© 2009 . All rights reserved.

Pablo Luna y “Los Yorks” (1967)

 pablo-luna-y-los-yorks.jpg

Legendaria banda de los barrios del Rímac y Ancón, liderada por su carismático vocalista Pablo Luna, un trabajador industrial de la zona de Vitarte, quien es descrito por los cronistas de la época como un zambo sacalagua* de gran “feeling” para la interpretación de temas “malditos”, muy al estilo de lo que hacían en la Gran Bretaña los contemporáneos “Kinks”, a quienes, a contracorriente de lo que muchos creerían, no imitaba.

La presencia de Los Yorks en el escenario sesentero peruano constituye el punto más alto de popularidad del rock en nuestro país, cuando se cantaba en castellano, cuando habían matinales, cuando los rocanroleros estaban en la televisión, en las radios, en el aire.

Su tema más emblemático, en el estilo cultivado por ellos (al que llamaban “La Enfermedad”), fue “Abrázame”. Suban el volumen de sus altavoces, eran peruanos, rimeneses, extremadamente populares y musicalmente excelentes.

* Decían que su fisonomía era una mezcla entre el “Colorao” Lucho Cruzado, Augusto Polo Campos, Enrique Cassaretto y el recordado “Negrito de Nueva York”. En sus presentaciones destruía altavoces, guitarras, micrófonos, luces, escenografía. También compraba carros en estado terminal a los que desbarrancaba en la zona de Ancón, para deleite de sus groupies.

Colaboración: Gregorio Huaroto.

Fotos: Torres Rotondo, Carlos; “Demoler, un viaje personal por la primera escena del rock en el Perú 1957-1975”. Lima, Revuelta Editores, 2009

45 Comments

  1. Gregorio Huaroto

    Como complemento se puede decir que “Los Yorks” la hicieron en la naciente TV, pues en “Teleonce” y, por espacio de 7 meses, animaron “El Show de Los Yorks” (si había un “Show de Los Monkees”, ¿por qué no podía haber un “Show de Los Yorks”?). La presentación del show fue grabada en exteriores (entre el Parque de La Reserva y Barranco). Los libretos y la dirección del programa estaba a cargo de don Ramón Alfaro (destacado hombre de radio, se le recuerda por sus imitaciones a Fernando Belaúnde en los programas de Tulio Loza), “Los Yorks” aparecían en sketches además de conversar con sus invitados.

    Cuánto tiempo!

    GH

  2. K.·.

    Hola,
    Yo he leido bastante de los grupos de rock de la época, que pertenecían a una corriente muy distinta de la almibarada “Nueva Ola” y eran rockeros reales, como los Shains, los saicos, los Belkins, etc. Gerardo Manuel perteneció a esa generación y en los 90’s algunos de estos grupos resucitaron (Nada que ver como Jimmy Santi y la peña “El Eslabón”).
    También vi artículos sobre las matinales en los cines de Rimac, Breña, etc. Con el gobierno militar todo esto desapareció, quedando algunos grupos “hippeados” que combinaban temas, estética e instrumentos andinos con el rock (p. ej Polen) lo que aparentemente les permitió superar la represión militar.
    Corríjanme si me equivoco, que esto solo lo conozco de oídas y leídas (tan viejo no soy 🙂

    Saludos

    K.·.

  3. Gregorio Huaroto

    Estás en lo correcto, estimado “K”: los rockeros tocaban en vivo en las matinales, los nuevaoleros (estilo que mezcla boleros y baladas melosas, estilo políticamente correcto), en cambio, cantaban con “playbacks” (mientras el siguiente grupo rockero acomodaba instrumentos, micros y amplificadores). Las matinales las hacían las promociones de los colegios, las auspiciaba “Kola Inglesa” (entregaban treinta cajas de la gaseosa, y los kiosquitos, donde las mamás vendían papa rellena y otros manjares. Lo recaudado servía para la fiesta de prom o para el viaje).

