© 2018 . All rights reserved.

¿Fue una gauchada? (Entrevista a Juan Carlos Oblitas sobre el 6-0. Caretas, 1978)

Jolgorio en Buenos Aires. Decepción en Amsterdam. Rabia en Río. Terca solidaridad en Lima. Así es el fútbol. Cada vez más, una forma de la pasión, un sucedáneo de la guerra. Y también un masivo estupefaciente.

¿Por qué el triunfo de un boxeador es la hazaña privada, con apellido, que no compromete generalmente ni banderas ni himnos? ¿O por qué su masacre es la aventura personal que no se confunde con la del país que le extendió el pasaporte? ¿Y por qué, en cambio, los azares de un equipo de fútbol pueden deprimir a una nación o convertirla en un festival?

Más allá de la magia del fútbol, es cierto que en esta inflación de emociones hay, desde hace mucho tiempo, una evidente premeditación. Los gobiernos invierten en sus seleccionados todo lo que sea necesario porque saben que su triunfo será la cortina de humo, la descomunal distracción y que su derrota devolverá las muecas a las caras, las ilusiones al traste, las soñadas grandezas al limbo del ridículo.

Y luego está la liturgia. Cubierta por los colores de su bandera, los jugadores entonarán sus canciones nacionales acompañados de marciales bandas y en cada partido recibirán estrambóticas invocaciones en las que se hablará de patria, de coraje y de esperanza.

Hay demasiados intereses extradeportivos (a los que alude Juan Carlos Oblitas en la entrevista que aquí presentamos) en el fútbol. Porque fuera de las connotaciones políticas está el negocio, las enormes inversiones que hacen de los jugadores mercancía y de los Mundiales ferias de novedades, el conglomerado internacional que involucra a árbitros, autoridades de la FIFA, algunos periodistas, agencias de turismo, empresas estatales y privadas de comunicación, etcétera.

El Mundial de Argentina ha confirmado estas perversiones y ha acentuado una: la abusiva ventaja que, desde el fixture hasta el arbitraje, se autoatribuye el organizador del evento. Claro que Argentina no batió el récord de descaro de los ingleses en 1966, cuando, con gol fraudulento, rompieron decisivamente el empate ante Alemania en tiempo suplementario. Pero no hay duda que, como lo dice Rafael García, de la Agencia France Presse, el fútbol platense recibió todo el "apoyo logístico" del caso.

El mayor de los favores se lo debe a Perú. Nadie puede probar que Perú entregó el partido por ordenes dictadas desde Lima. Pero lo que si es indudable es que los jugadores nacionales no encararon el partido con la disposición de ánimo que las circunstancias exigían. Un partido de esa naturaleza requería un temple especial La resignada blandura que se apoderó de los nuestros después del minuto 30 hizo de los argentinos un vendaval y del partido un escándalo que un vespertino chileno llamó, con apurada suspicacia teñida de geopolítica "vergüenza mundial".

Juan Carlos, ¿cuál es tu opinión sobre la actuación del equipo peruano en la segunda ronda?

—Hubo un sensible decaimiento en el rendimiento del equipo.

¿Por qué?

—Las razones son muchas. Para explicarme mejor analizaremos primero los partidos contra Brasil y Polonia. Esos fueron partidos normales... lo anormal fue ante Argentina. Frente a Brasil tuvimos en contra las lesiones y con Polonia ya el equipo sufría de decaimiento físico. No era falta de estado físico...

¿Cuál es la diferencia?. . .

—El decaimiento físico fue consecuencia, en primer lugar, de la baja de peso en cada partido de la primera ronda. Yo, por ejemplo, soy un jugador que no baja mucho de peso, pierdo de dos a tres kilos por partido. Pero recuperarlos era difícil, por la frecuencia de partidos —a la que no estamos acostumbrados—. También fue consecuencia de la tensión. Esta es mucho más fuerte en un Mundial que en los campeonatos nacionales. Un Mundial es cosa seria, la tensión se presenta desde mucho antes del partido. Otra causa de decaimiento es la alimentación. Si hiero susceptibilidades que me disculpen, pero nosotros no estamos igual alimentados que los europeos, es nuestra mala alimentación desde pequeños. Es decir, con un ritmo como el que tuvimos en el Mundial llegó el momento en que no dábamos más. Falta de estado físico hubiera sido si desde los primeros partidos hubiéramos terminado mal.

¿Perú jugó acomplejado contra Brasil?

—No hay tal complejo. Lo que sucede simplemente es que Coutinho siempre ha dicho: Perú juega con tres volantes, y yo le pongo cuatro volantes y siempre ganaremos.

¿Y por qué Calderón no lo tomó en cuenta?

—Yo no sé. Pregúntele al señor Marcos Calderón.

Pero si los jugadores lo sabían también ¿por qué no se lo plantearon al comando técnico?

—Lo sugerimos nosotros y también lo hizo el profesor Tan, que espió a Brasil en un partido anterior y dijo: "Brasil juega con cuatro volantes, ojo". Fue un problema técnico. La responsabilidad recae sobre el señor Calderón. Nosotros jugamos 4-3-3 y Brasil 4-4-2.

¿Qué opinas de Calderón como Director Técnico?

—Prefiero no opinar.

¿Sólo hubo un mal planteamiento?

