© 2012 . All rights reserved.

¿Un champancito, hermanito? (1983)

Por Mario Vargas Llosa. Publicado en El Comercio, Lima, 28 de agosto de 1983. Derechos Reservados.

Huachafería es un peruanismo que en los vocabularios empobrecen describiéndolo como sinónimo de cursi. En verdad, es algo más sutil y complejo, una de las contribuciones del Perú a la experiencia universal; quien la desdeña o malentiende, queda confundido respecto a lo que es este país, a la psicología y cultura de un sector importante, acaso mayoritario de los peruanos. Porque la huachafería es una visión del mundo a la vez que una estética, una manera de sentir, pensar, gozar, expresarse y juzgar a los demás.

La cursilería es la distorsión del gusto. Una persona es cursi cuando imita algo -el refinamiento, la elegancia- que no logra alcanzar, y, en su empeño, rebaja y caricaturiza los modelos estéticos. La huachafería no pervierte ningún modelo porque es un modelo en sí misma; no desnaturaliza patrones estéticos sino, más bien, los implanta, y es, no la réplica ridícula de la elegancia y el refinamiento, sino una forma propia y distinta -peruana- de ser refinado y elegante.

En vez de intentar una definición de huachafería -cota de malla conceptual que, inevitablemente, dejaría escapar por sus rendijas innumerables ingredientes de ese ser diseminado y protoplasmático- vale la pena mostrar, con algunos ejemplos, lo vasta y escurridiza que es, la multitud de campos en que se manifiesta y a los que marca.

Hay una huachafería aristocrática y otra proletaria pero es probablemente en la clase media donde ella reina y truena. A condición de no salir de la ciudad, está por todas partes. En el campo, en cambio, es inexistente. Un campesino no es jamás huachafo, a no ser que haya tenido una prolongada experiencia citadina. Además de urbana, es antirracionalista y sentimental. La comunicación huachafa entre el hombre y el mundo pasa por las emociones y los sentidos antes que por la razón; las ideas son para ellas decorativas y prescindibles, un estorbo a la libre efusión del del sentimiento. El vals criollo es la expresión por excelencia de la huachafería en el ámbito musical, a tal extremo que se puede formular una ley sin excepciones: para ser bueno, un vals criollo debe ser huachafo. Todos nuestros grandes compositores (de Felipe Pinglo a Chabuca Granda) lo intuyeron así y, en las letras de sus canciones, a menudo esotéricas desde el punto de vista intelectual, derrocharon imágenes de inflamado color, sentimentalismo iridiscente, malicia erótica, risueña necrofilia y otros formidables excesos retóricos que contrastaban, casi siempre, con la indigencia de ideas. La huachafería puede ser genial pero es rara vez inteligente; ella es intuitiva, verbosa, formalista, melódica, imaginativa, y, por encima de todo, sensiblera. Una mínima dosis de huachafería es indispensable para entender un vals criollo y disfrutar de él; no pasa lo mismo con el huayno, que pocas veces es huachafo, y, cuando lo es, generalmente es malo.

Pero sería una equivocación deducir de esto que sólo hay huachafos y huachafas en las ciudades de la costa y que las de la sierra están inmunizadas contra la huachafería. El "indigenismo", explotación ornamental, literaria, política e histórica de un Perú prehispánico estereotipado y romántico, es la versión serrana de la huachafería costeña equivalente: el "hispanismo", explotación ornamental, literaria, política e histórica de un Perú hispánico estereotipado y romántico. La fiesta del Inti Raymi, que se resucita anualmente en el Cusco con millares de extras, es una ceremonia intensamente huachafa, ni más ni menos que la Procesión del Señor de los Milagros que amorata Lima (adviértase que adjetivo con huachafería) en el mes de Octubre.

Por su naturaleza, la huachafería está más cerca de ciertos quehaceres y actividades que de otros, pero, en realidad, no hay comportamiento u ocupación que la excluya esencialmente. La oratoria sólo si es huachafa seduce al público nacional. El político que no gesticula, prefiere la línea curva a la recta, abusa de las metáforas y las alegorías y, en vez de hablar, ruge o canta, difícilmente llegará al corazón de los oyentes. Un "gran orador" en el Perú quiere decir alguien frondoso, florido, teatral y musical. En resumen: un encantador de serpientes. Las ciencias exactas y naturales tienen sólo nerviosos contactos con la huachafería. La religión, en cambio, se codea con ella todo el tiempo, y hay ciencias con una irresistible predisposición huachafa, como las llamadas -huachafísicamente- ciencias "sociales". ¿Se puede ser "científico social" o "politólogo" sin incurrir en alguna forma de huachafería? Tal vez, pero si así sucede, tenemos la sensación de un escamoteo, como cuando un torero no hace desplantes al toro.

Acaso donde mejor se puede apreciar las infinitas variantes de la huachafería es en la literatura, porque, naturalmente, ella está sobre todo presente en el hablar y en el escribir. Hay poetas que son huachafos a ratos, como Vallejo, y otros que los son siempre, como José Santos Chocano, y poetas que no son huachafos cuando escriben poesía y sí cuando escriben prosa, como Martín Adán. Es insólito el caso de prosistas como Julio Ramón Ribeyro, que no es huachafo jamás, lo que tratándose de un escritor peruano resulta una extravagancia. Más frecuente es el caso de aquellos, como Bryce y como yo mismo, en los que, pese a nuestros prejuicios y cobardías contra ella, la huachafería irrumpe siempre en algún momento en lo que escribimos, como un incurable vicio secreto. Ejemplo notable es el de Manuel Scorza en el que hasta las comas y los acentos parecen huachafos.

He aquí algunos ejemplos de huachafería de alta alcurnia: retar a duelo, la afición taurina, tener casa en Miami, el uso de la partícula "de" o la conjunción "y" en el apellido, los anglicismos y creerse blancos. De clase media: ver telenovelas y reproducirlas en la vida real; llevar tallarines en ollas familiares a las playas los días domingos y comérselos entre ola y ola; decir "pienso de que" y meter diminutivos hasta en la sopa ("¿Te tomas un champancito, hermanito?") y tratar de "cholo" (en sentido peyorativo o no) al prójimo. Y proletarias: usar brillantina, mascar chicle, fumar marihuana, bailar rock and roll y ser racista.

Los surrealistas decían que en el acto surrealista prototípico era salir a la calle y pegarle un tiro al primer transeúnte. El acto huachafo emblemático es el del boxeador que, por las pantallas de televisión, saluda a su mamacita que lo está viendo y rezando por su triunfo, o del suicida frustrado que, al abrir los ojos, pide confesión. Hay una huachafería tierna (la muchacha que se compra el calzoncito rojo, con blondas, para turbar al novio) y aproximaciones que, por inesperadas, la evocan: los curas marxistas, por ejemplo. La huachafería ofrece una perspectiva desde la cual observar (y organizar) el mundo y la cultura. Argentina y la India (si juzgamos por sus películas) parecen más cerca de ella que Finlandia. Los griegos eran huachafos y los espartanos no; entre las religiones, el catolicismo se lleva la medalla de oro. El más huachafo de los de los grandes pintores es Rubens; el siglo más huachafo es el XVIII y, entre los monumentos, nada hay tan huachafo como el Sacre Coeur y el Valle de los Caídos. Hay épocas históricas que parecen construidas por y para ella: el Imperio Bizantino, Luis de Baviera, la Restauración. Hay palabras huachafas: telúrico, prístina, societal, concientizar, mi cielo (dicho a un hombre o a una mujer), devenir en, aperturar, arrebol. Lo que más se parece en el mundo de la huachafería no es la cursilería sino lo que en Venezuela llaman la pava. (Ejemplos de pava que le oí una vez a Salvador Garmendia: una mujer desnuda jugando billar, una cortina de lágrimas; flores de cera y peceras en los salones). Pero la pava tiene una connotación de mal agüero, anuncia desgracias, algo de lo que -afortunadamente- la huachafería está exenta.