    GH

  4. Los lugares freceuntes de las matinales rockeras eran el Cine Tauro, el Diamante que se encontraba en Breña, el cine Tacna y el cine Lido en el centro, La cooperativa Santa Elisa en Cámana. El Capitol. Estos grupos eran mas cercanos a la clase media. Para otros estratos mas elevados tenían a We All Togheter, Telegraph Avenue, entre otros.

  5. Gregorio Huaroto

    Entre todas las razones que el investigador Torres Rotondo señala como causantes de la debacle de la primera escena del rock en el Perú, la más importante es el divorcio del rock con el que es su público natural: las masas.

    El rock, contrariamente a lo que tantos piensan, es “blue collar”, es “working class”, es pueblo, que es de donde surge y se nutre, como expresión viva de una contracultura que se rebela contra lo establecido y que reclama espacios y voz propia. Por eso resulta central recordar a estos rockeros “populorum”, que de anglos, sólo el nombrecillo (lo adoptaron porque era el sobrenombre de un ex baterista). Nunca más el rock en el Perú volvería a ser popular, ni siquiera en los ochenta cuando el “boom” de grupos argentinos, españoles y mexicanos, y sus consabidas “respuestas” peruanas.

    El espacio que ellos dejaron fue ocupado por otras bandas de iguales origenes y que, basadas en el sonido de guitarras recreado por los “Belkings”, llegaron a un nuevo sonido, “acriollado”, tomando el nombre de un ritmo surgido en Colombia. Desde el 68 hasta nuestros días.

    Pero esa es otra historia.

    GH

  6. Daniel García Silva

    Gregorio, estás confundiendo las Matinales, que realizaban (pro fondos) las promociones escolares en diversos cines de Lima (donde se exhibía una película, mayormente de corte juvenil, como preámbulo para la participación de grupos de rock y solistas), con las tradicionales “kermeses”, que esas mismas promociones celebraban en los patios de sus colegios, las cuales generalmente eran auspiciadas por alguna bebida gaseosa (no siempre Kola Inglesa).

    En las kermeses (que se realizan hasta la actualidad), efectivamente se colocan kioscos en el patio del colegio (donde solo se vende la gaseosa auspiciadora), las madres de familia y padres también (porque no) venden papa rellena y otros manjares (como anotas). Eventualmente se presentan grupos musicales. Lo recaudado va para los fondos de la promoción.

    En los cines donde se realizaban las matinales, no había kioscos, ni se vendía comida. Los dueños de las salas, no lo hubieran permitido.

    Jorge hace un tiempo, te envíe una colaboración sobre las desaparecidas Matinales. Creo que es un buen momento para que se publique.

    Saludos.

  7. Hola Daniel, tengo el texto de las matinales, pero me parece que quedamos en ampliarlo? De todas formas iré buscando material gráfico para ilustrarlo.

    En Diciembre cuando empiezen las fiestas estaré algo más desocupado y publicaré tres artículos que ya están bastante avanzados, el mencionado de las matinales, uno sobre los toques de queda y otro sobre las vedettes de los años 50.

  8. K.·.

    Hola Gregorio,
    Gracias por comentar mi post. Lo que si debo corregirte que el Rock Peruano volvió al pueblo, a las clases populares, con la movida subte de los 80’s, donde se escuchaba a bandas del Rimac, Breña, Surquillo, etc. muy alejados de la argollita de pub’s y grupos pituquitos como Rio, Chachi Luján, Trama, Arena Hash y demás piedras.
    Los grupos subtes (punkies, wave o metaleros) no tenían ninguna cobertura de medios excepto cuando salían como “marcianos” de los programas periodísticos de los 80’s y si querías ir a un concierto te enterabas en la Colmena y años después en las Galerias Brasil. ¿Alguien fué al “Rock en Rio Rímac” en el 85-86? o a RockAcho en el 86?
    Ya hablaremos en otro post del rock de los 80’s

    Saludos
    K.·.