—No, no solo fue eso. Quizás hubo un poco de conformismo, no quiero decir en todos los jugadores, pero sí lo noté en algunos de mis compañeros. Y ojo que Marcos declaró al periodismo cuando terminó la primera ronda: "el Perú ya cumplió". Con esto no quiero, de ninguna manera, echarle la culpa a Marcos Calderón. En todo caso, los culpables por una serie de factores somos todos, directa e indirectamente.

¿Cómo explicas el catastrófico resultado contra Argentina?

—Ese resultado es algo anormal. Fue una cosa muy seria para nosotros, fue un accidente del fútbol, porque no puede ser posible que nos metan seis goles que pudieron haber sido más todavía...

¿Y cuál fue la causa?

—Bueno, vayamos descartando posibles causas. La de indisciplina, no: todos hemos estado totalmente disciplinados.
Mira, esta especulación te la corto con esto: el hijo del Presidente de la República, Paco Morales Bermúdez, estuvo en todo momento con nosotros y él puede testificar que no hubo indisciplina. Por otro lado es tonto que se diga que nos han dado dinero. Tampoco es cierto que nos hayamos peleado entre nosotros.

¿Entonces qué pasó?

—En el partido contra Argentina las causas por las que perdimos fueron las mismas por las que perdimos ante Brasil y Polonia; principalmente el decaimiento físico. El fútbol es un juego de conjunto. Si dos o tres no llegan con plenitud de sus condiciones a un partido, definitivamente se está minando el rendimiento del equipo.

¿Ese decaimiento influyó tanto en el último partido, como para ser goleados tan estrepitosamente?

—Como te digo, cortemos lo del dinero; porque si le hubiéramos ganado a Argentina harían dicho que los brasileños nos pagaron. Ante todo no hay excusa valedera para los seis goles. Es más, faltando quince minutos para que terminara el partido, le pedía a Dios que terminara. Yo decía: ¡esto no puede ser!

Excusas no, pero ¿hay razones?

—Yo he analizado veo que Argentina no es tan gran equipo como para ganarnos por esa diferencia de goles. Y los seis goles los han hecho dentro del área chica, prácticamente lo fusilaron a Quiroga. Cómo pasó, no lo entiendo hasta ahora. Es cierto que el árbitro fue un sinvergüenza, pero no se le puede culpar a él de los seis goles.

¿El árbitro estaba vendido?

—Sí, estoy seguro que sí.... Bueno, no quiero decir "vendido", porque la palabra es fea; pero... hum... en estos campeonatos hay muchos intereses, hay demasiados intereses. Inclusive el señor éste, Masera —uno de los que forman la Junta de Gobierno Argentina— declaró: "Argentina debe ganar y va a ganar el Campeonato Mundial". El árbitro se comportó de manera muy dudosa, inclusive en cualquier ataque que teníamos con síntomas de llegar al arco lo cortaba...

¿Es posible que haya habido razones extradeportivas?

—No, en el fútbol no hay razones extradeportivas, ni nada de eso. El resultado ha sido futbolísticamente anormal; no creo que haya habido otras cosas. Yo no estoy enterado y tampoco creo en otras causas. Pero de ninguna manera concibo los seis goles.

¿Cuál debió ser el score normal del partido?

—Debió ser máximo dos a cero.

Entonces, hay una anormalidad de cuatro goles. Un profesional del fútbol ¿cómo se siente ante una cosa de éstas?

—Con vergüenza, con mucha vergüenza. Aunque no lo querramos ese partido empaña toda nuestra actuación en el Mundial.

Cuando hablamos del árbitro dijiste que en el fútbol hay muchos intereses creados ¿Puedes explicarme esto?

—En el fútbol, hay muchos intereses creados y más en un Campeonato Mundial sobre todo. Daba la impresión de que el fútbol peruano ya no podía dar más, porque chocaba con esos intereses. Date cuenta que Brasil ha invertido millones de dólares al igual que Argentina. Yo me pregunto, ¿de dónde sale todo ese dinero si no de los gobiernos?

¿Cuáles podrían ser esos intereses?

—Intereses políticos, económicos, que yo no puedo ahondar más, y que se dan en el fútbol de todas partes. En el Perú los hay, pero pocos, no tanto como otros países. En Brasil la gente come fútbol, por eso es lógico el interés político del gobierno brasileño. Mira, la gente me va a comprender, hay muchos intereses...

¿En el terreno de juego o fuera?

—No sólo futbolísticos. Cuando me salga del fútbol ya podré hablar de ellos. Ahora no.

¿Deseas agregar algo más?

—Bueno, hay tantas cosas. Parece mentira, pero quiero pedir disculpas en nombre de todos. Nada más.

 


TESTIMONIO DE LA PRENSA DEPORTIVA PERUANA EN 1978:

CONRADO FALCO (ÚLTIMA HORA): "NOS TIENEN DE HIJOS".

Después del sensacional triunfo sobre Escocia y el empate sin goles con Holanda, los periodistas holandeses no tomaron ya como folklórico el que fuerzas extranaturales hubieran acudido en favor de nuestro equipo a través de la imagen del Señor de los Milagros. Y la verdad es que el equipo jugó maravillosamente, como pocos soñaron, en base a un notable mediocampo, un arquero inspirado y dos punteros veloces pegados a su banda.

Pero el llamado milagro peruano de Argentina 78 se dio sólo hasta el final de la primera rueda. Manzo se lesionó del tobillo frente a Irán; Díaz y Oblitas, en el primer tiempo contra Brasil, y el equipo que tanto dio que hablar a Pelé, o a Helenio Herrera terminó caóticamente con la goleada del 6 a 0.

