(ARKIV: ¡Y cuesta menos!)

 

(^_^) ANIME DEL AYER # 6:
"UN NIÑO ROBOT QUE TRATABA DE ENTENDER A LOS HUMANOS":









 


Astroboy es considerado como uno de los antecedentes del anime y del manga. Nació como historieta, y fue el primer dibujo animado de la televisión japonesa.

Las aventuras de Astroboy, el niño-robot, se desarrollaban en el futuro, y su fecha de "nacimiento" era el 7 de abril de 2003. Astroboy fue el primer dibujo animado japonés que ganó el favor de los televidentes de todo el mundo, y, como muchas series animadas actuales, tenía un argumento no exactamente de Disney. Además, Astroboy era falible. Se equivocaba, y quería saber quién era y a dónde pertenecía. Enfrentaba la discriminación y se preguntaba por qué los seres humanos trataban mal a los robots. Como un Pinocho de metal, trataba de comprender qué significaba ser un niño.

Para comprender cabalmente a este personaje hay que saber algo sobre su creador, Osamu Tezuka, considerado el padre del anime y un dios del manga, publicó su primer trabajo en 1946 y se dedicó a esa disciplina durante 40 años, hasta poco antes de su muerte. Era médico, pero siempre le había gustado dibujar. Tezuka presentó a Tetsuwan Atomu (Atomo poderoso), el nombre original de Astroboy, como un personaje de historieta, a comienzos de los 50. El niño robot se hizo tan popular que se convirtió en el primer dibujo animado de la televisión japonesa. Ya doblada al inglés, la serie pasó a la TV estadounidense con el nombre de "Astroboy".

 

Tezuka murió en 1989. Se dice que creó más de 150.000 páginas de historietas, 800 personajes y numerosas películas, algunas de ellas premiadas. Pero Astroboy es, sin duda, su obra más famosa.

Astroboy fue la obra que definió el perfil de lo que serían, años después, el manga y el anime. Tezuka fue uno de los primeros dibujantes que utilizó para sus tiras técnicas cinematográficas, como el close-up y las tomas desde ángulos inusuales. En sus tiras, los dibujos no ilustraban los diálogos, sino que conducían la acción. Y la acción era abundante, y original.


Según la historieta de Tezuka, Astroboy es creado a imagen y semejanza de Tobio, el hijo de un científico, que murió en un accidente automovilístico. El afligido padre construye un robot idéntico, pero cuando se da cuenta de que nunca crecerá, y no llegará a ser un niño de verdad, se enfurece, lo maltrata y lo vende a un circo. El robot es rescatado por un bondadoso profesor. Sin embargo, vive en una sociedad en la que los robots alguna vez fueron esclavos y todavía son víctimas.

También la guerra lo marcó fuertemente. Siendo muy joven, Tezuka vivió los bombardeos y vio gente que luchaba por sobrevivir. Astroboy fue creado prácticamente entre los escombros de la Segunda Guerra Mundial y al igual que otras historietas japonesas de posguerra, los dibujos de Tetsuwan Atomu que circularon antes y después de la serie animada suelen ser muy tristes.

Cada episodio de media hora estaba dedicado a un tema serio. Atraía a los chicos, porque tenía acción y movimiento, pero también nos hacía pensar. En cierto momento, Astroboy le dice a un ser humano: "Creo que eres un buen hombre, pero te has sometido a hombres malos, y eso te convierte en un hombre débil". Uno se pregunta: ¿En qué otro dibujo de la época se podía oír un diálogo así?

Los guiones no eran frívolos, no se trataba de dibujos animados superficiales, tenían profundidad, querían investigar qué significa ser humano, saber qué es la vida. Eran dibujos que transmitían contenidos sociales. En ese sentido, Tezuka era un visionario.

Galería: 1 2 3 4 5 6 7 8 9

 



Meteoro (El rey de las pistas).
Mach Go Go (Trans-Lux, 1967).
52 episodios a color.
Transmitido por Pantel.

Pese a haber llegado a nuestra televisión recién a mediados de los setenta (*), la serie animada "Meteoro" comenzó su carrera en las pistas televisivas del mundo casi una década antes. Era Abril de 1967 cuando el japonés Tatsuo Yoshida hizo pública la historia, originalmente concebida para una historieta (manga) contando las aventuras de Go Mifune −para nosotros el entrañable Meteoro−, aquel piloto de carreras al mando del Mach 5, cuyo nombre original era un homenaje a la estrella del cine japonés Toshiro Mifune. En la serie, los pilotos debían correr con sus vehículos al momento de empezar la competencia, al estilo de la célebre carrera de Le Mans.