  9. Gregorio Huaroto

    Hola Daniel,

    No estoy confundiendo las matinales con las kermeses. El dato de las “matinales” está en ecitado libro de Torres Rotondo, tal cual (cines alquilados a promociones, películas “Beach Party” que se exhibían hasta la llegada de la variedad rockera y nuevaolera, “Kola Inglesa” tras sus treinta cajas de gaseosas y los quioskos en la antesala, papas rellenas y otros manjares para la actividad de los chicos de fin de año, los rockeros que la rompían, los nuevaoleros que “cantaban” en los intervalos). Cuando llegue a casa citaré las páginas de ese trabajo que lo considero fundamental para todo aquél aficionado al rock nuestro.

    Un abrazo,

    GH

  10. Gregorio Huaroto

    Tengo fotos de matinales…

    GH

  11. Gregorio Huaroto

    Hola “K”:

    Yo debo corregirte: el rock puede haberse cultivado en los ochenta en las zonas donde mencionas, no hay duda, pero nunca más volvió a ser popular o de masas. En los sesenta si lo fue.

    En la década que mencionas ninguna banda rockera peruana fue más popular que Los Shapis o Chacalón.

    Podemos hablar de la movida ochentera cuando quieras, ya eso es antiguo y debe de haber material…

    GH

  12. Envíame esas fotos Gregorio, gracias.

  13. Daniel Garcìa Silva

    Gregorio, no tengo el gusto de conocer al Sr. Torres Rotondo, pero si el ha publicado esos datos, està equivocado.

    En las matinales jamás se ha vendido comida o eran auspiciadas por Kola Inglesa.

  14. grande Los Yorks. Acá les dejo un material que creo será de vuestro interés

    http://www.youtube.com/watch?v=6_htH423VFc&feature=player_embedded

    Abrazos

    j

  15. Daniel García Silva

    Continúo con mi comentario anterior.

    Gregorio, no he leído el libro del señor Carlos Torres Rotondo, el que seguramente es muy interesante, pero si he ido a muchas matinales y puedo decirte con conocimiento de causa y experiencia directa, que en ninguna matinal se ha vendido comida o que Kola Inglesa haya sido la única auspiciadora.

    Si sostiene esa versión, está equivocado (por lo menos en lo que respecta a las matinales) o describe otra actividad similar. Las matinales tradicionales, como las que organizaban las promociones escolares en cines como el Excelsior, Tauro, Ídolo, entre otros, para recaudar fondos, no han sido como las refiere el libro.

    Me gustaría que el Sr. Torres leyera estas líneas e intercambiar opiniones, porque no es cierto lo que sostiene.

    Ha continuación transcribo un comentario que hice, con motivo del post “Películas del cine de barrio: El hombre nuclear (1976)”, publicado el 14 de julio de este año, donde en unos de esos saltos de tema, que solemos realizar, terminamos comentando sobre las matinales.

    También intervinieron George C Coscia, Luís y Zipo, de los que me gustaría leer su opinión.

    Daniel García Silva, on Julio 16th, 2009 at 12:18 pm Said:

    Como cuenta la mamá de Luís, esas actividades se denominaban matinales y eran organizadas por las promociones escolares, como una forma de agenciarse fondos para el viaje y la fiesta tradicional.

    Estuvieron muy en boga a fines de los años sesenta y principio de los setenta, luego cayeron en desuso.

    No solo se efectuaban en el Cine Tauro. También se realizaban en los cines “Excelsior”, “Ídolo” (Pueblo Libre. Este cine ya no existe, su lugar lo ocupa un conjunto habitacional), Lido, “San Antonio” (Miraflores). Puede ser que olvide algún otro, pero estos eran los que, generalmente, se utilizaban.

    Se realizaban los domingos por la mañana, habitualmente se iniciaba a las 9 ó 10.