¿Debo terminar este artículo con una frase huachafa? He escrito estas modestas líneas sin arrogancia intelectual, sólo con calor humano y sinceridad, pensando en esa maravillosa hechura de Dios, mi congénere: ¡el hombre!

89 Comments

  1. Juaneco

    Este artículo lo leí aqui mismo por primera vez, creo el primer año de Arkiv.

    Como buen hombre de mundo despues de recorrer principalmente los paises que forman los paradigmas de la cultura occidental europea debe haber aprendido mucho del buen gusto y ha adquirido formas refinadas autenticas. Incluso su familia tenia buena posición social en contraste de otros. Pareciera que MVLL se avergonzará de sus compatriotas impotente de dar lecciones para que «mejoremos» nos escribe esta nota. Los diminutivos son pan de cada dia en España, Portugal, incluso Alemania, ni que decir del pais de Ronaldinho, Julinho, Rivelinho, y un largo etc.

    Un monumento a la huachaferia lo constituyen las araucarias (coniferas pero no son pinos) a la entrada del balneario Santa Maria traidas desde la lejana Nueva Zelanda hasta el super árido desierto peruano. Y asi podríamos hacer una lista interminable.

    Para terminar Eloy Jauregui dijo algo así como que el más huachafo de todos es el mismo MVLL por estar preocupandose tanto por la huachaferia. Es así que en su novela «La fiesta del chivo» de forma abrupta inserta un párrafo par explicar que es «Kitsch» dentro de las costumbres y objetos que colecciona el dictador.

    saludos

    • Aldo

      Si creen que Vargas Llosa escribió ese artículo para alardear de su buen gusto y refinamiento y se avergüenza de sus compatriotas no han entendido absolutamente nada. La huachafería existe, no es un mito, por qué no se puede escribir sobre ella sin ser tildado de refinado y creído?

      Como es común en lo referente a MVLL muchas críticas son prejuiciosas (porque es de clase alta no debe manifestarse) y sin base.

    • tito

      TOTALMENTE en desacuerdo con MVLL, y con Juaneco también, creo, que MVLL no sabe lo que es la huachafería, la huachafería, creo yo, que es la palabra con más definiciones difusas en el Perú, y la que más preocupa en su definición a muchos, y MVLL piensa mucho en ella, pero falla, se equivoca en definirla, ¿por qué? RESPUESTA: se preocupa mucho y no la conoce porque es arequipeño, y creo que siendo una palabra LIMEÑA Y LIMEÑISTICA nadie que no sea de Lima de muchas generaciones pueda entenderla, pero, por lo mismo tantos se preocupan en su origen, ya que HUACHAFEAR (y también definirla y analizarla los ALIMEÑA, los eleva socialmente) yo creo que hauachafería no es nada de lo que MVLL piensa, es más, creo que HUACHAFO es una equivocación, y una mala interpretación de los provincianos o sus hijos, no existe «EL HUACHAFO» eso es una equivocación, existe «LA HUACHAFA» o «LA HUACHAFITA» y LA HUACHAFERÍA es su característica, pero NO creo que exista huachafería aristocrática (eso es EXENTRICIDAD) ni hauchafería de clase media (eso es CURSILERÍA) esas son palabras existentes y definidas (además ¿la clase media lleva tallarines a la playa? no sabía, eso me parece de clase baja ¿o los pobres miraflorinos rubios y de muy buena familia de clase media que nunca llevarían tallarines a la playa que son? ¿aristócratas? ¿llevar o no tallarines te hace aristócrata? LA HUACHAFA, LA HUACHAFITA, Y SU HUACHAFERÍA, es la chiquilla pobre, humilde, mestiza, que se quiere hacer pasar por chica «decente» negar su origen, atrapar a un chico blanco de clase media o alta (otra cosa; como el termino clase media ha ido desde Leguía transformandose en clase popuklar emegente, cuando en la Lima veradera era la gente de MUYYY BUEENAAA FAMILIA Y BUEEN PASARRR, PERO SIN HACIENDA O EMPRESA) y VESTIRSE COMO HAUCHAFA o ROPA HUACHAFA, no es como cree MVLL (provinciano al fin) que se trata de una ropa de mal gusto (según el y millones de provincianos; una millonaria mal vestida es huachafa, no, lo que es es una exentrica o tiene mal gusto, nada más) NO, ROPA HUACHAFA se llama a la ropa de tela barata y cocida en casa por las chicas pobres, para hacerse pasar por una chica de «clase media (LA TRADICIONAL NO LA QUE LLEVAN TALLARINES SEGUN MVLL) o por una chica de clase alta ambas clases en la Lima de antes de gentes blancas» Pero, QUE SE NOTA QUE NO LO ES, ESO ES LA HUACHAFERÍA, REALMENTE – POR ÚLTIMO JUANECO, QUIEN CH____ ES ELOY JAUREGUI, ESE SI ES UN HUACHAFO QUE HABLE DE SU HUAYNO

  2. jshagfioy w4379ty3n

    Siguiendo la línea del artículo: ¿Aceptar y ostentar el título de «marqués» bien entrado el siglo XXI sería o no una expresión de lo huachafo?

    • Héctor

      Ostentar ser marqués? Sabes siquiera de lo que estás diciendo? Como es la gente, adapta, la realidad a su manera y crea sus propias verdades.

      El título de marqués no se lo dieron solamente a Vargas Llosa sino al entrenador Vicente Del Bosque y otras personalidades. MVLL nunca se ha jactado o alardeado de este título, recuerdo incluso que cuando lo entrevistaron en RPP se sentía incómodo por el nombramiento, pero es claro que nunca lo rechazaría viniendo de un gran amigo de él como es el rey de España.

      Siempre hay gente que trata de atacar a MVLL por puro resentimiento, le dicen viejo, español, marqués, como si alguno de esto fuera algo criminal o delictivo.

  3. Hilbert Zeballos

    Hasta la palabra «huachafo» es huachafa. Este termino proviene del ingles «White Chapel», que era una zona muy pobre en Londres. Con la revolucion industrial de 1840 se instalaron en esa zona las primeras fabricas y sus habitantes pasaron a ser los primeros obreros. Con el modesto incremento de su poder adquisitivo, esta gente cambio en su vestir y en el decorado de sus casas, mejorandolas, pero con muy mal gusto, dado su bajo nivel cultural y social. De ahi que en la Inglaterra Victoriana llamar «White Chapel» a alguien era insultarlo. Este termino llego al Peru con los inmigrantes ingleses y los limenos lo castellanizamos a «huachafo». En lo personal, pienso que en el Peru el huachafo por excelencia es el limeno (yo incluido). Solo me queda decir: QUE VIVA LA HUACHAFERIA!!!

  4. Hilbert Zeballos

    Con animo de diversion y humor (por favor que nadie se ofenda) propongo que se sugiera una lista de huachaferias: Aqui les va algunas:
    1) Beber whisky en Lima.
    2) Usar ropa «bamba» con nombres parecidos a las marcas de prestigio (zapatillas «Mike» por las «Nike», ropa «Dulce Cabana» por «Dolce & Gabanna)
    3) Proponer matrimonio de rodillas.
    4) Llevar serenata a la novia.
    5) Traer mariachis a una fiesta (y encima mariachis peruanos)
    6) Usar anteojos oscuros en una habitacion y tambien en las noches.
    7) Castellanizar los nombres en ingles (Maykol por Michael, Mayk por Mike, y el ya conocidisimo Reymond por Raymond.
    8) Tomar el te a las 5 de la tarde.
    Se aceptan mas ideas…

  5. Héctor

    Algunas huachaferías idiomáticas:
    Decir «derrier» en vez de trasero.
    «Mall» en vez de supermercado.
    La chica X «derrochaba sensualismo» (algo frecuente que escriben los periódicos).