El paso a la televisión no se hizo esperar, y con él toda la gama de personajes que lo acompañaban por las pistas más difíciles del globo: estaban Trixie, la enamorada de nuestro héroe, así como Pops, el padre de Meteoro, quien además fue el creador del Mach 5. Caso aparte eran Chispita y el mono Chito, pareja inseparable cuyos disparatados enredos sostenían la vena cómica de la serie −recordemos que siempre terminaban colándose en la maletera del Mach 5−
y el mecánico del equipo, Bujía. Como en toda historia, también existía un personaje oscuro: Rex, el corredor enmascarado, hermano mayor de Meteoro, quien ideó y fabricó su propia muerte para poder trabajar como agente secreto internacional, que de vez en cuando acudía en auxilio de Meteoro cuando éste se encontraba en alguna emergencia.

El éxito mundial de la versión televisiva fue enorme y se difundieron más de 50 capítulos. Cuando Meteoro se comenzó a transmitir en el Perú llegó con una apertura (tema de la musical original en versión instrumental) que se ceñía a la original japonesa, con la voz del locutor peruano Anibal Mansilla:

"Velocidad, suspenso, peligro, en las aventuras de Meteoro... ¿Qué peligros amenazarán hoy a Meteoro? Recorra el mundo con Meteoro y su poderoso Mach 5. ¡Viva la audacia y la emoción de otra aventura internacional de Meteoro!".

 

 

La nueva presentación hecha en Norteamérica no llegó a gustar; pero felizmente conservaron el doblaje original (el mexicano Arturo Mercado haciendo la voz de Meteoro). Las pocas temporadas que vimos esta serie en nuestro país bastaron para asegurar a Meteoro un lugar en el imaginario de toda una generación.


(*) En realidad, Meteoro se difundió por vez primera en el Perú en 1969, como una secuencia de los dibujos animados presentados en el programa del Tío Johnny. Hubo un sorteo previo antes de la presentación de la serie y el Tío Johnny invitó al notario Gastón Gamio y al representante de la Municipalidad de Lima a sentarse con él para ver la nueva serie. Había una especie de salita simulada en el set y al lado de las banquitas, un viejo proyector de utilería.

Galería:  1  2  3  4  5  6  7


 

¿Y los baches?
METEORO EN EL PERÚ

A mediados de los 80s, la editorial argentina Abril publicó una historieta de Meteoro con el título "El tesoro oculto de los Incas", donde Meteoro y su tropa viajan al Cuzco para participar en los Caminos del Inca. Pero la cosa no queda ahí, delincuentes internacionales están al asecho del tesoro oculto incaico y Meteoro es requerido junto a su "gran carro de hierro" por la única sucesora directa de los incas para salvarlo. No estoy seguro si este capítulo fue llevado a las pantallas pero es divertido pensar al Match 5 compitiendo en una curva con el Toyota del "gringo" Henry Bradley (auspiciado por Rese Pana y Frenosa). Como para no perdérselo.


Galería:
1  2  3  4  5


 

UN AUTO PARA TODAS LAS TEMPORADAS
(EL MACH 5)


Por Gregorio Huaroto

Recorra el mundo con Meteoro y su fabulosoo... Mach 5!"

La cultura del automóvil anduvo conmigo casi desde que nací. ¿Hacía falta alimentarla más, más que los Huskies, Matchboxes, Corgis en miniatura de la auroral colección, más que los vehículos de los tíos estacionados fuera de las casas familiares, más que las sobremesas, más que los piques del potente Fairlane 500 guinda del tío Enrique?

El puntillazo definitivo para el mantenimiento de esa predilección vino de la televisión, desde una de las secuencias del programa infantil "El Tío Johnny, desde esta parte del camino".

“Estrenaremos una nueva serie…”

José Manuel Ramírez Gastón Gamio, Notario amigo (un abuelo con bigotes estilizados y un monóculo que sería reemplazado más tarde por unos quevedos "a lo John Lennon") y Juan Patiño, representante de la Municipalidad de Lima (un gordito mezcla de El Veco y Pedro Picapiedra), habían certificado la entrega de unos premios durante la primera hora de el programa del Tío Johnny (eran esas épocas en las que, hasta los chocolates "Tío Johnny" regalados a la platea, debían pasar por el "es conforme" de los fedatarios públicos).