    A la hora indicada en la tarjeta (las promociones vendían tarjetas para estas matinales, me imagino que costarían unos diez soles de la época), se proyectaba una película de moda, mayormente de corte musical-juvenil.

    Tenían mucha demanda las protagonizadas por las gemelas españolas, Pili y Mili (“Whisky y Vodka”); Rocío Durcal (“Acompáñame”, “Amor en el Aire”), Marisol (“Las cuatro bodas de Marisol” “Solo los dos”), también de los mexicanos Enrique Guzmán y Cesar Costa, los argentinos Palito Ortega y Sandro, así como otros ídolos musicales de la época.

    Al terminar de proyectarse la película, llegaba el momento esperado por todos los asistentes (compuesto es su mayoría por adolescentes en los últimos años de secundaria), el desfile de los conjuntos musicales de moda. “Los Doltons”, “Los Shains”, “Los Yorks”, “Los Hollys”, “Los Golden Stars” (grupo estable del programa “Ritmo en el Cuatro”), entre los más conocidos.

    Ellos interpretaban sus mejores canciones, causando revuelo en la platea. Muchas veces los jóvenes, no se conformaban con corear los temas, sino que terminaban bailando en la misma sala.

    Hay que resaltar, que toda esta actividad, se desarrollaba dentro de la más absoluta normalidad. Es decir sin actos de violencia, consumo de drogas o faltas de respeto.

    Como bien apunta George, al final del espectáculo, “….todos los asistentes, se retiraban calmadamente, hacia la calle, donde los padres estaban en sus autos, esperando a sus “angelitos”.

    Añado que a comparación de las modas actuales, esos jóvenes, verdaderamente, eran unos angelitos (sin comillas).

    Definitivamente, otros tiempos.

    (Fin de la trascripción).

    Las matinales eran así, tal como las describo. No había kioscos, ni comidas, ni únicos auspiciadores.

    Gregorio, ten en cuenta que he asistido a muchas matinales. A mi nadie me ha contado, ni he leído como eran. Tampoco necesito investigar, ni recurrir a ninguna fuente.

    No necesito leer ningún libro. Yo estuve presente.

    El Sr. Carlos Torres Rotondo, me hubiera podido entrevistar, le hubiera podido narrar los hechos tal como sucedieron.

    Un abrazo igualmente.

    • walter

      Miren escuchen y lean viví el tiempo se la psicodelia yl de los hippies en el perú y especialmente en el Rímac yo era muy joven aun pero lo que todos no se acuerdan la existencia de los clanes pertenecí a uno de ellos que en nuestro tiempo de extravagancia y de nuestra rebeldía al sistema, no olvidemos de nuestra vestimenta los pantalones a rayas de tela de carpa de playa , las camisas de colores y las pañoletas multi-color . el que redacta perteneció a los piratas de Rimac, habían los eléctricos y asi … cada distrito tenia los suyo y cuando íbamos a las matinales siempre había disputa entre uno y otro clan, no eramos tan angelitos como uds lo pintan ya sea en el baile, las chicas etc..etc…. los Yorks en su momento fueron un conjunto ese era el termino en esa época con pablo luna a la cabeza que no hacia salir y fingir la famosa enfermedad acuérdense muchachos de aquellos tiempos…

  16. Carlos

    Parece que con esto Daniel deja más que zanjado la controversia propuesta por nuestro común amigo Gregorio “Cuanto tiempo!” Huaroto. Sería interesante contrastar el testimonio de Daniel con el de Torres Rotondo que, según tengo entendido, es más un crítico cinematográfico que investigador musical; así que da pie a dudar de la seriedad de su investigación.

    Saludos a todos.

  17. javier L

    Doy fe de lo que Daniel, dice…asi eran las matinales, Conclui el colegio el anio 70 y asisti desde el 6 hasta el 70 a un sinnumero d matinales. Ocho soles costaba la entrada el año 69.Lo recuedo pues de alli salio parte del dinero para la fiesta de prepro.