    A ver si se me ocurren más…

  6. K.·.

    Hola,
    Universalmente, el huachafo por antonomasia es el «nuevo rico», un desubicado social que da lugar a jocosas situaciones (p.ej. Wicho en «el premio mayor») y no deja de ser, en el fondo un arribista con medios.

    Pero se han olvidado del personaje opuesto, el «nuevo pobre» (p.ej. Doña Florinda del Chavo del ocho) que también está desubicado en el medio en que vive («venimos de una familia de abolengo», «no te juntes con esa chusma», «tu abuelo fue don XXX y tenia YYYYY», son sus mantras).

    Mientras el primero pide su «ajicito» al maitre en un restaurante ficho, el segundo se caracteriza por pedir cubiertos al choncholinero de carretilla (o hacerse llevar la porción de pollada en bolsita, para comérsela en casa y que «no le vean con esa clase de gente»).

    Todo esto socialmente, si además le metemos el cuento racial (porque en nuestro querido país la plata «te blanquea») ya la cosa se le complica al huachafo.

    Un ejemplo de esto último lo da el dominicano dictador Trujillo, quien tenía ascendencia negra pero pasaba por zambo claro e inventó (y aún se mantiene) que en el documento dominicano se utilice la expresión de «raza india» para los morenos, mulatos o zambos que no quieren poner «raza negra».

    Saludos cordiales
    K.·.

  7. Luis Ernesto

    y quien no ha hecho un acto de huachafería en su vida?….el que esté libre de huachaferías, que lance la primera piedra…he dicho.

    • Hilbert Zeballos

      De acuerdo, Luis. La huachaferia es inherente al peruano, especialmente al limeno de todos los estratos sociales.

  8. Ju

    Si, el dictador Trujillo era todo un caso.

    Quedé pasmado cuando me enteré que algún sector de palacio de gobierno fué pintado de púrpura con dorado a algo por el estilo a pedido de Keiko.

    El estilo neoclásico fué la supuesta reconstrucción del arte clásico griego, por eso principalmente en paises anglosajones se construyeron obras arquitectonicas al supuesto estilo griego, despues se descubrió que muchas estatuas de marmol originalmente fueron pintadas con colores intensos y de fuertes contrastes que fueron lavados por la interperie y el tiempo.

    La palabra snob es una abreviación del latin sine nobile (sin nobleza) que le ponian a los estudiantes de Cambridge, que tenian que compensar con su dinero lo que le faltaba de abolengo.

    Antes de la bonanza del guano las familias limeñas de alcurnia usaban joyas de plata, algunas familias fraguaron documentos para cobrar deudas de guerra, los nuevos ricos usaban joyas de oro, en la vida social de esa época eran mejor aceptada la plata.

    Como los humanos estamos en permanente ebullición social, siempre va a existir buen gusto, imitadores y malas copias.

  9. George C Coscia

    En un episodio de ‘Seinfeld’, su amigo George ‘adapto’ una huachaferia bastante graciosa: comer una barra de chocolate (Sneakers) con tenedor y cuchillo e insistir que el siempre disfruta su postre con utensilios..WHITE CHAPEL PLOP !!

    • Y cuando a George Costanza le preguntan: Pero qué estás haciendo? Él responde todo creído: Y tú como comes los seakers, con las manos???

  10. sebastian

    También serían huachafos algunos restaurantes limeños que dicen contar con servicio de «VALET PARKING», y comprar regalos bamba a sus hijos como la muñeca «BABIE» en ver de la auténtica Barbie.

  11. Diego Mamani Crevani

    Yo los arkiveros, no somos huachafos tambien? En general a los peruanos de hoy en dia nos gusta decir o escribir palabras en ingles, asi no dominemos ese idioma. Por ejemplo: llamar «sneakers» (zapatillas) a los chocolates SNICKERS.

    • Tienes razón, si hasta escribí mal y puse «seakers». En un castellano correcto sería «barra de chocolate», que es una palabra que nadie usa lamentablemente.

      Nadie está libre de caer en huachaferías, ni el mismo Vargas Llosa así como lo escribe en su artículo.

  12. Hilbert Zeballos

    Aqui algunas otras huachaferias que se me han ocurrido:
    1) Casarse en una iglesia pituca sin uno serlo.
    2) Usar polos marca «Polo» con el sello que te cubre medio pecho (ostentoso!!!).
    3) Creerse blanco y encima ser racista.
    4) Para las chicas: Tenirse el pelo de rubio.
    5) Fumar pipa.
    6) Ser hincha de la «U» siendo uno negro. (Yo tuve dos amigos asi…).
    7) Barras bravas de la «U» pintando svastikas nazis en las paredes (Han visto sus caras?)
    8) Hasta Antauro Humala es huachafo cuando usa ese sombrero de Cowboy teniendo esa cara tan peruana, y encima llamandose etnocacerista.
    9) Ir al cine en Larcomar viviendo uno en San Juan de Lurigancho..
    10) Las corridas de toros (Han visto las fotos de «Ellos y Ellas» en «Caretas»?).
    Bueno, no se me ocurren mas por ahora, ayudenme por favor…

    • Dr. Dimas Concha

      11) Ya que mencionas los toros: Firmar un manifiesto apoyando las corridas de toros junto con otros «intelectuales»
      12) Postularse a la presidencia del Perú, por supuesto (Creo que todos hemos conocido a alguien que de niño soñaba con ser presidente, eso sí que es recontra huachafo, pero una huachafería de niños, no?)
      13) Relacionado con la anterior: Quedarse picón al perder las elecciones (En realidad eso aplica para muchos «candidazos» que andan por ahí)
      14) Pregonar por todos lados que se va a votar por un candidato en las elecciones, insultar a los que no votarán por su candidato y al final no aparecerse a votar. El colmo!

      No se me ocurren más, pero siendo MVLL, me la dejaron fácil poner esas.

      Saludos.

  13. Joaquín

    ¿Huachafo? Usar como sobrenombre «Willy» si te llamas Guillermo o «Cony» si te llamas Consuelo. Cerrar la calle de tu urbanización con rejas. Comprarte el último DVD o Blu-ray y tener tu colección de puras películas piratas. Organizar la fiesta de tu hijo (e invitar a todos sus amiguitos) al MacDonalds. En los hombres llenarse de cadenas, anillos, esclavas, además del reloj, y si son de oro peor. En las mujeres (y también muchos hombres) pintarse el pelo de rubio, platinado o castaño cuando es de un negro natural precioso. Decir chévere. Decir pop-corn en vez de canchita.

  14. Héctor

    No sé si es huachafería, pero eso de pasarse el vaso de cerveza y tirar la espuma al piso es de muy mal gusto.

    Las mujeres que se tiñen el pelo y se ponen lentes de contacto de colores claros como Lucía de la Cruz… horror!!! Y Gisela Valcárcel debe tener su cabello destrozado después de usar tintes rubios desde hace más de 30 años.

  15. Hilbert Zeballos

    Personajes huachafos por naturaleza:
    1) Tongo.
    2) Susy Diaz.
    3) El loco Poggi.
    4) El «Marques» Mario Vargas Llosa.
    5) Eliane Karp.
    6) Las hermanitas Cayo.
    7) Marisol y Celine Aguirre.
    8) Nadine Heredia.
    Como ven, huachafos hay en todos los estratos sociales de Lima…

    • Héctor

      No veo por donde sean huachafos Nadine Heredia y menos Vargas Llosa. Una cosa es que no les guste sus opiniones o acciones políticas y otra que sean huachafos.

      Hay alguien sí que es más huachafo que Manco, Monique Pardo, Suzy Díaz y Marisol Aguirre juntos, es el tal ‘Brad Pizza’, Mauricio Diez Canseco. Ese sujeto ha echo de la huachafería un estilo de vida.