La primera rueda presenta a un equipo ensamblado, con un mediocampo balanceado, donde la finura y habilidad de Cubillas y César Cueto, y la potencia de Velásquez, se sumaron en un fútbol de gran calidad. Lo más importante es que se ganó en marca, porque jugadores finos y que nunca sintieron el deber de obstruir a presión, como Cueto y Cubillas asumieron esa función sacrificadamente para conquistar el sonado 3 a 1 sobre Escocia y luego el empate sobre Holanda. Pero de ahí en adelante faltó roce mundialista para especular con el puntaje y el equipo decayó, tal como ya había ocurrido con otra brillante selección nuestra en Argentina, durante el Sudamericano de 1959. Ahí se empató con Brasil 2 a 2, luego se goleó a Uruguay 5 a 3, y, tras una derrota contra Argentina por 3 a 1, el equipo terminó con flojas actuaciones ante Chile, Paraguay y Bolivia.

Acaba de ocurrir algo parecido. La decadencia, esta vez, empezó con la dramática ausencia de una real estrategia en el partido contra Brasil, el que se encaró sin reforzar, como las circunstancias lo exigían, el mediocampo. Las lesiones hicieron el resto, así como la falta de apoyo sicológico. Cuando Muñante perdió ese gol frente al arco desguarnecido de Brasil, se frustró el empate 1 a 1 y allí empezaron las calamidades.

Entonces vinieron los desajustes y fallas, tal el segundo gol de Dirceu a Quiroga y, ante Polonia, la falla clamorosa de Navarro frente a Lato.

Lo de Argentina es difícil de explicar, pero hay antecedentes. Recordemos que Argentina perdió 6 a 1 ante Checoslovaquia en Suecia (1958) y los goleadores de hoy ni siquiera terminaron entre los cuatro primeros. También recordemos que, dos años atrás, Independiente, perdedor de 3 a 0 en Belo Horizonte ante Cruzeiro, ganó en la vuelta por 4 a 0 en Avellaneda, cuando nadie creía en el milagro.

La falta de roce de los hombres del banco, la devaluadora desconfianza en jóvenes como Roberto Rojas, Gorriti, Mosquera o Labarthe, y la falta de físico en la segunda rueda, fueron evidentes.

Contra Argentina, el equipo entró a la cancha sin el uniforme de la franja y fue arrollado —los argentinos dijeron "los pasamos por encima"—por un once enloquecido en busca de la goleada. Un puñete de Pasarella a Cubillas, sin bola, y la agresión de Luque a Quiroga crearon una sicosis en jugadores que fueron al foul y a contestar golpes y no a salvar un resultado decoroso. Se debió, sin duda, incluir a Sartor en este partido final, y apelar al ejemplo de Brasil de jugar con cuatro mediocampistas y no poner a Cubillas de punta de lanza sino especular con el contragolpe de los punteros.

En cuanto a actuaciones individuales, para mi el mejor hombre del equipo fue José Velásquez, una gran revelación.

 

GUILLERMO ALCÁNTARA (EL COMERCIO): "DIRECCIÓN TÉCNICA INMADURA".

Me permito dirigirme a los verdaderos aficionados al fútbol. A aquellos que realmente lo siguen y que no escatiman esfuerzos para concurrir al estadio, sobre todo cuando juega la selección nacional. No me dirijo a quienes fueron al aeropuerto a insultar a los jugadores y a escupir a Marcos Calderón, a su retorno de Argentina.

¿Realmente pensaron que el equipo peruano podría derrotar con la claridad que lo hizo a Escocia; empatar al vicecampeón mundial Holanda y finalmente obtener el primer lugar en su grupo...? Con seguridad que la respuesta sincera y honesta, va a ser NO.

Y eso es lo que pudimos percibir quienes seguimos de cerca todo el proceso previo al evento que se acaba de cumplir en Argentina: desconfianza en el plantel y sobre todo en el comando técnico.

Pero vinieron los resultados iniciales, imprevistos hasta para la crítica especializada mundial, y ello indudablemente tuvo un sabor especial para todos los peruanos. En el Mundial nos llenábamos de orgullo al escuchar los comentarios elogiosos sobre la calidad del fútbol que practicaba el cuadro peruano y de muchas de sus figuras como Teófilo Cubillas, Ramón Quiroga, César Cueto, José Velásquez y Juan Carlos Oblitas.

Nos imaginamos lo que habrá ocurrido en Lima sobre todo, donde se pasa fácilmente de un estado de escepticismo a otro de excesivo optimismo, como sucedió en el Sudamericano de 1959, cuando le empatamos al entonces flamante campeón mundial, Brasil, y con sólo diez jugadores, por expulsión de Juan Seminario, se derrotó al temible Uruguay de aquella época. O como pasó en 1970, el Mundial de México, después de ganar a Bulgaria y Marruecos.

Sin embargo, para nosotros era evidente que, desde el partido que se le ganó a Irán 4-1, el plantel mostraba claros signos de decaimiento físico. Pensamos, y lo seguimos creyendo, que la preparación tanto física como sicológica, estaba acondicionada sólo para la fase eliminatoria. Al término de la misma, todos pensaron que ya se había cumplido el cometido y con creces, porque se había superado toda actuación anterior en lo que a Mundiales se refiere.

La delegación tenía ya arreglado el retorno para el 12, es decir un día después del match con Irán. La reservación, hecha antes de empezar el campeonato y expresión del pesimismo que reinaba hasta en los dirigentes, tuvo que ser anulada para jugar los cuartos de final.