    En el Cine San Felipe tambien se llevaban acabo esas inolvidables matinales.

    Solo un comentario mas…feo feo esa forma de discriminacion de uno (y a veces de nas de uno)de llamar pituquitos a la gente…. feo discriminador y retrogrado comentario

    Saludos

    Javier L

  18. Gregorio Huaroto

    No creo que el tema quede zanjado como sugiere el blogista Carlos. No porque Vargas Llosa sea más prolífico en el género de la novela, ello lo invalide como dramaturgo o ensayista. Igual para este libro que lo sigo considerando esencial, tanto por su valor histórico, por sus fuentes, como por su análisis.

    Acabo de enviar a Jorge unas vistas de las páginas donde Torres Rotondo aborda las matinales. Yo nunca fui a una, pero si conozco gente que fue, desde “plomos” (los que cargaban los equipos para las bandas), pasando por los promocionales-colegiales que organizaban los eventos, hasta los meros asistentes, pasando por los actores centrales de esas presentaciones (los rockeros), y todos coinciden en lo que Torres Rotondo señala.

    Leerán los párrafos citados y seguiremos conversando. Siempre es un gusto intercambiar ideas con ustedes.

    GH

  19. Gregorio Huaroto

    Daniel, no habían “únicos auspiciadores”, “Kola Inglesa” era un “de cajón”, pero habían otras gaseosas: “Bidú”, Inka Kola”, “Tony Malta”, “Kola La Chalaca”, “Pasteurina”…todas ellas aupiciaban las matinales, y las mamás vendían butifarra, para rellena…

    GH

  20. Gregorio Huaroto

    Estimado Daniel,

    Siempre es posible que una publicación cometa el error de asignar una determinada calidad, característica o hecho, a una persona o suceso determinado.

    Carlos Torres Rotondo, el autor del excelente libro “Demoler: Un Viaje Personal por la Primera Escena del Rock en el Perú 1957-1975”, bajo esa premisa, podría haber caido en un error acerca de si habían Kola Inglesas o papas rellenas o butifarras en las matinales. Sin embargo, por las explicaciones que entrega el autor sobre su trabajo, investigando fuentes primarias diversas como amplias, me inclino a pensar a que no, y que, en este caso, tu percepción no es la correcta (varias páginas del libro se dedican a explicar las fuentes suyas, es un trabajo dotado de un gran rigor).

  21. Saliéndome del tema, leyeron el comentario de Jose Carlos Kovaz en la entrada de Los Pakines; “Amor de Fantasía” (”Lo que el Mundo Necesita es Amor”)?

    http://www.arkivperu.com/blog/?p=986

  22. George C Coscia

    Daniel y Carlos: Totalmente de acuerdo con Uds., en las matinales que asisti invitado al Cine San Antonio en ninguna se promocionaba ni se veia comida, butifarras ni anuncio o venta de bebidas exclusivas ….se veia la pelicula primero (Marisol, Pily y Milly con el Duo Dinamico o Mark Lester de “Oliver’, “Melody”, etc) y luego de un intermedio, en el que se adquiria golosinas o Pop Corn del Cine, procedian a cablear el estrado para la actuacion de los grupos musicales nuevaoleros que atizaban bailes, gritos y conmocion en los pasadizos, pero, una vez concluido, todos se retiraban satisfechos y ordenadamente a reunirse con los padres que esperaban afuera en los vehiculos para llevarlos de vuelta a casita…sano esparcimiento en el que no fui organizador, solo participe, pero vi el mismo tenor/comportamiento en todas las Matinales de diferentes Colegios

  23. George C Coscia

    Quize decir “Daniel y Javier”, acerca de mi previo comentario de las Matinales en los Cines San Antonio Y San Felipe como bien me hizo recordar Javier…se veia el Film Apto para Todos, y luego se gozaba sanamente del show en vivo, saludos

  24. Daniel García Silva

    He asistido a matinales desde el año 1967, con escasos 11 años (tenía dos primas de 15, a las que mis tías les imponían mi presencia, como condición para obtener permiso de asistir), hasta noviembre de 1970.

