecitas. Allí, precisamente, Yanbal la llamó un día y le ofreció un contrato en exclusiva con un sueldo anual de seis cifras. Astrid cerró trato y juró, en nombre de todos los productos Favel, no promocionar otras firmas.

Astrid, de 21 años, estudió en el colegio Belén. Empezó haciendo publicidades en catálogos, pasó a revistas y luego al cine y la TV. En 1978 se la veía en el comercial “Pestañas Perfectas”. “El modelaje es profesión seria”, decía. "Lo considero un trabajo a dúo, una operación mágica que se logra cuando Julio Menchelli, mi fotógrafo, y yo coincidimos en un punto preciso".
 

MARÍA DEL CARMEN NARIO

Una pareja de italianos arribó a Piura para pasar su luna de miel. La ciudad les gustó y decidieron afincarse. Nueve meses después nació una linda piurana, María del Carmen Nario, scorpiona, de carácter fuerte y de faz delicada. Ella, era entonces, la chica de "Angel Face".

Su descubrimiento se debió a una joven promotora que, en un recuento de las chicas bonitas de su clase, la eligió. María del Carmen, de 23 años, estudiaba secretariado ejecutivo, administración de empresas y relaciones públicas. Combinaba, sin problemas su profesión con el modelaje y no tenía enamorado. Trabaja incluso los sábados hasta las 8 de la noche.

“No pienso dedicarme al modelaje", declara. “Ese rubro acaba, por lo común a los 30 años. Yo prefiero la estabilidad de mi trabajo".


Abajo: María del Carmen Nario en campaña de navidad para Yanbal (1972)

Milagros Miró Quesada modelando un uniforme de azafata de Aeroperú (1973).

MILAGROS MIRÓ QUESADA

Su sonrisa y dinamismo vendía la línea "Kuikys" de Yanbal, donde Milagros de 22 años, aparecía montando bicicleta, jugando ping-pong o asomándose por la ventanilla de un auto. Trabaja en reservas de Pan American y viajaba dos ó tres veces al año. Salvo África, conocía todo el mundo.

Su nombre, Milagros, procedía de una amistad. Su madre y la madre de Milagros Mujica, otra espléndida modelo, eran muy amigas y optaron por ponerle nombres idénticos a sus hijas. Milagros jugaba tenis casi a a diario, y el posar para un fotógrafo le parecia una experiencia divertida y relajante, que le proporcionaba un cambio necesario en su trabajo de todos los días.

Milagros Miró Quesada Martens, hoy, vicepresidenta del directorio del diario El Comercio, es hija de Aurelio Miró Quesada Sosa, que fuera director general del diario El Comercio, como también lo fue su abuelo, Aurelio Miró Quesada de la Guerra.

 

SANDRA MADUEÑO

A los 17 años, Sandra atendía en un stand de la Feria del Pacífico. Hablaba con muchos chicos: clientes verdaderos y falsos. De pronto cayó un fotógrafo, sacó su cámara, la miró fijamente y le propuso hacer un comercial.

Desde ese día han pasaron diez años, Sandra llegó a filmar incontables comerciales, tanto en cine como en TV. Ella era la chica Shulton, y la chica Old Spice "que todavía no le conoce bien los gustos" a su presunto galán.

Vivía en Miraflores y trabaja en una agencia de publicidad como dibujante pero también dibujaba en su casa haciendo retratos y paisajes, a punta seca, en un estilo detallista. Acerca del modelaje, la chica de los ojos azul añil opinaba: "Para ser fotografiada debo establecer contacto con el fotógrafo. Necesito conocerlo. Solo así puedo establecer una expresión acertada".

 

CARMEN RUIZ ARTOLA

Para Carmen Ruiz su lanzamiento fue una sorpresa. Su amigo Julián Pardo, fotógrafo profesional, la invitó a una fiesta de amigos comunes, A media tarde, Julián empezó a disparar fotos. Dos semanas después, Carmen apareció en la carátula de una revista limeña. Claro, se peleó con Julián, pero al cabo amistó y se dedicó al modelaje.