Lamentablemente, faltó experiencia para buscar el grupo más apropiado que era el de los europeos (Austria, Alemania e Italia) y por el afán de ganar el primer lugar del grupo se chocó con Brasil y Argentina, que nos coocen de sobra, y Polonia, equipo también grande.

Los resultados de la segunda vuelta, por tanto, los estimamos lógicos, porque sigue persistiendo el complejo con respecto a Brasil, que nos ha ganado en proporción de 10 a 1 y Polonia fue evidentemente superior. Con Argentina fue algo catastrófico, que empañó una notable campaña, pero ahí no sucedió nada extradeportivo.

 

MANUEL DORIA (LA PRENSA): "NOS PASARON POR ENCIMA".

Al mediodía del jueves 22 de junio, una multitud se congregó en las puertas del Hotel King’s en la céntrica esquina de Corrientes y Florida, Y allí, ante el lujoso ómnibus Mercedes Benz, que tuvo la delegación de Perú durante su permanencia en el Mundial de Argentina, se organizó una espontánea manifestación con gigantescas banderas y las clásicas maquinitas. Era el público argentino que "agradecía" al seleccionado peruano su "ayuda" para la clasificación.

Horas más tarde, la delegación peruana retornaba a Lima para ser recibida con monedas, vituperios y escupitajos por una afición resentida e indignada que los acusó de "vendidos".

Fueron la cara y el sello de la moneda. Los aplausos de los partidos iniciales, los elogios (acaso desmesurados) y la ilusión de que podríamos ser campeones del mundo, se transformaron en estas furibundas críticas que luego se han ido desvaneciendo con el correr de los días y, especialmente, cuando Argentina ganó el título venciendo a Holanda en la dramática final del 25 de junio.

Quienes estuvimos allá, en la acogedora nación hermana, y seguimos de cerca las peripecias, los triunfos y los fracasos de nuestra selección, nos sentimos afectados por esa ingratitud final.

Porque cuando Perú salió de Lima, nadie, ni el hincha más optimista, le otorgaba las más mínima chance al modesto equipo que, según las estadísticas y las fluctuaciones de las apuestas, estaba cotizado en el puesto número 14 entre los 16 finalistas, superando apenas a Túnez e Irán.

Pero vino el sensacional triunfo sobre Escocia, luego el increíble empate con Holanda y finalmente la goleada a Irán, y Perú no sólo se clasificó para para la segunda vuelta sino que lo hizo como el equipo más efectivo de los octavos de final con siete goles a favor y en calidad de invicto.

Perú como gran favorito, ingresó a la próxima ronda y cayó de entrada con Brasil (3-0), perdió luego con Polonia (1-0) y finalmente en la amarga noche rosarina del 21 de junio sufrió una sorprendente derrota por seis goles a cero frente al equipo que luego sería Campeón Mundial.

¿Qué pasó entre una y otra fase? ¿Se "vendieron" los jugadores frente a Argentina? ¿O es que fundieron motores y el físico ya no les respondió? Son las preguntas del día. Las que nos formulan a cada paso quienes fueron testigos televisivos que aquel descalabro frente a la Argentina.

En primer lugar, aclaremos que en ningún momento hemos pensado en algún "arreglo" extradeportivo. Porque esa noche si bien Perú no puso todo el empeño que había desplegado en anteriores compromisos, lo cierto es que tropezó con un formidable equipo que necesitaba cuatro goles para clasificarse y consiguió su objetivo con creces gracias a la contundencia de su fútbol.

Arriba: Elogios desproporcionados de la prensa deportiva.

Esa noche, Argentina encerró al Perú en sus últimas posiciones, lo reventó a pelotazos y le hizo seis goles que fácilmente pudieron ser diez o doce, ante la desmoralización de nuestro equipo.

Una frase de Juan Carlos Oblitas algunos días después del encuentro, quizás aclare este panorama. El puntero izquierdo, en charla privada, confesó: "Cuando faltaban 15 minutos rogaba a Dios para que terminarse el partido porque esta noche Argentina era un huracán descontrolado".

Para nosotros, Perú fracasó en la segunda vuelta porque se encontró con Brasil y Argentina que nos tienen de "hijos", pero, fundamentalmente, por falta de estado físico, ya que los nuestros no estaban preparados para un esfuerzo sobrehumano, como el que significaba jugar otros tres durísimos partidos en el lapso de siete días. Además, el exceso de elogios, la profusión de páginas y reportajes y las posibilidades y millonarios contratos, también pueden haber influido en este desplome final. En conclusión, creemos que Perú cumplió más allá de lo esperado y que hay que ser un poco más indulgentes en la apreciación final de su actuación en Argentina 78.

Abajo: Programación del Sábado 3 de Junio de 1978, día del Perú-Escocia. Transmitido en simultáneo por el 5 y el 4:

23 Comments

  1. Igo Castro

    Creo que a mí es una de las entradas más esperadas. Hasta hoy aquí en mi país (BRASIL) se ha dicho que el Perú ha entregado el partido ante Argentina. Y crecí oyendo a mi padre – quién asistió en la época por la tele este Mundial – diciendo que algo pasó y que Perú, un equipazo, se vendió el partido para que avanzara Argentina.