  16. Hilbert Zeballos

    Me falto Reymond Manco…

  17. Patrick

    Bueno, voy a meter mi cuchara (término huachafo) creo que la huachafería no es una marca registrada del Perú, los ingleses tiene lo Snob, supongo que otras culturas tienen su cuota de huachafería, creo que algo huachafo es comer pavo en navidad, otro acto huachafo es usar camisas hawayanas, pantalón jean cortado a la rodilla y con flequitos y usara sandalias tipo franciscano. Es verdad que lo huachafo va en relación con lo falso y con lo recargado, una especie de estilo churrigueresco de vida, Tongo ha hecho de lo huachafo su fama, discrepo con MVLl cuando tilda casi todo lo peruano citadino como huachafo, creo que la globalización hizo lo suyo y simplemente nos volvimos «cosmopolitas» (suena huachafo, no?), más que huachafo, el usar ropa bamba con el nombre de una marca famosa es acomplejado, comprar dvds piratas es un acto contra corriente, el de pregonar la posesión de un bien sin pagar impuestos y a precio huevo, osea sacarle la guaracha al sistema, el caso más interesante es el usar computadoras con programas piratas, osea el usufructuar un bien sin el menor resquicio de remordimiento, todo una tesis de moralidad, por supuesto yo no puedo lanzar la primera piedra, creo que la línea que divide el buen gusto de lo huachafo es tan tenue que casi no existe, normalmente las modas son huachafas porque no se adaptan a nuestra idiosincrasia o nuestros fenotipo promedio, puede haber nombres huachafos, pero lo huachafo es una forma de vida, un sello único y personal, que muta y se recicla según la necesidades y el bolsillo del huachafo, al final billetera mata a galán, siempre y cuando no sea gordo, chato, calvo y con aíres de divo, puedes combinar las características, pero al sumar más de ellas tienes que tener la billetera más surtida de billetes.
    Saludos huachafos

    • Comer pavo en navidad, tomar chocolate caliente en pleno verano, armar arbolitos con escarcha y en año nuevo comprar calzones amarillos y salir corriendo con maletas. Las fiestas son bien huachafas….

    • Patrick

      Te olvidaste de los Niños Cantores de Huaraz y todo su LP de villancicos con las letras más huachafas que he escuchado.

  18. Diego Mamani Crevani

    Otra huachaferia muy comun referida al uso del ingles… es lo que se lee en los avisos de corretaje inmobiliario en Lima que ponen «walking closet». Tremenda huachaferia! De por si esta mal usar palabras extranjeras sin necesidad, pero en este caso ademas esta mal escrito.

    «Walking closet» se traduce como un closet que camina, o un closet donde uno puede entrar a dar caminatas! Lo correcto es WALK-IN CLOSET.

  19. jshagfioy w4379ty3n

    Algo profundamente huachafo, que no por generalizado se puede pasar por alto, es el caso de nuestros compatriotas que regresan adoptando acentos extranjeros o, peor, «olvidándose» de hablar castellano…

    • Patrick

      Recuerdo una entrevista a Patrulla Barbadillo, ya jugaba en Italia y en una de sus llegadas para jugar por la selección, un periodista le pregunta algo y el crack muy suelto de huesos le responde que no le entendía.

  20. Héctor

    Quizás muchos no lo consideren huachafo, e incluso una falta de respeto decirlo. Pero a mí me parece bastante huachafo (porque solo lo veo en noticieros peruanos, nunca en otros países). Que cuando ocurre algún tipo de tragedia, algún accidente automovilístico, inundación, o lo que sea, la gente rompe en llanto delante de las cámaras, se «desmayan», gritan, «Porque no te llevaste a mí, Señor!», «Tu no estás muerto, yo iré por ti», y cosas por el estilo, mientras el noticiero de turno pone de fondo una triste y huachafísima cortina musical, acentuando aún más la tragedia.

    • Hilbert Zeballos

      Hector, siguiendo tu linea quisiera agregar que cuando algun personaje conocido muere, a la hora de los discursos en su sepelio (actividad en si profundamente huachafa tambien), no falta un huachafo que grita: «Fulanito no ha muerto, vive en nuestros corazones!!!». Que huachaferia!

    • Luis

      Creo que roza con lo huachafo esa frase «por queeeeee, llévame Señooor», mi papá detesta esas escenas y suele decir «qué se le lleven de una vez».

  21. Peparias

    “Porque no te llevaste a mí, Señor!” , curiosa construcción, no sé si sea huachafa o simplemente errónea, la forma correcta sería “Porque no me llevaste a mí, Señor!” , aunque incurriría en pleonasmo.

    Creo que el artículo de Mario Vargas Llosa es muy bueno, y no pretende convertirse en árbitro de lo que es huachafo o no, sino es una sabrosa crítica (y autocrítica) de nuestra sociedad. Sobretodo es muy divertido cuando trata el tema de los escritores, y acertado en lo referente a Julio Ramón Ribeyro.

    Creo que muchos se equivocan aquí tratando de definir lo huachafo, confundiéndolo con el mal gusto, la ignorancia y el esnobismo, tiene de todas esas cosas, pero es una caracerística más sutil, difícil de enmarcar en términos tan limitantes como «cursi».

    Un ejemplo de algo verdaderamente huachafo sería el primer párrafo de este comentario : tratando de enmendar la plana al prójimo desde un punto de vista de dudosa superioridad intelectual y soltando como quien no quiere la cosa términos como «pleonasmo» para hacer la finta de un conocimiento que no necesariamente poseo; típica huachafería de internet. 😉

  22. Héctor

    Dr. Dimas Concha:
    Es huachafo postular a la presidencia? Quieres decir que todos los presidentes son huachafos ya que ellos alguna vez postularon? Entonces pobre Belaunde, pobre Obama, pobre Kennedy, huachafos todos los que se proyectan para dirigir el destino de un país!

    «Quedarse picón con Fujimori». Sabes qué? Todos deberíamos estar picones con Fujimori por todo el daño que le hizo al país. A eso no le llamaría piconería sino tener sentido común, resentirse cuando pisotean y violan todos los derechos de nuestro país no me parece para nada huachafo sino hasta saludable.

    «Insultar a los que no votarían por su candidato».. ( !?) A quién insultó MVLL? Qué dijo? Cuándo? Dónde lo leíste, en Ajá, el Chino? Dame tus fuentes por favor…

    «Al final no aparecerse a votar». En primera vuelta MVLL votó en Barranco, lo viste? La fecha de la segunda vuelta se definió mucho después, cuando MVLL había adquirido compromisos en el extranjero para promocionar su libro “El sueño del celta” en el extranjero. Por si no lo sabes los peruanos solo podemos votar en el país donde estamos inscritos. Nada huachafo entonces.

    En lo único que te podría dar la razón es en su afición taurina, algo que él mismo condena en este artículo pero sobre lo que al parecer a cambiado de opinión.

    En fin, nadie es perfecto, pero no sean sinvergüenzas pues, no me pongan al Nobel junto a Manco, Susy Diaz, Poggi, etc. El resentimiento hacia MVLL también es bien huachafo porsiaca….

    • Hilbert Zeballos

      Ya pues Hector, no seamos «huachafos» (Tarea imposible de lograr por cierto). Estamos aqui en plan de «chongo» riendonos de nosotros mismos. Nadie es dueno de la verdad. Entiendo tu admiracion hacia Mario Vargas Llosa (el peruano mas ilustre que hemos tenido) y lo respetamos. No hay duda que es una buena persona y muy bien intencionada. Dejanos vacilarnos un poco con el Marques por favor. En cuanto a Nadine Heredia, tambien creo que es una buena persona y tambien con muy buenas intenciones, pero su afan de protagonismo y constante figuretismo son verdaderamente huachafos. Eso es todo. Vamos hermanito (con huachafisimo diminutivo) no te hagas mala sangre y sigamos huachafeando en este foro. Un abrazo.

  23. Hilbert Zeballos

    Me olvidaba, en lo personal tambien admiro a MVLL y a Nadine Heredia, pero tambien me vacilo con ellos en buena onda… No creo que les hayamos faltado el respeto aqui.