Arriba: "Pour le bain" de Yanbal (1973)

Carmen, de 23 años, hizo comerciales para Rexona, Míster, Polypima, Canada Dry, Kodak, ec. También firmó contrato de exclusividad con Yanbal. Estudiaba decoración, hotelería e idiomas. Divorciada y con una hija tenía como hobby la fotografía, además de desempolvar su vieja vocación literaria, empezando a escribir cuentos.

"Entiendo la fotografía como de ser fotografiada", dijo. "El modelaje es la mitad de la fotografía publicitaria".

 

BÁRBARA PEZ

Haciendo honor a su apellido, Bárbara Pez era una chica escurridiza, a quien no le gustan las entrevistas. Modelaba para Yanbal, además de campañas para D’Onofrio. Encarnaba la imagen de la adolescencia fresca y espontánea. Pero, personalmente, resultaba lo contrario. Pensaba y hablaba con seriedad.

Bárbara, entonces de 19 años, e hija de padres italianos, nació en Lima y trabajaba como "station hostess" en Braniff Internacional. No pienso dedicarme al modelaje", declaró. "Este oficio no satisface las ambiciones de mi vida". Le gustaba el deporte, pero nunca salía de pesca.

Fuente: Caretas. Material publicitario perteneciente a Aeroperú, D’Onofrio, Yanbal, Clinic. Derechos reservados a los autores.

19 Comments

  1. Me acuerdo del comercial que protagonizaba Sandra Madueño, en el que pedía todos los productos Old Spice y luego de rodearlos con su brazos le decía al vendedor: «Es que todavía no le conozco bien los gustos». Y Milagros Miró Quesada, definitivamente inolvidable en los avisos de Yanbal. Uno recuerda a esas modelos, que no eran simplemente bellos rostros, sino que tenían un ángel, un «je ne sais quoi», que hacían que sus imágenes, sus sonrisas queden fijadas en nuestros recuerdos. ¿María del Carmen Nario no aparecía también en un comercial de Champú Clinic?

    • Efectivamente, la foto mostrada se utilizó además para una campaña de champú Clinic:

      También agregué un aviso de esta modelo para navidad de Yanbal en 1972.

  2. julio césar

    La modelo Bárbara Pez tiene un enorme parecido tiene un enorme parecido a Bárbara Cayo. ¿Serán familia?.

  3. Hilbert Zeballos

    Esas modelos tenian una clase que les venia de cuna… Que contraste con las modelos de ahora!!!

    • La tendencia que describes en tu posteo se mantuvo hasta mediados o finales de la década de los 90, período en el que comenzaron a saltar a la palestra modelos muy guapas, pero de un nivel socioeconómico inferior y propensas a los escándalos mediáticos. En los 80, por ejemplo, nombres como Fiorella Vento(la ex de Reimond Manco) no tendrían lugar en el mundo de la publicidad, no por una cuestión de discriminación por raza o condición social, sino de clase.

  4. Patrick

    Hace unos minutos, en el programa TEC, han mencionado a ARKIVPERU como una buena página donde se puede encontrar recuerdos relacionados a publicidad, música y otros.
    Felicitaciones a TODOS
    Patrick

  5. Javier G

    Qué bien se vestía (alguna) gente en los setentas. Ese aire campestre- hippy-miraflorino de Barbara Pez comiéndose un sandwich D’onofrio, ese uniforme de Aeroperú del 73 que hoy parecería de vanguardia!!

    Y no tenían que mostrar tanta t… y tanto c… como las modelos de hoy.

  6. Juaneco

    Los 70´s marcaron una época, a pesar que los productos Yanbal eran de consumo popular, eran promocionados por modelos de alcurnia como Milagros Miro Quesada. A pesar de las limitaciones técnicas de la época estas modelos impusieron estilo y clase a diferencia de ahora. La verdad que se les extraña.