    Lo que pasa es que el seleccionado brasileño enviado al Mundial 1978 no fue uno de los mejores. En 1974 fuimos, según palabras del jugador Marinho Peres, sin ver un partido siquiera de equipos como la Holanda de Cruijff, por ejemplo. Siempre presumidos, en 1978 no reconocemos lo obvio: no éramos los mejores y por eso no logramos obtener el número de goles necesarios. Se prefirió echar la culpa al cambio de horario de «Argentina x Perú» (Un cambio por cierto muy extraño).

    Sigo todavía con la opinión que este es un partido lleno de misterios, que algo muy extraño pasó en Argentina y entre los jugadores peruanos – seguramente, como dijo Oblitas, «a causa de muchos intereses».

    • Igo Castro

      Infelizmente, uno u otro arkivista hace comentarios innecesarios. Hago algunas aclaraciones para que lo sepan, pues creo no haber sido comprendido. No hice para generar “conspiración” o “víctima” o aún hablar mal del Perú (País el cual tengo mucho respeto) porque Brasil fue eliminado en 1978 a causa del partido:

      1) También entiendo que Argentina le ganó a Perú en la cancha por mérito. No creo en soborno. Los “misterios” que he dicho son a causa de árbitro – quién me pareció haber estado casi siempre en contra de las jugadas de los peruanos – y las cosas que el mismo Oblitas dijo. Percy Rojas en una otra entrevista también menciona lo mismo. Las “cosas extrañas que han pasado a los jugadores peruanos” me refería a la condición de los atletas, algo que varios periodistas peruanos mencionan en esta entrada;

      2) Brasil de 1978 no es para nosotros brasileños – buena parte – un buen seleccionado de los Mundiales. No sé donde algunos sacan la idea de que este equipo, que empató dos partidos y le ganó a Austria jugando mal, fuera un equipazo. Aunque tuviera buenos jugadores (Leão, Zico, Roberto Dinamite, Rivellino, Reinaldo etc.), no tenía conjunto, estaba perjudicada por lesión de varios jugadores y no había llevado al Mundial otros más como el mediocampista Falcão. Por eso ESTOY CONVENCIDO que si jugara con Perú, al final de la ronda, aún NO HUBIERA LOGRADO los goles necesarios. Les ganaría, pero no por una diferencia exagerada. En el día del partido, el entrenador Claudio Coutinho dijo al portero Leão: “Argentina no mete 4 goles en el Perú. El Perú nunca ha llevado 4 de nadie y no lo lleva hoy de Argentina.» Coutinho fue demasiado confiable y presumido, y no entendió lo que pasaba. Después de haber ganado varios mundiales, hinchas y futbolistas nos quedamos así jactanciosos. Pero no todos;

      3) La creencia de “soborno” o “vendido” a Perú en Argentina 1978 y el involucro de los gobiernos y federaciones en el “fraude”, la tienen gran parte de mis compatriotas, pero yo no. Los entiendo una vez que es la idea corriente aquí en Brasil (Quizá, quien sabe, a causa de comunistas que no pierden la oportunidad de crear falacias o simplemente hablar mal de los gobiernos militares). Aunque sea, no es unanimidad. Nunca fue la de 1978, ni la final ante Francia en 1998 y ninguna otra.

  2. George C Coscia

    Creo que es hora de terminar con los sueños de conspiraciones , excusas o ser «victimas» de fuerzas superiores …… .la Copa 78 fue bastante real y calculada para todos los equipos…..Holanda, hizo calculos diarios: gano 3-0 (vs Iran) , vio que Peru gano 3-1 a Escocia, y que en los otros Grupos de futuro cruce , tanto Brazil como Argentina tenian contratiempos y terminarian segundos (empates y derrota ante Italia, respectivamente), por lo que la Naranja Mecanica BUSCO el Empate ante Peru y a voluntad se dejo ganar por Escocia con el score necesario para terminar segundo , evitar a los Sudamericanos y cruzarse con el grupo de equipos europeos en la siguiente fase.

    Se le dio mucho merito y lisonjas a un empate 0-0, que fue amañado y cedido por Holanda a Perú , que aun cuando gano posteriormente a Iran, mostraba ya decaimiento en su rendimiento .

    Si Argentina hubiera jugado inicialmente vs Perú y ganado igualmente 6-0 , ESTOY CONVENCIDO que Brazil le hubiera encajado a Perú los Siete goles necesarios o MAS!, para alcanzar ellos la Final…el equipo peruano estaba desgastado, con Diaz, La Rosa y Sotil lesionados,..Manzo y Oblitas resentidos físicamente y con muchas incorporaciones de jugadores inexpertos o inferiores técnicamente… no hay ningun misterio.

    Argentina fue uno de los mejores cuadros preparados físicamente en esa Copa, tanto asi que fue el único que le jugo de igual y hasta supero a una Holanda del Futbol Total y con la mejor generacion de jugadores técnica y físicamente dotados, que tuvieron desde principios de los Setentas. …a los videos me remito…saludos

    • Mi teoría es que Argentina le ganó por juego a Perú. Pero también que los argentinos, en ese torneo, jugaron bajo el efecto de sustancias prohibidas. Ese equipo argentino no corría… volaba. Hasta a los holandeses se les veía decaídos físicamente y los argentinos seguían corriendo como si nada, de la misma forma que lo habían hecho contra Perú.