    • Héctor

      Estimado Hilbert, no confundas, una cosa es estar en plan de «chongo», y otra cosa calumniar a la gente con mentiras. No tengo nada en contra de la broma y el «chongo» por si acaso.

      Y bueno, solo agregar que en televisión no hay nada más huachafo que las telenovelas. Basta ver algunos minutos de «Al fondo hay sitio» para que el huachafómetro se dispare sin control. Saludos.

  24. Hilbert Zeballos

    Otras huachaferias que se me han ocurrido. El que se pica es un huachafo…
    1) Celebrar el Halloween.
    2) Usar toga y birrete en las graduaciones.
    3) Celebrar el cumpleanos del Jefe (Mientras que nadie se acuerda del tuyo…).
    4) Pedir la mano de la novia (Momento insufriblemente huachafo, pero no se por que a las novias les encanta…).
    5) Usar «frac» en los matrimonios.
    6) Usar el polo de tu club deportivo en los paseos al campo y/o a la playa.
    7) Los caballeros cincuentones: Tenirse el bigote de negro.
    8) Escribir «posts» en este foro…
    Saludos…

  25. Gregorio Huaroto Offenhauser

    Qué interesante esta entrada y las intervenciones. Hace un tiempo nos tocó estudiar un texto de Fernando de Trazegnies, un extracto de su libro «La Idea del Derecho en el Perú Republicano del Siglo XIX», donde el acuña el concepto de la «modernización tradicionalista», el que, según el referido intelectual, caracterizaría a la sociedad peruana, de su tránsito de la Colonia al período republicano. El concepto «modernización tradicionalista» da cuenta de «un proceso de rnodernización desde arriba, en el que la clase tradicional ingiere fuertes dosis de modernidad en la medida que la transformación no ponga en peligro el carácter dominante de dicha clase», conforme las glosas al libro de De Trazegnies escritas por Paul Gootenberg y que pueden encontrase en este enlace: http://macareo.pucp.edu.pe/ftrazeg/aaga.htm

    Muy bien, el carácter estamental y jerárquico de la sociedad peruana, con el claro dominio de un sector, es el que explicaría la aparición de expresiones como «huachafería» y «huachafo/huachafa», en alusión a todos aquellos intentos de los sectores subordinados de la sociedad por trascender su condición y expresiones.

    En tanto los sectores dominantes pudieran percibirlas como amenazas (reales o ficticias) a lo establecido (la jerarquización social heredada de la Colonia), las nuevas expresiones de los sectores subordinados podían ser catalogadas como «cursis», «de mal gusto», «reñidas con la autenticidad», etc. Nótese que el empleo de nuevas expresiones, productos o tecnologías originarias de los centros del conocimiento no son casi resentidas en nuestra sociedad si es que provienen de los sectores dominantes, pero no ocurre lo mismo si son los pobres los que las manifiestan.

    El texto de De Trazegnies atribuye el origen de la expresión «huachafo» o «huachafería» a la voz colombiana que se recoge en el enlace compartido por Diego y que es expresión de «desorden» o «alboroto» que es lo que los sectores dominantes no desean. La modernidad, en el deseo de los poderosos, deberá ser administrada por ellos y no por los de abajo. A lo que pretenda ser un atisbo de modernidad -amenazante o no- que no provenga de arriba, se le podrá catalogar desde «subversivo» (por ejemplo, la reforma universitaria de inicio de siglo XX, o la instauración de la jornada laboral de 8 horas, o el voto a las mujeres), o «huachafo» («mira al cholo con su i-phone», «fíjate a la Cuqui con su polo Lacoste», «de cuando acá con carro nuevo», «dedicado a la tecno cumbia y viviendo en Las Casuarinas», etc).

    Da para más.

    GH.

    • Hilbert Zeballos

      Mi estimado Gregorio: Sabias tu que Fernando de Trazegnies, a pesar de ser peruano tambien ostenta el titulo nobiliario de «Marques de Torrebermeja y Conde de las Lagunas»? Si alguna vez lo conoces personalmente, el protocolo manda que te dirijas a el con el huachafisimo «Ilustrisimo Senor» . Todo lo que te digo esta en su biografia de Wikipedia.

    • Diego Mamani Crevani

      El arbol genealogico de Trazegnies esta en linea, o lo estuvo alguna vez. Ademas de estar emparentado con familias aristocraticas europeas, el fulano dice descender de una princesa inca.

  26. Gregorio Huaroto

    Por razones profesionales lo conocí, estimado Hibert. Yo no me he referido, en todo caso, a la persona, sino a un texto brillante, cuya lectura les recomiendo.

    A propósito, allí se consigna una referencia a las diferenciaciones sociales, las que en otro tiempo (distinto al nuestro) el dinero no podía eliminar.

    Un maestro universitario, comentando el libro de De Trazegnies, hizo mención a sus alumnos sobre una encuesta hecha alguna vez en un programa de TV, donde eran entrevistadas varias personas sobre lo que más ellos desearían en la vida. Las respuestas discurrían desde el consabido «dinero», «un auto nuevo», «una casa nueva», «un negocio propio». Hasta que a un hombre humilde le preguntan lo que más quisiera en la vida y él responde: «lo que más quisiera es ser un señor».

    En una sociedad de ciudadanos libres e iguales, tamaños deseos como el del hombre humilde de la TV, posiblemente no se darían. En sociedades estamentales y jerarquizadas, en cambio, si es posible abrigar esos sueños, que casi siempre quedan en eso. Porque no basta la nacionalidad y la titularidad de la ciudadanía en ese tipo de países, sino también un «extra», basado en elementos tales como «apellidos», «fenotipo», «posición económica y social». El cuento de Julio Ramón Ribeyro, «Los Merengues», uno de cuyos mensajes es que el dinero, en manos de un ciudadano humilde, puede no valer nada (versus lo que si podría valer en manos de un ciudadano de extracción social «más elevada»), es la mejor constatación del nivel de desarrollo del Perú en una buena parte de su vida republicana.

    GH

    • Patrick

      Brillante, Gregorio, habrá que leer ese libro, de ex canciller, conde y marqués, lo que relatas es una fotografía antigua que lamentablemente aún tiene vigencia, hay que reconocer que los tiempos han cambiado en algo, pero aún hay gente que se escuda de su Apellido, las relaciones familiares y amicales. Aún hay gente que se siente postergada por su humilde origen, por eso es que triunfa el huachafísimo «al fondo hay sitio» porque aunque que es recontra irreal, osea una pituquita no se va a casar y adoptar un apellido considerado socialmente lumpen y de menor categoría, es tan real como Papa Noél.

      Muchos recordaremos en nuestra adolescencia a más de un amigo dirigirse a la autoridad con esta frase «tu no sabes quien soy yo», osea «Ubícate no somos iguales», o me sueltas o te mando a dirigir el tránsito a la puna. Hoy nos puede sonar festivo, pero en esos días era un salvoconducto para saltarse la vaya de la ley.

      En lo personal recuerdo cuando me tocó ir a sacar la boleta del servicio militar, fuí con mi padrino de bautizo, un oficial del ejército, llegamos en su Mustang 1967 al cuartel que estaba a la espalda del laboratorio LUSA en Pueblo Libre, había una colaza, mi padrino me dejó en el primer puesto para «pasar» el examen médico y se fue, llegó un capitán médico y lo primero que me dijo es que hacía ahi, le dije que el coronel tal me puso ahi, a regañadientes me atendió y me dijo que me quite la ropa delante de todos para «examinarme», lo mande lejos y le dije que no, él me dijo que como me iba a poner apto al servicio si no me revisaba, acoté que me importaba más ser considerado inapto al servicio y que lo consigne en la boleta, el capi se rió y me dijo que primero tendría que hacer 40 planchas, 60 ranas y otras cosas más y calato, llegó mi padrino y el pobre capitán terminó según mi contó después, colocando vacunas en un cuartel de la selva al que nadie quería ir.