    Esos fueron los años de apogeo de las matinales y haciendo un calculo conservador, a razón de diez matinales por año (a veces un poco más, otras un poco menos), habré asistido a unas cuarenta matinales aproximadamente. Asistencia repartida en todo el circuito de cines que se dedicaban a esta actividad. Aunque con más frecuencia al Excelsior y al Tauro, por la cercanía a mi casa, ya que vivía en el Rímac.

    En todas esas oportunidades que estuve disfrutando de la película y la música (porque era de los que coreaba las canciones), o que me movilizaba dentro del local (siempre lo hacía, yo era muy inquieto) el único puesto de ventas que encontraba era el del mismo cine. Ese que todos conocemos y que expende chocolates, galletas, gaseosas, el tradicional pop corn (mejor escribo canchita, no vaya ser que algún resentido me tilde de “pituquito”) y productos por el estilo. Por ahí de repente encontrabas un sanguchito de pollo, pero nada fuera de lo que normalmente se vendía.

    Nunca vi un kiosco (Gregorio, por favor, no había donde instalarlos), papas rellenas, butifarras (me hubiera gustado encontrarlas, pues me gustan mucho) o comida por el estilo.

    En una oportunidad y de puro metido, a mediados de 1969, me ofrecí voluntariamente para ayudar a la promoción de mi colegio, el rímense Externado Santo Toribio, en la matinal que organizaban en el desaparecido Cine Ídolo, Pueblo Libre.

    Junto a otros compañeros de mi salón, ayudamos desde los días previos con la venta de tarjetas, hasta el mismo domingo de la matinal, cargando lo que se nos ordenaba. Es decir vimos la organización desde dentro y nunca vi kioscos, auspiciadores o cosas parecidas.

    Ahora resulta, que después de tantos años, personas que nunca asistieron a una matinal o escribieron algún libro basado en lo que le contaron, me quieren venir a dar lecciones de como eran las matinales.

    No amigo Gregorio, debe ser una broma.

    A mi ninguna foto o párrafos escritos a oídas, de un libro, que en otros aspectos seguramente es “un trabajo dotado de un gran rigor”, me va a convencer que las cosas no fueron como las viví.

    Yo estuve ahí, nadie me lo contó.

    Un abrazo.

  25. Daniel García Silva

    Los testimonios de Javier L y George, coinciden con mis recuerdos sobre las características de las matinales.

    No tengo más que agregar.

    Carlos, efectivamente, seria interesante un intercambio de ideas con Carlos Torres. Ojala se pueda.

    Una ultima acotación, tiene razón Javier L, en señalar como discriminatorio y retrógrado el calificativo de “pituquitos”, que se lee en algunos comentarios. Pienso que también tiene mucho de resentimiento social o envidia.

    Puede ser.

  26. Carlos

    Una pregunta para el amigo “Cuanto tiempo!” ¿conoces a Torres Rotondo? Sería ideal si alguien le avisa del interesante intercambio de ideas que está generando su libro en este blog. Quizá se trate solamente de la misma palabra para designar diferentes eventos.

    Y a George, gracias por ignorarme y agradecer solo a “Daniel y Javier” ignorando deliberadamente mi aporte.

    Saludos a todos.

  27. Solo quiero agregar que con kioskos, carretilleros, ambulantes o no, este es un tema muy interesante. Gracias a todos por sus valiosos aportes. Un artículo sobre este tema irá obligado a la página principal.