Luego de finalizada la lluvia de regalos de Vinyball, el Tío Johnny invitó a Patiño y a Gastón Gamio a ver con él, esa tarde de televisión de hace ya muchos años (1969), el estreno de una nueva serie de dibujos animados: “METEORO”.

Los animes japoneses

Si bien el género de los dibujos animados se inicia en Norteamérica (Walt Disney: Ratón Mickey, Blanca Nieves, Bambi, Pato Donald; Walter Lantz: Pájaro Loco, Andy Panda, Conejo Osvaldo, Chilly Willy, etc.), las caricaturas animadas que reinan la televisión de fines de los sesenta y de toda la década de los setenta (al menos en el Perú) provinieron del Japón.



¿Se acuerdan del Agente S-5 y sus barajas de naipes venenosos? ¿O de Carlos Centella, del Inspector Silva, de Luis Villafuerte, de el Doctor Cosmos y del fabuloso "Hombre de Acero", poderosísimo robot gigante controlado por una caja manipulada sólo por el buen Carlitos, vestido este último con saco de cuadritos, corbata y pantalón corto, diestro piloto-niño, además, de un Starfighter F-104 y de veloces coches deportivos?

Estrellita, Ayababa, Bruno Recio, Capirote y el Principe Planeta; Astroboy; El Hombre Par, Kabao; Pimbaud, el Doctor Mambo, Rocco, Goster y Sombrita; el Profesor Escobillas, Sarita y el As del Espacio; Gaby, el Doctor Steel, Terry, Mary, Gorgo, el Doctor Zero y Fantasmagórico (y su antitesis, el Doctor Zero); el Duque Duraluminio, el Conde Nylon, Cachito y la Princesa Caballero. ¿Debo seguir mencionando más personajes para probar que nuestra niñez estuvo regida por esos dibujos animados venidos del Japón y casi hechos en serie (todos con esos ojazos enormes, para no delatar su origen asiático)?. Doblados en México (felizmente, ¿o podrían imaginarse a Astroboy hablando cual chavalillo andaluz?).

Acerca de "El rey de las pistas"

La serie televisiva “Meteoro” (conocida como “Speed Racer” por los públicos de habla inglesa), fue una producción de Tasuo Yoshida Tatsunoko Productions, una empresa japonesa que se encargó de dar animación a un personaje de historieta llamado “Go Mifune”, un adolescente corredor de autos.

El auto usado por Go (nombre usado en la versión japonesa y que explica el porque de la enorme "G" bordada en la camiseta del "Rey de las Pistas"), o “Speed”, o “Meteoro”, era definitivamente un cochecillo de ensueño. Blanco, aerodinámico, bajo centro de gravedad, aros de aleación y un sonido furiosamente distinto a los colectivos norteamericanos, sean estos Chevrolet o Fords. Sonido tipo Jaguar. O Ferrari ganando las carreras.

El auto de Meteoro había sido construido por su padre, Papá Mifune, o Pops y estaba dotado de accesorios inimaginables. Ya Pinochet quisiera que su Mercedes blindado pudiera operar bajo el agua, tuviera un robot volante mensajero, y que pudiera contar con las llantazas del Mach 5 (le "nacían" unas cocadas para pasar fango, arena y lodazales). Además, podía cortar barrotes de acero o árboles gracias a unas enormes sierras giratorias instaladas en la nariz del bólido. Y esos super muelles helicoidales, para saltar sobre los obstáculos de un camino difícil. ÑÑÑAACCCÑÑACC!!!

También rey de sintonía

¿Que iba poder Chachirulo o Yola Polastry competir contra esa super serie japonesa? ¿Los Cuatronáutas y la Gallina Turuleca fueron más que las aventuras de Meteoro
versus el temible Equipo Acrobático? Las huevas!!!

Además, las piernas de Trixi siempre fueron más torneadas que las de Yola.

Hago todo este recuerdo porque, el pasado sábado estuve viendo en Univision a las viejas series de Meteoro. En castellano, y el furioso sonido del Mach 5.Pero ya es otro tiempo. Los Corgis ya no están más en el marco de la ventana. Ya no más pan con mantequilla Astra, ni tareas que hacer para mañana. Ni un papá regresando de trabajar.

Nada es para siempre

Pero Meteoro, casi treinta años después, sigues siendo un bacán. ¿A quien sino, con aventuras como las tuyas, no podría terminarle gustando tanto los autos?