    • George C Coscia

      Bueeeno, en ese caso yo TAMBIEN afirmo que los Holandeses jugaron estimulados por los efectos de sustancias prohibidas en el Mundial 1974…era increible los continuos desplazamientos , rapidisimos ataques y retroceso defensivo MASIVOS…hubieron muchos partidos donde se veia CONSTANTEMENTE a 4-5 jugadores de la Naranja Mecanica RODEANDO al adversario portador del balon y a los posibles receptores a la vez!!…..una condicion fisica sobre-humana y nunca vista….ejemplo???…ahi va, TODOS retrocediendo despues de un ataque demoledor que, a duras penas ,conjuro el arquero Carnevali.
      https://www.imortaisdofutebol.com/wp-content/uploads/2012/08/79_4.jpg?w=487

      https://insideforward13.files.wordpress.com/2013/01/holland.jpg

  3. Arnol

    Tras leer este artículo, una cosa que me sorprende y desconocía es la subestimación que había entorno a aquella selección peruana, que a pesar de haber sido campeona de América en 1975, estuvo en el puesto 14 en las casas de apuestas y provocaba desconfianza, generando comentarios como “Brasil y Argentina nos tienen de hijos”. ¿Algún arkivero que pueda explicar esto? Saludos a todos.

    • Nuestra selección nunca ha sido una potencia en Sudamérica, ni siquiera cuando ganó esa Copa América (recordar que llegamos a la final por sorteo). Antes del Mundial de Argentina 78 se jugaron varios partidos preparatorios donde se evidenció el poco peso que teníamos (entre otros partidos se perdió 3-0 contra Brasil y 1-3 contra Argentina en Lima). Los resultados de la primera rueda sorprendieron a todos.

    • Arnol

      Gracias por la respuesta, Jorge. Quienes somos de los 90 crecimos viendo como los medios nos venden la «generación dorada» del fútbol peruano como una potencia en su momento, por haber jugado 3 mundiales y haber ganado esa Copa América o por sus individualidades: Chumpitaz, Cubillas, Sotil o Cueto. Esperamos que se vengan tiempos mejores. Nos falta mucho investigar la historia. Saludos.

  4. Alcredo Murrugarra

    Todo esta clarol ahora, leyendo las declaraciones de JC Oblitas. y de connotados periodistas deportivos de la epoca como don Guillermo Alcantara y Miguel Doria.( y no los adefecios que hay ahora) se explica muy bien el derrumbe final de la campaña de Argenti a78.

  5. carlitos lehder

    Para los que no vivieron ese tiempo, cierto, fuimos campeones de la Copa America en 1975, pero no fue una copa de verdad, Brasil y Argentina mandaron a equipos suplentes, Brasil nos baila en Lima 2-0. Cierto, a la distancia eran muchas las estrellas, pero en esos momentos, habia muchas dudas respecto del equipo. Lo del 6-0 es raro, miren los goles,y la displicencia infantil para defender, pero miren tambien los partidos (completos) contra Brasil y Polonia. El equipo iba cuesta abajo. Contra Brasil se quemaron las ultimas naves, pobre mediocampo, aunque al comienzo Cueto estaba brillando, y fue 1-0 contra Polonia por Quiroga, de lo contrario era 5-1. Concuerdo con George: Holanda ni de vainas se iba a ir a jugar con Brasil y Argentina.

    • Arnol

      Tiene sentido. Holanda aplicó lo mismo que Alemania Occidental en el mundial anterior, la cual supuestamente de dejó ganar ante su rival del Este para quedar segunda en su grupo y evitar el grupo de Brasil. Argentina y la Holanda de Johan Cruyff. Saludos a todos.

    • Recuerdo que en México 86 en la fase de grupos, Alemania se dejó ganar por Dinamarca que terminó primero y se tuvo que enfrentar a España que lo goleó 5-1. Alemania mientras tanto quedó segunda, se enfrentó a Marruecos y pasó sin problemas. Los equipos grandes guardan energías y son fríos y tácticos al comienzo.

  6. julio césar

    Según la programación del sábado 3 de junio de 1978 Panamericana Tv. repitió el partido Perú – Escocia a las 19.00 hrs. Recuerdo que lo hicieron pero con narración argentina. Al momento que César Cueto hizo su gol de empate el narrador decía que había sido con la mano. No recuerdo si corrigió esa apreciación.

  7. Cesar

    Siempre se seguira hablando del tema echada o soborno ?. Argentina cambio el horario de su partido con Peru y ya sabia cuantos goles tenia que hacer. Peru juega bien hasta el primer gol argentino a los 21´, luego se fue apagando. Argentina domino y pudieron ser mas goles. También estrellaron dos tiros al palo en el primer tiempo.

    El segundo tiempo fue todo para Argentina. Manzo jugo sospechosamente mal. Cubillas impreciso en los pases y devoluciones. Muñante no desbordo nunca. Cueto no le salio casi nada. Velázquez inexplicablemente cambiado a los 7´ del segundo tiempo.

    Calderón mando una alineación extraña sin centrodelantero. Lo cambio a Velázquez demasiado temprano. Brasil no campeonó porque no le gano a la Argentina.

    Después del 7-1 ya no hablan del soborno. Aunque Gil el ex-tecnico de Alianza Lima en el 96 declaro que Cueto le habia dicho que Peru se echo. Cueto después lo desmintió. El año pasado Gil volvió a hablar del tema. Velázquez ya no quiere hablar porque le mandaron sus cartas notariales para que ya se quede callado. Es mejor así.