    • Javier

      Hola amigos que gusto poder leer comentarios sobre este tema delas matinales,yo asisti a muchisimas de ellas en todoel circuito de cines dondese realizaban con un grupo de amigos de Breña para ser mas exactos de la Av. Arica, y bueno entrando al tema no se vendian papa rellenas ni butifarras eran si organizadas por los colegios de secundaria para fondos de viajes promocionales,pudimos ver el Tauro Tacna Lido Idolo y otros mas a los mejores exponentes de la nueva ola peruana desde solistas hasta los conjuntos nuevaoleros como se les conocia las agrupaciones musicales de esa epoca,fue una epoca inolvidable teniamos 14 años en el 64 y la vivimos domingo a domingo. Ah los de Breña no se pueden olvidar los domingos del cine Capìtol en matine tiempo de empezar a fumarse un Country o un Kool, y tiempo de marocas recuerdan .

  28. Gregorio Huaroto

    Yo también dejo el tema ahí, tras haber conversado con un “plomo” que más tarde fue rockero, una ex groupie (hoy destacada corresponsal extranjera), un asistente, y las páginas mismas del mismo trabajo de Torres Rotondo. No conozco ningún otro trabajo que niegue de plano que lo que ahí bien se dice. Sobre lo de que el autor debió entrevistarte a ti, apreciado Daniel, me parece un poco autosuficiente de tu parte, o gracioso mejor. Dejémoslo ahí, en el fondo, salvo las papas rellenas, la descripción mía, que es la que me contaron, y que también es la que he leído, concuerda con todo lo que tú mencionas. Esta es una página de divertimento y yo lo tomo así.

    Es fin de semana, acabo de volver de “Capón” de almorzar un rico chifa, ya las calles están cerradas al tránsito vehicular, por la campaña navideña. “Los Belkings” daban vueltas por el Capón de los 60.

    Saludos, y que buena la entrada de José Carlos Kovaz…

    GH

  29. Gregorio Huaroto

    Una pregunta: ¿El “Javier L” será por el destacado DJ peruano Javier Lishner?

    Yo estoy de acuerdo con su observación, ni “pitquitos” ni “cholitos”, todos somos peruanos.

    GH

  30. Daniel García Silva

    Apreciado Gregorio, sobre mi afirmación que el autor debió entrevistarme, de ninguna manera ha sido con afán de autosuficiencia, la puse en broma y no exenta de ironía, pero siempre con respeto y sin mala intención.

    Sin embargo y bromas aparte, si ese supuesto se hubiera dado, estoy seguro que hubiera podido darle una versión más fidedigna.

    Yo también, dejo el tema ahí.

    Provecho con el chifa. A ver si este domingo, me doy una vuelta por allá con la familia.

    Un abrazo.

  31. Gregorio Huaroto

    Como le hedicho en privado a Jorge, hace minutos, el tema es como tú dices, y como Torres Rotondo y los que me han comentado su experiencia dicen. Me explico:

    a) Las matinales pueden haber compartido el formato DJ-Cine alquilado fin de semana-grupos de rock en vivo-nuevaoleros con playbacks.

    b) Para los sectores medios o medio-altos, en determinadas zonas de LIma, en determinados cines de Lima, con determinados públicos de Lima, el desarrollo ha sido como bien describes,

    c) Para los sectores medio bajos o bajos, en determinados sectores de Lima, en determinados cines de Lima, para determinados públicos de Lima, había, además, las butifarras y las papas rellenas, y los 30 “joncas” de la Chaposa Más Sabrosa.

    Así nomás, nótese en los párrafos transcritos que Torres Rotondo se detiene más en las matinales de Los Yorks, observen la foto donde el pata sale en el escenario, miren el público que veía su concierto, definitivamente no era el de algún barrio medio o medio-alto de Lima.

    Yo sé que lo de la entrevista de Torres Rotondo a ti fue broma. Y si creo que debió preguntarte a ti, por tus valiosos recuerdos que he sido de los primeros en alabar aquí.

    Un abrazo y buen fin de semana,

    GH

    PD.- Estoy tratando de ubicar a Torres Rotondo, creo que ya está en España. Personalmente no lo conozco, pero un hermano mío si lo ubica. Les comentaré.