      No me enorgullezco de lo que cuento, pero grafica el status quo de esa época, de los abusos de poder y de cómo la gente realizaba alianzas de «poder» con esos padrinzgos, matrimonios y lazos socio familiares, termino con el título de Círo Alegría: «El Perú es ancho y ajeno» creo que grafica los casi 200 años de vida republicana.
      saludos

    • Patrick

      por supuesto el título de Círo Alegría está parafraseado, Luis Alberto Sanchez habla del poder de la billetera para «blanquar» la tez de los peruanos

  27. ROMYNA MURO

    ESO ES CIERTO MI PADRINO QUE ERA CORONEL HIZO QUE ME BAUTIZARAN EL LA CAPILLA DEL HOSPITAL MILITAR Y MI HERMANA CUANDO FUE A SACAR SU BOLETA MILITAR FUE CON TODO SU SALON DE 5 DE MEDIA CON EL BUS DE SU COLEGIO Y TODAS SACARON SU BOLETA MILITAR SIN HACER COLA

    • K.·.

      Hola,

      Estamos derivando de los ejemplos de huachafería a los de prepotencia (militar en estos casos), volvamos al tema por que para esto ya habrá otros post’s al respecto (y no es por resentimiento, que yo saqué el duplicado de mi libreta militar y pasaporte en 2 horas, sin colas y en «zona VIP», apadrinado por mi tío, entonces teniente coronel).
      Ya que hablan de los toros, compartiré mis comentarios:

      – Tal como ir a los toros, en los 80’s -90’s ir a las peleas de gallos se volvió igual de huachafo, ya que la mayoría no iba a ver las peleas, ni siquiera a apostar sino para «estar con la gentita», etc. Algo similar pasó con las peleas de «Vale Todo» años después.

      – Ir a los toros (y a las carreras de caballos, obviamente en pelouse) en Lima es una acto social huachafísimo. Se remeda costumbres españolas (beber vino en bota y fumar puros es lo que queda ahora, antes llevaban mantones de Manila y sombrero andaluz los más «hispanizados») y al ser un acto social se discrimina a la afición de provincias que se sienten (y lo son) discriminados en los tendidos de Acho. Esto lo han advertido varios taurófilos peruanos, porque impiden el desarrollo de la afición como tal y no como huachafa imitación.

      Para terminar, otra «huachafería pituca» es la de llamar «Eishia» a la zona de playa Asia.

      Saludos

      K.·.

  28. jshagfioy w4379ty3n

    A nadie se debe basurear… nadie obliga a uno a ser amigo de alguien, y con eso basta. Nadie se puede auto-afirmar denigrando a otro porque, en primer lugar, no está bien, y en segundo lugar, transparenta los complejos del que denigra.

  29. Gregorio Huaroto

    Hola Patrick,

    La impuntualidad es otro signo de esas diferenciaciones. El que ocupaba el lugar más eminente siempre se hacía esperar…

    GH

    • Patrick

      Me parece que mi respuesta se perdió, mi intención al compartir mi experiecia con el servicio militar, era para graficar un hecho que, desde mi punto de vista, era casi una institución en los 80’s, recuerdo un dicho que lo grafica «no tener quien lo bautice» es decir no tener «vara» para conseguir algunas metas, por eso escribo que nuestros padres suponían que los militares se hiban a quedar por lagos lustros en el poder y había que «asegurar» a los hijos, supongo que aún se hace con siertos personajes ligados al poder, recordemos como se buscar que el alcalde, el presidente, el ministro o el congresista sea padrino de algún niños de escazos recurso y por supuesto el politicastro sucumbe al poder mediatico de la publicidad, el testimonia de Romyna es muy gráfico.
      Lo que nos cuenta Gregorio sobre la impuntualidad es el justificar un feo defecto y convertirlo en una marca de poder, acodémosnos de Toledo y la «hora Cabana» .
      Lo de K es otro tanto, aprovecho para opinar sobre uno de los anacronismos más arraigado en nuestra cultura casi de élite: la tauromaquia, aqui hay que reconocer que cualquiera no va al coso de Acho, hace un par de semanas sostuvimos una didáctica discución sobre el particular con un querido amigo que defendía la misión de vida del toro de lídia, opinión que no comparto, que este nobre animal nace, crece y es criado para que valientemenete muera ante los griterios de una tribuna que en casi todos los casos se precia de culta y elitista me parece que nos denigra como seres humanos, no niego con falso pudor que gozo con un buen bisteck de res, pero supongo, que en estos días los matarifes suelen ser lo sufientemente humanos para darle al ganado una muerte digna y no un espectáculo salvaje y grotesco como las corridas de toros, las peleas de gallos y de perros, eso pasa en el coso, en las tribunas, el espectáculo decadente es patético con peruanos «españolizados» por efecto de la «fiesta brava» libando vino en bota o chorizos y otras viandas de ese tipo, los aún existentes mantones de manilla, boínas y sombreritos ridiculones, me parece que las corrisads de toros es diferente en Provincias, pero al final es una actividad que debió quedarse en la noche de los tiempos y no ser parte de la «modernidaad actual».
      Ahora, si es huchafo el nombresito de Eisha a la zona casi liberarda del territorio peruano llamado Asia, pero que yo recuerde el nombresito nace de las clases postergadas de pisar el Varhalla pitucon del sur y que ya empieza a dar signos de «democratizarse» al permitir que Tongo cante su obra prima «la pituca» a tan exclusivo público, a no ser que sea una cortina de humo para que los dejen tranquilos.
      saludos

  30. Hilbert Zeballos

    He leido el link que Gregorio menciona, sobre las teorias del Ilustrisimo Senor De Trazegnies (me salio huachafo, pero solo estoy siguiendo el protocolo). Dudo que estas teorias se puedan aplicar a la «huachafologia» por que implicarian que solo la clase media y la clase baja somos huachafos, mientras que la clase alta no, dados su buen gusto y refinamiento. Sabemos que esto no es asi, pues la clase alta es tan o mas huachafa que el resto de nosotros. Si no veamos la siguiente lista…

    • Gregorio Huaroto Offenhauser

      Estimado Hilbert:

      Creo que estás confundiendo el fondo (la discusión de las ideas que encierra esta entrada) con una supuesta forma de un personaje (el profesor De Trazegnies, quien, valgan verdades, es un tipo muy horizontal y dialogante),
      Estimo, apreciado Hilbert, que los origenes sociales o el título nobiliario de De Trazegnies no inhabilita, para nada, las ideas por él expresadas.

      Lo que se postula es que somos aún una sociedad estamental y jerarquizada (hoy menos que antes, muy posiblemente) y que, todo intento de modernización ha sido admitido por los sectores dominantes en tanto éste sea funcional y no contestatario a su posición de dominio. Lo que se salga de ese libreto es, o subversivo, o «huachafo» (desde «cursi», «mal gusto», hasta «desordenado», «relajado», lo que conspira contra el «orden» que los dómines no quieren perder).

      Quizá un paso adelante para crecer y desarrollar como sociedad implique no ser racista, o clasista. Y admitir que la movilidad social debe ser no solamente posible sino también deseable. Cuando alcancemos esos estándares, estoy seguro, las expresiones clasistas y racistas de «huachafo» y, «huachafería», desaparecerán felizmente de nuestras vidas.