Pero no te envidio. Al fin y al cabo, mi Bimmer es más pajita y también tiene la suspensión calibrada.

Washington, DC, mayo de 1995
 


(^_^) ANIME DEL AYER # 6:
"ULTRASIETE, A LAS SIETE EN EL SIETE" (Anuncio del canal 7).



 

 

 



Su nombre se emplea todavía hoy en el Perú para bromas de mal gusto, ¿pero lo recuerdan realmente las nuevas generaciones? Hay todavía quienes creen que se llamaba así porque su programa era transmitido en el canal del estado. Pero Ultrasiete merece mucho más respeto. Muchísimo más.

Aunque la serie no se ha transmitido en nuestras pantallas desde hace más de veinte años, somos muchos los que guardamos un imborrable recuerdo de Ultrasiete, integrante de la vastísima familia de superhéroes -de los Ultramanes- que no llegamos a conocer en toda su amplitud por su falta de difusión en las pantallas locales.

La historia se inició en 1966 con Ultra Q, teleserie japonesa cuyos mayores méritos consistía en presentar un mounstro distinto en cada episodio, el mismo que era combatido por un escuadrón humano (que se transformaría más tarde en el Escuadrón Ultra).

Tras la culminación de la serie, la compañía productora Tsuburaya Television lanzó al aire Ultramán (transmitido por el Canal 4 a principios de los años 70), el primero de los gigantes rojos con poderes espaciales que podía adquirir forma humana. Hasta el momento, han desfilado por las pantallas japonesas 16 series distintas sobre estos personajes; y es que ninguna de las temporadas supera nunca los 50 capítulos. Ultrasiete por ejemplo, sólo tuvo 49 entregas, aunque los japoneses cuentan 48: existe un capítulo que fue prohibido en su país porque presentaba a unos series espaciales que llegaban a la Tierra para beber sangre tras haber sido afectados por una explosión nuclear, y que fue considerado como ofensivo por los sobrevivientes de la agresión atómica norteamericana a fines de la Segunda Guerra Mundial.

 

Ultrasiete fue uno de los personajes que creara el legendario pionero japonés de los efectos especiales Eiji Tsuburaya (que también desplegara su inventiva con personajes como Godzilla, Mothra y Rodan). Dan Moroboshi (Konji Moritsugu) había nacido en el planera Nébula M78, pero tomaba una apariencia humana para formar parte del Escuadrón Ultra, grupo armado que se mostraba en realidad bastante incompetente en su lucha contra los mounstros que, por esas cosas de la vida, solían darse una vueltecita por la Tierra para destruir casas, fábricas y seres humanos indefensos. El comando incluía además de Moroboshi a Amagi, Soga, Furuhashi, Anne y el capitán Kiriyama.
 

Mientras Clark Kent tenía que sacarse los lentes para transformarse en Supermán, Moroboshi empleaba unas gafas especiales para su transformación en el gigante de 40 metros. Si la kriptonita era lo único que inhabilitaba al hombre de acero, el nipón la veía siempre más difícil: sus poderes no servían ante algunos de su enemigos, y había ocasiones en que no lograba siquiera adquirir la forma de superhéroe, debiendo entonces apelar a los entrañables y hasta torpes monstruos que llevaba en una cápsula (y que son, evidentemente, antecedentes directos de los celebrados Pokémon).
 

Más allá de ser un producto japonés de ciencia ficción cómodamente afiancado en el rubro de la serie B -bastaba ver los hilitos que sostenían a las precarias naves espaciales, los cierres que remataban los trajes de hule que recubrían a los actores disfrazados de los, eso sí, originalísimos mounstros, la serie presentaba una puesta en escena original y atemorizante. Recuerdo la imagen de un misterioso sujeto que se introducía en una calle desierta acompañado por unos compases siniestros y en medio de encuadres aberrantes para transformarse en una aterradora criatura, o la impresionante y herética secuencia de Ultrasiete crucificado por sus enemigos.