  32. javier L

    No don Gregorio…no soy Javier Lishner,de quien sea de paso,soy lector diario de su blog,muy interesante por cierto.
    Yo soy un lector diario y entusiasta del blog que descubri en forma casual hace poco mas de un año. Pase la barrera de los 50 hace ya varios años,resido en USA ya hace mas de 10 años.

    Quiero aprovechar para agradecer a los señores del blog, creador y participantes, no solo por la originalidad del mismo y lo bien documentados que son, sino fundamentalmente por la buena onda y la buena vibra de la gente del blog.

    Es logico,humano y normal las discrepancias, que tire la primera piedra el que diga que no cree que su “aporte”es el veridico.

    Muchas gracias a todos,por dejarme participar en el blog

    Javier L

  33. Gracias Javier L por tus palabras.

    He notado que muchos que viven en el extranjero no encuentran la letra “ñ” en sus teclados. Simplemente marquen la tecla “Alt ” sosteniendo al mismo tiempo la tecla “~” luego suelten y marquen la letra “n” y listo.

    Saludos.

  34. Daniel García Silva

    Bienvenido al Blog Javier L, tengo la impresión que tus comentarios serán siempre interesantes y precisos.

    La calidad se nota.

    Un abrazo.

  35. Gregorio Huaroto

    Biemvenido don Javier L. a este rincón de recuerdos amenos, gratos, en una atmósfera de cordialidad y respeto, que nunca decae.

    Un abrazo,

    GH

  36. George C Coscia

    No era ignorarlo Carlos, lo que pasa es que estaba reafirmando los comentarios de Daniel Y Javier sobre el tema especifico de la Matinales y venta de comida (que no sucedia ya que como se describe los padres mayormente no asistian ni participaban en ellas sino que dejaban y despues recogian a sus hijos), un saludo

  37. Octavio

    “…en plena enfermedad” ???? un poco exagerado el pie de la foto que escribieron en ese anuncio…es solo una banda de rock, de las mejores que tuvo el rock clasico de Peru.

  38. El título de una canción era “Enfermedad”.

  39. Octavio

    Ahhh! con razon! como no estaba con mayuscula ni encerrada entre comillas pense que era un comentario ironico del diario, muchas gracias por la aclaracion.

  40. Vicky López

    Yo tengo 57 años y puedo hablar con certeza, yo he ido a las matinales y fue así, entrada 8 a 10 soles. Pasaban una peli previa, y nada de comida, las otras funciones de promociones era que los colegios alquilaban los cines y contrataban a los cantantes o grupos y sí vendían todo eso que dicen. Las matinales eran exclusivas entre los artistas, se supone que la ganancia era para ellos. En las promociones no, cobraban un porcentaje. Pero eso solamente lo hacían los colegios particulares. Y eran menos frecuentes.

    Gritábamos más por Pepe Miranda, Los Doltons y bueno por todos los grupos y cantantes antes mencionados por los comentaristas.

    No habían auspiciadores para las matinales.

  41. PAUL

    lo maximo este grupo si fueran europeos los seguirian entrevistando y buscando …

  42. Beto93

    Siento una sana envidia por todos los que estuvieron en esa época gloriosa del rock peruano al que le daban máximo apoyo en los medios y que incluso como leí hace un tiempo en alguna pagina web estaba al mismo nivel (incluso a veces por encima) de crecimiento del rock argentino. Sin pecar de exagerado causa cierta amargura pertenecer a una generación en la que los medios están dominados por la chicha, el regueton, los pseudo-realities y demás bajezas en cuanto a calidad artística se refiere. Esa cierto lo que dicen: el rock esa la verdadera música del pueblo y de la eterna juventud. Siempre rock and roll! Saludos!

Deja un comentario

Your email address will not be published.
Required fields are marked:*

*