      GH

  31. Hilbert Zeballos

    Por el e-mail me han pedido que incluya otra listita de huachaferias. Aqui el que no cae resbala…
    1) Ir de compras a Miami (esta va para nuestra clase alta…).
    2) Fumar habanos, especialmente en las corridas de toros (Idem).
    3) Poner nombres del castellano antiguo a los hijos (Como Sol, Ximena, Rodrigo, Fernanda. Tambien va para los idem…).
    4) Algunos establecimientos que escriben en la puerta: «La Casa se reserva el derecho de admision».
    5) Para los caballeros madurones: Usar bisone.
    6) Los academicos: Dejarse crecer la barba para parecer «recontra» intelectuales…
    7) Usar corbata con camisa de manga corta. (Nuestra Frieda Holler, que te ensena a ser huachafo con elegancia, dice que la corbata se usa SOLO con camisa de manga larga). Finalmente…
    8) Aplaudir en las fiestas y/o restaurantes cuando alguien rompe un vaso de vidrio…
    Saludos…

    • Hilbert Zeballos

      P.D. Con respecto al punto (6), hasta Abimael Guzman es un recontra huachafo… Y encima bailando “Zorba el griego”.

    • K.·.

      Hola Hilbert,

      7) Es una costumbre típicamente gringa (fíjate en la tele) pero asociada al mal gusto («redeneck» le llaman allá)

      3) Los nombres es cuestión de modas, un amigo le puso a su hijo «Matías» y le dije que era tocayo de mi loro

      5) Peor que usar bisoñé es hacerse un tallarín saltado en la cabeza y tapar la pelada con los pelos del otro lado (el «doc» Montesinos tenía esa costumbre) ¿De verdad creen los calvos que no se nota? El loco Ureta usaba bisoñé.

      6) Peor que la barbita intelectual es ser lector «de sobaco», osea llevar siempre un libro bajo la axila pero que casi nunca lo leen.

      Saludos
      K.·.

    • Diego Mamani Crevani

      Poner Jimena o Jimeno con X quiza sea huachafo, pero que tienen de malo Rodrigo o Fernanda? Lo realmente huachafo es bautizar a los niños con nombres extranjeros mal escritos, como Cristhian (en vez de Christian), Stefany o sus variantes (en vez de Stephanie), Yovana (Giovanna), Jan Carlo (Gian Carlo), Jhon o Yhonny (John), y un largo etc.

  32. jshagfioy w4379ty3n

    Sobre el modelo de peinado del Doc al que hace referencia K. hay hasta documentales:
    http://vimeo.com/16914533
    Claro, si hubiereamos puesto esto en los años de apogeo del Doc al poco tiempo ya estaríamos identificados y puestos bajo tierra o «fondeados» en el mar…

  33. George C Coscia

    Una ‘cursileria’ de data antigua: Dejar mas de la mitad de la comida en un plato como prueba de ‘urbanidad y buenos modales’….anteriormente era un signo muy destacado….siempre se dejaba parte de la comida servida en alguna reunion o fiesta y la gente o periodistas hacian hincapie de esto , Ejemplo palpable cuando contrataron a Didi para dirigir la Seleccion de Peru, en el almuerzo introductorio, todos los diarios publicaron ese dato y elogiaron a Didi por esa ‘cualidad'(??) para mi fue una huachaferia que no tenia conocimiento pero que siempre recorde como algo anecdotico.(El ‘razonamiento’ es que el anfitrion te servira siempre mas de lo necesario y el agasajado tendra que dejar una buena porcion como muestra de reconocimiento de la generosa abundancia presentada.. WHITE CHAPEL bajan!!!)

    • George, en ese sentido yo soy bien huachafo porque casi nunca puedo terminar las enormes porciones de comida que le sirven a uno. Marco Aurelio Denegri dijo algo así como que en el Perú no se come para degustar sino para reventar. Gran verdad…

    • Peparias

      En realidad no se trata de dejar más de la mitad de la comida del plato, sino de dejar algo de comida en el plato, es lo que mis mayores llamaban «dejar la política», término que siempre me intrigaba, hasta que estudiando francés descubrí que «la politesse» era la cortesía. Interesante el razonamiento que señala George, aunque también por el lado del invitado se trataría de demostrar que no es un «muerto de hambre» que se va a limpiar el plato. En otras culturas dejar comida en el plato es prácticamente una ofensa, y en la actualidad ya casi nadie acostumbra «dejar la política».

    • Gregorio Huaroto Offenhauser

      En el «Manual de Cocina de Misia Peta» (de decenas de reediciones, lo promocionaba Ferrando) aparece aquello señalado por George en el sentido que se debe de dejar en el plato alguito como señal de educación. Otro dato que ahí se señala es que es de mal gusto elogiar lo sabroso que puede haber estado la comida del anfitrión.

      ¿Una entradita sobre el Antiguo Manual de Misia Peta?

      GH

    • Diego Mamani Crevani

      Jorge, son dos cosas distintas. Una cosa es dejar comida en el plato porque no quieres comer más, y otra muy distinta es dejar comida en plato por supuestos «buenos modales».

  34. jshagfioy w4379ty3n

    Instrucciones del Doc para el peinado:
    1) Déjese crecer una patilla hasta el codo;
    2) Pedir a Jacky o a la gatita de turno que ubique y coja la punta de la patilla mencionada en el punto Número 1);
    3) Contar y numerar los pelos de la patilla del 1 al 10 con su respectivo post-it del tamaño más pequeño;
    4) Marcar con cinta métrica en el cráneo una rayita del uno al diez cada 1.5 cms desde la nuca hasta donde alguna vez empezó la frente;
    5) Echar una mano de barniz a la pelada cuidando de no borrar las rayitas del punto Número 4) ;
    5) Poner cada pelo de la patilla en cada rayita;
    6) Retirar los post-it de cada pelo.

    Perdón, tocan el timbre y he visto que es un auto con lunas polarizadas del que han bajado seis tipos, espero que tengan sentido del humor porque esto lo he hecho sin mala onda, están entrando a mi oficina y me……………………………….

  35. Patrick

    para mi huachafo es:
    1, usar guayabera y pañuelo en el cuello.
    2. camisa abierta hasta el 3er botón y ser lampiño
    3. usar una esclavota de cualquier material y ser de brazo flaco.
    4. camisa de colores y estampados llamativos.
    5. polo con la cara de Al Pacino (cara cortada)
    6. los sacos Miami style
    7. los makarios
    8. leer condorito escondido en un floder manila
    9. golpearse el pecho en la iglesia y no vivir una vida cristiana practicante.
    10. contar chisten en un velorio

    • Otra huachafada es ponerle luces de neón a las placas de rodaje de los autos deportivos económicos que circulan en la capital.

    • Luis

      Unas muestras de huachafería:
      -Usar abrigo cuando hace calor.
      -Utilizar muchas cadenas (como Mario Baracus) y son de fantasía.
      -Decir «biyutería» cuando pueden decir «bisutería»(español) o en su nombre original: «bijouterie» (si hablan francés).
      -Pedir ají y limón en un Chifa.
      -Pedir tenedor y cuchillo a la anticuchera de la zona.
      -Estar un fin de semana en el extranjero y regresar al país con el acento del lugar, por ejemplo: ibérico,brasileño,Italiano, colombiano,venezolano o argentino.

      Huachafería de los chicos de hoy:
      -Tomarse una foto en la cabina telefónica del Británico y creer que están en el Reino Unido de la Gran Bretala e Irlanda del Norte (creo que «agarré carne»).
      -Tomarse «N» fotos en Starbucks (dentro, fuera del local, a los vasos …) para acreditar su presencia en un sitio de «mucha categoría»
      -Tomarle fotos a sus zapatillas Nike ,Adidas,Converse y compartirla en Facebook .

    • Luis

      -Los escaparates o avisos publicitarios andantes:
      Los chicos que usan polos com logos grandes de : Converse,Adidas,Nike, Chiemsee, Dunkelvolk, Huntington.
      -Compar ropa «de marca» adulterada (bamba), pero debe tener las caracteristas explicadas anteriormente.

  36. Javier G

    Se les ha olvidado un gesto huachafo que nos ha hecho famosos hasta hoy en el mundo entero: Aplaudir cuando el avión aterriza.