Ultrasiete vs King Joe


Pero quienes desarmaban literalmente a nuestro amigo eran las féminas: en más de una ocasión, atractivas pero malévolas alienígenas lo privaron de alguno de sus poderes. y el buenote de Dan Moroboshi nunca tuvo un solo encuentro con Anne (Yuriko Hishimi, segunda en Miss Tokio de 1965), la colega que le hacía los quecos sin mayores resultados. Ni siquiera el día que se regresó a su planeta porque los gases de la Tierra ponían en peligro su existencia y porque a la compañía se le agotó el presupuesto. Pero, esté donde esté, Ultrasiete vivirá siempre con los que tenemos aún su imagen en la retina. (TV+ El Comercio)

Galería: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

--------------------------------------------------------


Ultrasiete es sin duda un clásico indicutible en su género, en el Perú es por ejemplo considerado como como una de las series infantiles más significativas por casi tres generaciones (cabe mencionar que el tema de Ultrasiete es uno de los recuerdos más entrañables y frecuentes entre los visitantes de ARKIV).

A fines de 1966, unos meses antes que la serie "Capitán Ultra" salga al aire en la televisión japonesa, Tsubaraya hizo público los planes sobre el programa de Ultrasiete; el primer nombre propuesto para la serie fue "Fuerza de defensa Ultra" en alusión al grupo de defensa posteriormente bautizado como el Escuadrón Ultra.

El primer episodio de Ultrasiete salió al aire en Octubre de 1967 y compitió en la programación contra "Robot Gigante" de Toei Animations.

El nombre de Ultrasiete en su planeta de origen era "Observador N 340" y su función era la de sobrevolar el universo y documentar el movimiento de los planetas. En una de sus visitas a nuestro sistema solar, Ultrasiete ve como un valiente joven llamado Satsuma Jirou, arriesga su vida para salvar a un amigo. Impresionado por el acto heróico, Ultrasiete salva a Jirou y adopta su forma, tomando el nombre de Dan Moroboshi y jura defender a la Tierra.

Dan Moroboshi y su escuadrón se desplazaban en diversas naves como el Ultra Strike llamado "Halcón 1" en la versión doblada en México al español, un super jet que estaba compuesto por tres cápsulas acopladas, todas ellas provistas de misiles, campos de fuerza y otro armamentos diversos; el "Halcón 2", empleado en las misiones de combate o reconocimiento fuera de la tierra y que era como un cohete tipo los "Apolo" que se despegaba en forma vertical y botaba harto fuego, y finalmente el "Halcón 3" una nave pequeña con alas algo redondas empleado en misiones de reconocimiento en la tierra y algunos combates.

Si  Ultrasiete hubiera obtenido un carnet militar estos serían sus datos: Edad: 17.000 años. Altura: 40 metros. Peso: 35.000 toneladas. Velocidad: 800 km/h. Capacidad de salto: 400 metros.

Tanta es la influencia de Ultrasiete en el género de la ciencia ficción nipona que muchos son los homenajes que se le rinde en diversas séries de manga y anime, siendo una de las más famosas la de la heroína Chichi de "Dragon Ball", que reproduce los poderes de Ultrasiete, además del concepto de monstruos de batalla transportados en pequeñas cápsulas, idea reciclada en el mega suceso "Pokémon".

Yuriko Hishimi la actriz que personificara a Anne, rodó también  diversos filmes eróticos y participó en osadas seciones fotográficas de la época. Hoy es una señora de 55 años y participa en convenciones donde capitaliza la popularidad de un personaje que ella misma declaró recordar poco.

Considerado una serie de culto, la popularidad del heróe gigante y de su alter ego siguen siendo constantes. Es así que después de 30 años de su estreno, Koji Moritsugu revivió su papel de Dan Moroboshi en una serie de episodios especiales a comienzos de los años 90.

En el capítulo final, Ultrasiete tiene que combatir por última vez antes de regresar para siempre a su planeta y revela su identidad secreta a Anne:

Dan: Adiós Anne! (transformándose en Ultrasiete).

Anne: Dan!!

Ultrasiete: Cuando salgan las estrellas, mira hacia el occidente y verás una fuerte luz que retorna al espacio...

Anne: Una luz?

Ultrasiete: Esa luz seré yo...
(Ultrasiete levanta vuelo y desaparece en el espacio).

Anne: Dan! Dan a retornado a la Nébula M78!

Narrador: "Gracias, Ultrasiete... desde ahora, nosotros, los seres humanos defenderemos nuestro propio mundo con nuestras propias manos, de la misma forma que tú luchaste por nosotros. Y trararemos de la mejor forma de trabajar juntos para hacer de nuestro planeta un lugar en donde abunde la luz de la paz, como en tu planeta, el planeta de la luz en Nébula M78. Adiós Ultrasiete, adiós!".