  7. Cornelius

    Arkiv:¿como se llamaba la modelo que hacía el comercial de Clinic?era bellisima de ojos claros soñadores,ese comercial salió allá por 1997,espero tu respuesta o de alguien que sepa su identidad,saludos.

  8. Mario Lopez

    La publicidad no es sino una extensión de la sociedad. El Perú de los setentas y ochentas no había conocido aún la informalidad como doctrina. Esta es una ley para las olas de emigrantes a Lima durante y después del senderismo en los ochentas. De ahí que para este nuevo Perú, la mujer sea solamente un mueble, un objeto, y de ahí la existencia de la prensa-basura y su pléyade de modelos, una tras otra, sin trayectoria y que solamente saben existir por medio del escándalo.

    • jshagfioy w4379ty3n

      Sobre la informalidad, un importante porcentaje del suelo urbano de Lima es producto de invasión, es decir, de tomar lo ajeno. Me pregunto si la informalidad en los nuevos limeños no será como parte de su ADN.

    • Diego Mamani Crevani

      Eso de echarle la culpa de todo a los inmigrantes, tiene un tufillo fascista

  9. jshagfioy w4379ty3n

    Lo discriminatorio es dar por hecho que al inmigrante e invasor no se le puede exigir respetar la ley y la propiedad como si se hace a un sueco, inglés, alemán, etc., es decir, se le trata como a un eterno menor de edad, inimputable e irresponsable por sus actos.

    • patrick

      Sobre el particular expongo la teoría que los políticos usan a esas personas necesitadas como clientela política y los invasores los usan como medio de conseguir sus propósitos, eso quiere decir que existe una suerte de simbiosis entre ellos para conseguir, unos un terreno gratis y con todos los servicios que pagamos todos con nuestros impuestos, ojo si alguna vez has ido a uno de esos bancos de fomento, solo les otorgan a aquellos que tienen terrenos en zonas marginales, osea la discriminación a la inversa.

      Y por otro lado nuestra lacra política que se sirven de ellos para seguir mamando del erario público.

      Punto a parte son los traficantes de terrenos, que no tienen bandera y tiran para su bolsillo.

      Un ejemplo es en el gobierno de Belaunde, se había propuesto hacer el museo de la Nación en los terrenos baldíos y cercanos al Parque de las Leyendas y la Av. Venezuela, el proyecto era del primer mundo con un museo temático digno de nuestra historia, ¿Qué paso? un grupo tomó posesión del terreno, levantaron esteras y el arquitecto acuño una desafortunada frase: «en mi gobierno no se derribará una casa fruto de la invasión», moraleja, empezaron a invadir terrenos del estado en buenas zonas de Lima y nos quedamos sin un museo digno de nuestra milenaria historia, cada quien puede sacar sus conclusiones, los extremos son malos pero nuestra historia está llena de vivos que se sirven de las necesidades de los pobres y pobres que dejan de ser pobres con la plata del estado y el que paga sus impuestos, no tiene nada.

    • K.·.

      Hola,
      Al respecto en «El otro Sendero» Hernando de Soto dedica una parte a esta problemática, que no es producto de los «indios inmigrantes» que invaden los terrenos de «los buenos» por ser «salvajes e incivilizados». El tema es más complejo y su institucionalización ha respondido a muchos factores además del cultural/social/racial.
      Saludos
      K.·.

    • jshagfioy w4379ty3n

      No quiero dejar en el aire que no es correcto pensar en términos excluyentes de nosotros / ellos. Eso no es ético ni moral y es una tara en nuestro país. Al mismo tiempo digo que el respeto a la ley es una condición importante para hace a las sociedades prósperas en distintos sentidos y también señalo que hay un tema cultural en nuestro país que -por distintos motivos- no asume la ley como un medio para una sana convivencia y progreso de los ciudadanos sino como una traba.

      Agradezco la tolerancia de Mr. Arkivperu para permitir tratar el tema y me comprometo a no continuarlo si así me es indicado

  10. Viviana

    Disculpen…pero creo q al final se desviaron del tema….

Deja un comentario

Your email address will not be published.
Required fields are marked:*

*