    Por otro lado, tenemos la huachafería que viene del gobierno, de uno en particular:

    http://lapizymartillo.blogspot.com/2011/07/el-apogeo-de-la-huachaferia-notas.html

  37. Bueno, pero si alguien deja comida en el plato (mucho o poco), cómo sabe el anfitrión si es porque el invitado está satisfecho o por supuesta huachafería? Porque si le dices, «me llené», algunos igual piensan, «a este no le gustó la comida», «o se hace el delicadito».

    Lo cierto que hay que terminar la comida, sino te miran como dice Miguelito Barraza, así de reojo, «de cuchilla»…

  38. George C Coscia

    De acuerdo Jorge, pero recuerda que la antigua regla de urbanidad en toda reunion o fiesta era del anfitrion de multiplicar x3 el numero de invitados a la hora de preparar la cantidad de comida, o sea siempre servian en abundancia deliciosos potajes , que, al ser dejados por la mitad, eran empaquetados y entregados a sus propietarios para llevar a casa, eso era el famoso «bocado» que los abuelos de antano siempre traian de alguna fiesta…despues, con la malas situaciones economicas de los paises, ese aspecto degenero hasta el punto que muchas Tias jamonas llevaban bolsitas de plastico para llevarse parte de la comida o bocaditos de las reuniones , ESO si era un autentico White Chapel TOO Plop!!

  39. Ronald

    Yo creo que una de las cosas más huachafas que recuerdo -antes de dejar el país hace unos años- era la manera tan disforzada de hablar de mucha gente de las zonas acomodadas. A veces daba la impresión que escuchaba a gente con un acento extranjero, pero no, eran chicos hablando con la voz engolada ¿se dice así? o chicas que para decir cualquier cosa lo hacían con la mandíbula hacia abajo. Otra huachafería actual, digna de los nuevos tiempos, es calificar de «¡baratazo!» a algún espectáculo internacional, no importa que la entrada para dicho concierto cueste más que en Suiza, lo cual ya es decir bastante, claro, porque decir que es caro, es exponerte a que te califiquen de «misio» , que es asimismo el nuevo insulto nacional.

    • Diego Mamani Crevani

      Ronald, por favor, danos un ejemplo de esas voces disforzadas, o el hablar con la mandibula hacia abajo

  40. Y qué me dicen de los choferes y cobradores quienes pretenden darle un aire más tuerca a las unidades de transporte público que manejan en todo Lima al colocarles un sticker de Marlboro a los costados de sus carrocerías? Esos sí son recontra huachafos, más de una vez he visto adherida la calcomanía de dicha marca(muy identificada con el deporte de los fierros) y encima con la inscripción Marlboro World Championship Team, que alguna vez fue principal patrocinador de varios equipos de F1. Si nos remontamos a la década de los 80, la marca de gran prestigio que aquí se prestó para el mal gusto de nuestros transportistas(en esa época estaban incluidos los taxistas) era John Player Special, o simplemente sus siglas JPS.

    • Patrick

      De acuerdo Dr. rockas, esas calcomanías si que son huachafas, recuerdo una muy festiva de una pata, se supone volando al sur, y el pato subido a ella, seguro para descansar, o la de los cerditos copulando con el mensaje, no es amor al chancho…. sino al chicharón.
      saludos

  41. George C Coscia

    En los 60s-70s la calcomania ‘oficial’ de los transportistas era el Conejito mascota de Playboy o la clasica «Si salio atrasado no es culpa del chofer» que la mayoria de veces estaba cortada para mostrar «Si salio asado es culpa del chofer». Actual Huachaferia mayoritaria en jovenes sin mucha riqueza semantica: decir , repetir y calificar toda cosa, persona o evento de «Super» en sus conversaciones….algo asi como el «like» o el «o sea» de la juventud ochentera. OTRA ..y la ‘moda’ de algunos de imitar el uso de zapatos de vestir SIN medias??o de arremangar hacia arriba las mangas del saco de vestir ‘a la Michael Jackson»??, en fin White Chapel no descansa!!

    • Diego Mamani Crevani

      Yorch, eso de arremangarse el saco es parte de la moda ochentera gringa, que se adoptó en Perusalén por esos años. La moda era huachafa, claro, aquí o allá. En mi grupo de amigos hacíamos mofa diciendo que era la moda «Mamani Vice», en alusión al programa de TV donde los protagonistas andaban sin medias y con el saco arremangado… o el saco encima de una camiseta rosada. ¡Puaj!

    • Peparias

      Otras calcomanías clásicas de fines de los setentas eran las de «Marihuana» simulando el logo de Marlboro, o la de «Coma Caca» con las letras de Coca Cola. Luego en los ochentas irrumpieron toda clase de calcomanías de ese tipo (algunas ingeniosas y otras verdaderamente lamentables) que se popularizaron en los micros.

    • Patrick

      Hubieron unas muy buenas por el Rock en Rio Original, de Iron Maiden, Police y otros grupos de la época, sobre todo la lengua de los Stones.
      bueno George, la moda Miami Vice marca época en top ten de la huachafería ochentera, al igual que la ropa que se lucía en la novela nacional Carmin, lo que extraño son la cómodas alpargatas de gamuza tipo indio americano con su zuela de llanta, de esa que se compraban en Polvos Azules, aunque también compré unas más fichas en Jesús maría, esas alpargatas las ese tal cual hasta bien entrados los 90’s, que recuerdos.

  42. Ricardo Roman

    Otra huachaferia moderna es ser hipster

  43. Carlitos Lehder

    Si hubiera una postal de la huchafería eso sería el set y la escenografía de Trampolín a la Fama de finales de los ochentas. Luego, Lima entera copiaría esa iconografía veinte años después!

  44. Hilbert Zeballos

    Hace poco estuve en el Peru y me toco asistir al sepelio de una persona de la sociedad de Lima. No sabia que aun persistia la antigua costumbre de que el feretro sea llevado en hombros por cargadores en frac, todos morenos… Una huachaferia!!!

  45. Juaneco

    Precisamente el más huachafo de todos es TITO comentario del 6 de Abril, porque su «análisis» es limitado en extremo. Defiende a capa y espada a los que el considera que tienen mejor posición social y le da con palo a los provincianos humildes como los máximos manifestantes de la huachafería. Precisamente la huachaferia trata del acto de exagerar u ostentar una posición económica o copiar gestos de personas establecidas en clases sociales mas elevadas. Y lo peor es no autocriticarse y abrir los ojos para reconocer que todos de alguna manera o en algún momento lo hemos hecho. Y este asunto no tiene nunca acabar. Para mi es huachafo Acuña que elude a la justicia y va con todos sus hijos a ver un partido del Real Madrid (por otro lado se siente un peruano de raza diferente). La ostentación de Floyd Mayweather. La exagerada abundancia de los carros de lujo, cubiertos de oro, tigres como mascotas que se ven Qatar. Los que quieren ir al evento de André Rieu pero que nunca escuchan música sinfónica.

  46. Hilbert Zeballos

    Para mi, la maxima huachaferia que he visto en mi vida ha sido ver al lider terrorista Abimael Guzman bailando en estado etilico «Zorba El Griego» para darselas de intelectual europeizado, con mucho mundo… Mejor hubiese quedado zapateandose el peruanisimo huaynito del «Pio pio», como cualquiera de nosotros lo ha hecho alguna vez en una fiesta…

  47. Hilbert Zeballos

    UPDATE:
    En el 2016 la huachaferia sigue vivita y coleando. Observen este video de Andres Hurtado llevando ayuda a los mas necesitados…

    https://www.youtube.com/watch?v=QT8QkeJuclo

  48. Hilbert Zeballos

    En una entrada anterior mencione como huachaferia el creerse blanco y encima ser racista. Vemos que en el reciente incidente del «Tottus» el huachafometro se disparo al tope con la dama (?) Johanna Noles Garcia que para mostrar su «clase» se enfrento con insultos, lisuras y hasta «choleando» a otro cliente. Mandenla de regreso a «White Chapel» por favor!

Deja un comentario

Your email address will not be published.
Required fields are marked:*

*