  8. Gus

    30 años despues…y seguir debatiendo de lo mismo…creo que ya pasaron años…deberian hacerse mas entradas con las virtudes de los grandes maestros de nuestro balompie y no los fracasos. Conjeturas las hacen cualquiera, y sin pruebas, caen en saco roto: primero, si hubo arreglo, el mas enterado hubiera sido Marcos Calderon, el cerebro tactico, la «mafia arregladora» hubiera ido directamente a el, muchos lo han dicho e incluso mencionado en comentarios de esta pagina: mando una alineacion anormal, extraña…..pero bueno…..como se va a probar? nunca lo sabremos….que nos queda….no se puede hablar mal de los muertos porque es desagradable. Otra cosa rara, a esta altura que ya se gasto tanto el tema, no creo que se pueda teorizar.
    Lo real, que si se puede probar, es como lo refirio Oblitas: lesiones, desgaste y estrategia espantosa. No hay nada mas que decir.
    30 años despues lo que si importa es tener fe con esta nueva generacion, que pudo hacer frente a esta gran responsabilidad de una nueva clasificacion mundialista con asombrosa madurez. Que va a haber movidas de la «mafia FIFA»? OBVIO QUE SI,
    como siempre las hubo, y antes no se sabia porque todo quedaba caleta. Ahora, con las tecnologias y las redes sociales, todo se sabe y todo se revela. Que nos van a marginar? nos van a pisar? nos van a meter cabe? SIN DUDAS, y por eso hay que tener cuidado: la seleccion actual debe jugar como se debe, tal como se define a una seleccion para campeonatos de esta categoria, UNA SELECCION MAYOR, ADULTA responsable, madura e inteligente. Solo asi, se puede llegar muy lejos.

  9. Raul

    Chevere, antes del partido dieron el inspector Ardilla en el 5 🙂

  10. jorge ochoa

    Muy buenos días amigos, les hago recordar que esta página es para rememorar hechos acontecidos, asimismo, hacer opiniones en relación a estos hechos para que tengan repercusión en el futuro, a fin de que lo malo no se repita.
    En relación a las últimas declaraciones del ex mundialista José Velásquez, sobre la goleada del 6 a 0 que nos hizo la selección argentina en el mundial del año 1978, quien culpa de ese resultado catastrófico a una supuesta echada de algunos de sus compañeros de selección, ya se trato en anteriores post de esta pagina.

    Yo hice mi comentario al respecto de ese resultado y quiero reiterar una vez mas en relación a este tema; antes que todo, quiero hacer mención, que hará un mes aproximadamente, en el programa deportivo del Canal Willax que conducen los «periodistas» Alberto Beingolea y Bruno Cavassa, a raíz de las declaraciones del ex mundialista José Velásquez del 6 a 0, estos señores se mostraron indignados ante tales declaraciones, así como ofendidos; manifestando que el titulo mundial obtenido por la selección albiceleste fue producto al merito de un equipo limpiamente nunca antes visto en el mundo (no lo dijeron de una manera literal, pero si lo dieron a entender) y que el equipo peruano se canso en la segunda fase; osea que los jugadores de las demás selecciones eran unos superdotados de nacimiento, un poco más estos seudoperiodistas se declaraban de nacionalidad argentina, o quizas de repente por los apellidos que tienen, por ahí tienen alguna ascendencia albiceleste.

    Hago recordar al señor Alberto Beingolea que en el año 1978 yo ya era adulto y goce del mundial de Argentina 78, mientras que el integraba parte del elenco de “Las Burbujitas” (estando aun en andador), del show infantil que conducía en el canal 4 la recordada Yola Polastri; por lo tanto a nosotros que somos de esa generación, no nos va a venir a enseñar.

    Los comentarios que vertieron aquella vez los periodistas Conrado Falco (Ultima Hora), Guillermo Alcántara (El Comercio) y Manuel Doria (La Prensa), no hacen mas que repetir como la cotorra las mismas causas: que el equipo se canso, que se lesiono fulano, que una mala alineación, etc, etc, es decir, en conclusión ese equipo argentino era una superpotencia.

    Yo si tengo claro aquel funesto partido, después del encuentro, en un primer momento los dirigentes, cuerpo técnico y jugadores al ser entrevistados negaron que el dictador argentino Rafael Videla haya entrado al camerin peruano previo al partido, sin embargo, después de años salieron a relucir fotos donde este dictador compartia momentos con la delegación peruana dentro del camerino, previo al partido, estas fotos fueron develadas también en el programa de la televisora del estado (Canal 7) “Sucedió en el Perú”, un espacio en donde se dedico a la historia del futbol peruano (Este video lo pueden encontrar en You Tube). Posteriormente algunos jugadores manifestaron

    Asimismo, tengo el recuerdo de ese año, que después de culminado el partido, el periodista deportivo argentino, nacionalizado peruano, Oscar Artacho manifestó: en la Radio Union (Pregon Deportivo), donde laboraba: “ESTE EQUIPO ARGENTINO EN 100 PARTIDOS JUGADOS CONTRA PERU NO LE GANA POR MAS DE 3 GOLES, PARA MI HAY GATO ENCERRADO”, posteriormente este periodista sospechosamente fue censurado por la Dictadura de Morales Bermudes y ya no se le volvió a escuchar.

    El comentario que hizo el periodista Guillermo Alcantara de el diario El Comercio, queda totalmente fuera de foco al manifestar: “Sin embargo, para nosotros era evidente que, desde el partido que se le ganó a Irán 4-1, el plantel mostraba claros signos de decaimiento físico. Pensamos, y lo seguimos creyendo, que la preparación tanto física como sicológica, estaba acondicionada sólo para la fase eliminatoria”. Si Perú, con decaimiento físico, le gano por goleada a Iran, entonces con un buen estado físico por lo menos el partido acababa por 20 a 1 a favor de los nuestros; su comentario es algo contradice a los hechos.