Capítulo final de Ultrasiete (1968)

 

Koji Moritsugu (Dan Moroboshi) y Yuriko Hishimi (Anne)
promocionando los 30 años de "Ultrasiete".

 


ULTRA-AUDIOS:

El formato musical de la mejor serie de los Ultras estaba marcado por tonalidades bastante adultas para los oídos de un público infantil.  El compositor Fuyuki Tooru eligió una serie de himnos heróicos y de suspenso, los cuales tuvieron gran importancia para el éxito de la serie. Siguiendo su onda sinfónica y estallida, Tooru compuso también temas para otras series como "El regreso de Ultramán", Mirrorman, y Ultramán Ace. Actualmente Fuyuki Tooru lleva a cabo su profesión fuera de los sets y labora como profesor de música en la universidad de Kirimoto en Tokio.
 

Tema de "Ultra Seven"  Audio
Letra: Azuma Kyouichi (Tsuburaya Hajime) Música: Fuyuki Tooru Coros: Sasaki Isao, The Misuzu Children's Choir.

Sebun, sebun, sebun, sebun  (Siete, siete, siete...

Harukana hoshi ga furusato da
(Una estrella lejana es tu hogar)

Urutorasebun faitaa sebun
(Ultrasiete, luchador siete)

Urutorasebun sebun sebun
(Ultrasiete, siete, siete)

Susume! Ginga no hate made mo (Advanza! Hasta el fin de la galaxia)

Urutoraai de supaaku! (Destella con el Ultraojo!)

Sebun, sebun, sebun, sebun  (Siete, siete, siete)

Moroboshi dan no na wo karite (Asumiendo el nombre de Dan Moroboshi )

Urutorasebun hiiroo sebun (Ultrasiete, héroe siete)

Urutorasebun sebun sebun (Ultrasiete, Siete, Siete)

Taose! Hi wo haku daikaijuu (Derrota al mounstro gigante bota fuego.)

Urutorabiim de sutoraiku! (Golpea con el ultra rayo!)

Sebun, sebun, sebun, sebun  (Siete, Siete, Siete...)

Mirakuruman no nanbaa da
(Es el número del hombre milagro)

Urutorasbun eesu da sebun (Ultrasiete, tú eres un as, siete)

Urutorasebun sebun sebun (Ultrasiete, siete, siete)

Mamore! Bokura no shiawase wo (Defiende! Nuestra felicidad!)

Urutohooku de atakku! (Ataca como un halcón!)

Más ultra sonidos! (en formato WAV)
1- Corneta
2- Transformación
3- Flauta 
4- Suspenso


 

 

 

 

 


Fuente: Tsuburaya Productions.
 

(^_^) ANIME DEL AYER # 6:


Marino y la Patrulla Oceánica

(Kaitei Shonen Marien /Marine Boy)
 K Fujita Associates Inc , 78
TV episodios 1966-67.


En el siglo 21 se crea la Patrulla Oceánica, una organización creada para defender la seguridad en los mares del mundo. Su barco principal era el P1 conducido por el héroe de la serie, Marino (hijo del doctor fundador de la patrulla) junto a otros miembros como Pipo y Torovoltán, que se caracterizaban por sus uniformes de boinas rojas. Marino tenía un traje protector antibalas diseñado especialmente para él junto a unas botas propulsoras que le permitían navegar rápidamente. Su arma principal era un bumerang que era guardado en una bolsa en su brazo izquierdo.

Cada vez que Marino quería sumergirse en el mar tomaba una Oxigoma (un tipo de goma de mascar), la cual le permitía estar un buen tiempo bajo el agua. La Oxigoma la guardaba luego en un bolsillo lateral ocultado por el cinturón.


 

Netpina, una sirena, y el delfín Chapotín eran otros compañeros de aventuras de la Patrulla Oceánica. Neptina tenía una perla gigante colgada en el cuello que le servía como bola mágica para ubicar a Marino cuando este estaba en peligro. También figuraba un muchachito cabezón llamado Cli Cli que intentaba a menudo ayudar a Marino pero causaba más apuros que otra cosa.

Marino y la Patrulla Oceánica fue el primer dibujo animado producido como un esfuerzo común entre los estudios japoneses y norteamericanos (La serie era animada en Japón basada en los argumentos de los guionistas de USA). El show fue un éxito en ambos países, y se convertiría en uno de los pilares principales de la invasión mundial del anime de las próximas décadas.

Regresar

 

www.arkivperu.com