    Asimismo el periodista Manuel Doria de la desaparecida diario La Prensa se jacto de personaje que vivio muy de cerca la estadía de la selección en ese mundial: “Quienes estuvimos allá, en la acogedora nación hermana, y seguimos de cerca las peripecias, los triunfos y los fracasos de nuestra selección, nos sentimos afectados por esa ingratitud final”, entonces porque no declaro, desde un comienzo que el dictador Rafael Videla, general golpista de argentina, entro al camerin peruano, prácticamente a tranzar la goleada argentina con los dirigentes y jugadores peruanos.

    Recordemos que en aquel entonces, estaba muy en boga los gobiernos dictatoriales por este continente, conducido por militares golpistas y por lo tanto había que “acallar” a las masas a como de lugar; en este caso, tratándose de un evento mundial que une masas, un mundial de futbol, había que “quedar bien” entre dos “naciones hermanas”, en esta caso Perú y Argentina, gobernado por dos Generales golpistas, que mas los unia “EL PLAN CONDOR” (Un programa gubernamental en latinoamérica que contemplaba una serie de abusos y aniquilamientos hacia la población).

    En conclusión, aquí no se trata de echarle la culpa a fulano o mengano de una echada en aquel funesto partido ante el equipo albiceleste, tal como lo hizo el ex mundialista José Velásquez hacia algunos de sus compañeros; pero si en términos generales ese partido “FUE UNA ECHADA”, monitoreada por dos gobiernos corruptos, cuyo libreto fue direccionado a favor del equipo de casa.
    El Perú nunca a sido una potencia futbolística, como para pensar que íbamos a terminar entre los 4 primeros del mundo en ese mundial, sería tonto pensar asi, pero si éramos muy competitivos por esta parte del continente, no solamente a nivel de selección, sino también a nivel de copa libertadores.

    A manera de reseña, en el año 1985, luego de culminado el partido entre Perú y Argentina, con empate 2 a 2, por la eliminatoria del Mundial de Mexico 86, en el estadio de River Plate, con Reina y Maradona; donde ese mismo equipo peruano, con algunas variantes jugo maravillosamente bien ante los dirigidos por el entrenador Salvador Bilardo, se organizo en Argentina un pull de periodistas deportivos argentinos en una televisora local, ‘a fin de analizar y sacar conclusiones de este partido, en los cuales se invito a Menotti, entrenador de la selección argentina del año 1978, quien cuestiono el desempeño de esa selección argentina ante Perú, lanzando críticas, asimismo manifestó que “cuando el dirigió a su selección en el partido de la goleada del 6 a 0 ante Perú en el año 1978”, fue gracias a la convicción ganadora que le dio al equipo, etc, etc; fue entonces cuando el Señor Salvador Bilardo le respondio: ¿ CUAL GOLEADA?, ¡¡ SI ESE PARTIDO FUE UNA ECHADA ¡¡; actualmente Menotti y Bilardo no se pueden ver, Menotti nunca mas ha vuelto a revivir ese funesto mundial 1978.

    Amigos recordemos, en el año 1969 el tristemente celebre Sergio Chechelev, sobornado por los argentinos, en el año 1978 el 6 a 0, partido que en realidad fue un libreto, en 1985 con Maradona que pasaría controles dopado y la patada artera del futbolista argentino Camino a Franco Navarro que el arbitro lo paso por alto y ahora en el año 2017 con el caso Paolo Guerrero planificado por la dirigencia de la AFA en complicidad con la dirigencia de la FIFA, un dia antes del partido.

    Estos dos seudoperiodistas deportivos, Alberto Beingolea y Bruno Cavassa, que de periodistas no tienen nada, mas se prestan para hacer el papel de estúpidos, es que desgraciadamente es esa parte negativa de nosotros los peruanos que sale a flote y antepone de manifiesto una vez mas esa fraseología “Mas me pegas, mas te quiero”.

  11. George C Coscia

    Jorge Ochoa: Totalmente de acuerdo con tu afirmacion – comentario: Ese equipo argentino de 1978 era una superpotencia. Muy bien preparado fisica y animicamente, tanto asi que ni la Naranja Mecanica Holandesa , equipo de verdaderos atletas que impusieron el Futbol Total desde 1972, no pudieron sostener el ritmo y contundente pressing de la AlbiCeleste.
    Sobre los sobornos, te falto agregar el ofrecido anoche por el Presidente Macri al poderoso y competitivo equipo peruano de Alianza Lima (0-5)
    Finalmente, de repente por tu apellido OCHOA , ??por ahí tienes alguna ascendencia albiceleste.con el actor gaucho Joaquin Ochoa???…digo yo….un bacio ancora che

    • jorge ochoa

      George, mi apellido es de ascendencia netamente de la escudería española, nada tiene que ver con los spagettis ni las pizas

  12. George C Coscia

    Mira pues!!!…de igual ascendencia que Alberto Beingolea y Bruno Cavassa,…..que chico es el Mundo…

    • jorge ochoa

      Quiza, pero lo mas importante radica en que la diferencia esta, en que no hago el papel de estupido como ese par de mamarrachos de seudoperiodistas.

Responder a Raul Cancelar respuesta

Your email address will not be published.
Required fields are marked:*

*